Efecto Dunning Kruger

El efecto Dunning Kruger o la osadía de la ignorancia

El Efecto Dunning-Kruger es un tipo de distorsión cognitiva en el que la persona sobrestima alguna capacidad. A este efecto se le define como un sesgo, pues, la persona además de sobrestimar su capacidad sobre algo, también lo hace con algunos conocimientos.

En la psicología social es un fenómeno bastante estudiado y hay quienes consideran que se trata del fenómeno de los “ignorantes que se creen los más listos”. El efecto debe su nombre a los psicólogos que lo describieron por primera vez, David Dunning y Justing Kruger.

¿Qué es el efecto Dunning-Kruger?

Los psicólogos David Dunning y Justing Kruger, luego de sus indagaciones, llegaron a la conclusión de que algunas personas tienen la tendencia de pensar que son mejores de lo que realmente son, en ciertos aspectos, sobre todo intelectuales.

Esto llevó a los psicólogos a sugerir que la sobrestimación se debe a que las personas que no cuentan con una gran habilidad sufren una carga que es doble. Por un lado, pueden llegar a conclusiones erróneas y tomar decisiones poco adecuadas y, además, la incompetencia les resta la habilidad metacognitiva para percatarse de ello.

Entre las conclusiones de estos psicólogos también se encuentran las siguientes:

  • Las personas con pocas capacidades, tienden a creer que son mejores en un área de lo que son.
  • Quienes tienen pocas capacidades no suelen reconocer las habilidades de los demás.
  • Además, no pueden notar que no son tan buenos como ellos piensan.
  • Si se entrenan para mejorar sus capacidades, pueden llegar a ver que eran incompetentes.

En el estudio que estos autores realizaron, notaron que muchas personas que habían obtenido una puntuación baja de un percentil 12, por ejemplo, habían creído que su calificación era superior a un percentil 62. 

Ejemplos del efecto Dunning-Kruger

En la vida cotidiana es posible encontrar muestras de este efecto. Estos casos son algunos ejemplos:

  • Una persona que se cree habilidosa para algo, pero no lo es, tal como un cantante que no cuenta con técnica vocal, pero él piensa que su talento es enorme.
  • Cuando una persona no es capaz de reconocer las habilidades de los demás. Un ejemplo de ello son algunos pacientes que creen que saben mucho más que los médicos. Esta creencia les puede llevar a la automedicación.
  • Alguien que recibe entrenamiento y se da cuenta de su progreso. Por ejemplo, cuando alguien se instruye en una materia y luego reconoce que no sabía tanto como pensaba.

Además de estos ejemplos, las muestras del efecto Dunning-Kruger se pueden apreciar a menudo en las redes sociales, pues, hoy día, con el auge de las tecnologías, abundan “expertos” que tienen una solución para cualquier problema, ofrecen conferencias o soluciones para problemas, aunque no cuenten con un aval formativo o experiencial.

Asimismo, es común ver personas que recomiendan algunos productos o medicinas a otras, sin estar formados para eso.

En el ámbito de la salud mental también es una situación recurrente. Hoy día hay muchas personas que no cuentan con formación en esta área, pero difunden productos o remedios para quitar la ansiedad, por ejemplo, ocupando con ello el espacio que corresponde a profesionales como psicólogos o psiquiatras, que cuentan con preparación y técnicas específicas para ayudar a las personas que sufren de este padecimiento.

Muchas personas, por escuchar a quienes viven la realidad desde este efecto o fenómeno, dejan de recibir verdadera ayuda profesional porque creen en esos consejos que no son los correctos. Incluso hay quienes gastan dinero en productos milagrosos que jamás funcionan.

La osadía de la ignorancia

Este efecto comenzó a llamar la atención desde que un asaltante, de nombre Wheeler, atracó bancos sin cubrir su rostro. Al ser detenido por las autoridades, el hombre explicó que no entendía cómo las cámaras de seguridad lo habían grabado, pues, él se había untado zumo de limón en todo su cuerpo. Es decir, él creyó que, al cubrirse con este zumo, iba a ser imperceptible para las cámaras.

El asaltante tuvo esta creencia luego de haberse cubierto con zumo de limón y tomarse varias fotos que no salieron nítidas, pero lo que realmente sucedió es que, al entrar en contacto la sustancia con sus ojos, la irritación causada por el zumo impidió que viese bien las fotos. Esta falsa creencia se debía a sus pocos conocimientos sobre el tema.

Así, hoy día hay quienes creen en cualquier información que encuentren a través de las redes sociales, en donde muchas personas se hacen pasar como versadas en un tema.

Cabe destacar la necesaria prudencia que debe tenerse ante el efecto Dunning-Kruger, pues alguien podría poner en peligro su vida o la de sus familiares, al tomar como verdadera cualquier afirmación que escuche, aun cuando se trate de alguien que no cuenta con preparación profesional ni experiencia.

Por ello, es tan necesario buscar siempre las fuentes confiables, acudir con los verdaderos expertos y nunca creer en productos que parecen ser milagrosos.

Bibliografía

  • De la Gándara, J. (2012). El efecto Dunning-Kruger. Cuadernos de medicina psicosomática y psiquiatria de enlace, (102), 1.
  • Gómez-Puerta, M., Bueno Vargas, M. J., Casero Martínez, A., Chiner, E., Fajardo Bravo, I., Melero-Pérez, P., … & Gómez Martínez, A. (2019). Identificación de la presencia de sesgo cognitivo derivado del efecto de Dunning-Kruger en estudiantes universitarios.
  • Kruger, J., & Dunning, D. (1999). Unskilled and unaware of it: How difficulties in recognizing one’s own incompetence lead to inflated self-assessments. Journal of Personality and Social Psychology, 77(6), 1121–1134

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.