Síndrome de Otelo - Celos

Celos patológicos. El síndrome de Otelo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp

El síndrome de Otelo es un delirio que hace creer a la persona que lo padece que su pareja le es infiel. Toma el nombre de la obra de Shakespeare en el que el personaje Otelo asesina a Desdémona, estando poseído de unos celos enfermos.

El síndrome de Otelo

Quien sufre el síndrome de Otelo vive bajo el convencimiento, de manera obsesiva de que su pareja le es infiel y, con base en ello, demuestra una serie de comportamientos con los que pretende demostrar su verdad.

Por ejemplo, puede invadir la privacidad de su pareja, entrando al ordenador o revisando su teléfono móvil. De igual modo, puede tener conductas violentas y humillar a la pareja.

Lo peor en los casos del síndrome de Otelo es cuando la persona con este trastorno llega a cometer un asesinato, es decir, mata a la persona objeto de sus celos.

Cuando se llega a ese extremo del homicidio, por lo general, es que existe otro tipo de patología subyacente, tales como la paranoia o los delirios celotípicos.

En algunos casos, los celos pueden aumentar por la influencia de otras personas. En el caso de la obra de Shakespeare, Otelo era influido por Yago, quien siempre le comentaba ideas sobre la infidelidad de su esposa.

En el caso de los individuos con celotipia, estos pueden ser influenciables por las opiniones de otras personas, e incluso por otros medios comunicativos.

Para la mayoría de los casos del síndrome de Otelo lo que se trata es de identificar la causa que lo genera, para lo cual la psicoterapia es importante y, en casos más difíciles, se recomienda la medicación.

Pues, en algunos pacientes prevalece una idea de infidelidad tan fuerte y recurrente que su pensamiento altera las relaciones que tiene con otras personas. Ante ello, los medicamentos ayudan a disminuir la intensidad o la fuerza de la idea.

El síndrome de Otelo secundario

De acuerdo con la doctora Mariella Strobbe-Barbat, en su estudio titulado «Síndrome de Otelo secundario a tuberculoma cerebral: a propósito de un caso», este síndrome presenta un cuadro que en su forma pura puede corresponder al trastorno delirante de la infidelidad, pero también puede ser secundario a organicidad cerebral y a consumo de drogas.

Siguiendo a la doctora, en su investigación procedió a la evaluación de un paciente varón, de 26 años, con varios antecedentes de consumos de drogas, y víctima de maltrato infantil; durante tres años había sufrido de crisis convulsivas e hipertensión intracraneal, por lo que fue sometido a una craneotomía, en la que se encontró un tuberculoma cerebral frontal derecho. Tras un período comenzó con los delirios de infidelidad y conductas violentas hacia su pareja.

Es por ello que, la doctora Strobbe-Barbat, en su revisión de literatura comentó que los celos delirantes se pueden asociar, al igual que otros delirios, a lesiones del lóbulo frontal derecho.

Diferentes tipos de celos

Cabe destacar que, los celos no son patológicos en todos los casos, pues, forman parte del repertorio de emociones que las personas tienen.

Pero, cuando estos dominan al sujeto e interfieren en su vida afectiva y sus otras relaciones y ocupaciones, entonces sí se les considera como síntomas de un trastorno psiquiátrico.

Los celos se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Como una emoción normal: que es transitoria y no condiciona la vida de la persona;
  • Como una reacción emocional desmedida: que afecta las relaciones amorosas, predomina el control y se busca que la otra persona despeje las dudas de infidelidad, aunque las explicaciones nunca llegan a ser satisfactorias;
  • Los celos como un rasgo de la personalidad: en el caso de las personas desconfiadas, que llegan a sufrir de celos y esto condiciona su vida, afectando todas las áreas en las que se desenvuelve, tales como las relaciones amorosas, de trabajo, familiares, entre otros. Se trata de personas frías y calculadoras que no observan amenazas en donde no existen. En este caso se podría tratar del Trastorno Paranoide de la Personalidad.
  • El síndrome de Otelo: que se trata, como ya se ha mencionado, de un trastorno delirante con ideas de celos, también conocido como celotipia.  

La persona que sufre del síndrome de Otelo está convencida de que su pareja le es infiel y su delirio está basado en creencias irracionales; incluso, pierde gran parte de su tiempo tratando de encontrar las comprobaciones de la supuesta infidelidad, o de sus sospechas.

Este síndrome puede afectar a las mujeres, pero en mayor número a los hombres, debido, principalmente, a los factores psicológicos y culturales.

Opciones de tratamiento

Las personas que padecen de este síndrome requieren de comenzar un tratamiento lo más pronto posible para trabajar las ideas delirantes y paranoides que les llevan a sentir celos.

En muchos casos, se requiere también el abordaje de la autoestima, aunque en ciertos momentos pudiese ser necesaria la terapia de pareja.

Por último, es destacable que la celotipia tiene un impacto emocional fuerte en la pareja de la persona celosa, por lo que también es importante atender su salud de forma individual.

Bibliografía:
-Bevilacqua, P. A. (2020). Trastorno delirante: un caso de celotipia. Gaceta Medica Boliviana43(2), 207-214.
-Espárrago-Llorca, G., Carrión-Expósito, L., Baena-Baldomero, A., Ruiz-Doblado, S., & López-Garzón, E. (2011). Síndrome de Otelo (delirio celotípico monosintomático) inducido por agonistas dopaminérgicos. Psiquiatría Biológica18(2), 68-71.
-Esteban-Jiménez, Ó., Navarro-Pemán, C., & González-Rubio, F. (2016). Síndrome de Otelo. SEMERGEN, Soc. Esp. Med. Rural Gen.(Ed. Impr.), 63-65.
-López Hernández-Ardieta, M. (2010). Abordaje de una celotipia desde una perspectiva conductual. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría30(2), 313-317.
-Strobbe-Barbat, M., Macedo-Orrego, L. E., & Cruzado, L. (2020). Othello syndrome secondary to cerebral tuberculoma: A case report. Revista Colombiana de Psiquiatría49(2), 116-120.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?