parafilias

Parafilias: Evaluación y Tratamientos eficaces (PDF)

Las parafilias suponen conductas del ámbito sexual que se caracterizan por fantasías sexuales recurrentes e intensas, impulsos, y comportamientos que implican objetos inusuales, así como actividades o situaciones que no se consideran sexualmente excitantes para la gran mayoría de las personas.

La clasificación de las parafilias, según los criterios del DSM-IV (APA, 1995), incluye las condiciones clínicas de exhibicionismo, fetichismo, froteurismo, pedofilia, sadismo, masoquismo, fetichismo travestismo, voyeurismo, y una última categoría para otras parafilias no especificadas.

Para que un comportamiento parafílico sea considerado patológico, estos objetos, actividades o situaciones deben resultar necesarias para el funcionamiento sexual de la persona, deben causar una angustia significativa, así como acarrear problemas personales, sociales o profesionales.

La conducta parafílica ha sido denominada habitualmente como pervertida, y estos comportamientos pueden llegar a tener además consecuencias sociales y legales graves. Algunas parafilias como la pedofilia, el exhibicionismo, el voyeurismo o el sadismo son delitos penales en la mayoría de países del mundo, aunque no en todos.

La mayoría de las parafilias son raras y son más comunes entre los hombres que entre las mujeres en una proporción de 20 a 1. Sin embargo, la razón de esta disparidad no ha podido ser determinada con claridad.

Las conductas parafílicas suelen comenzar durante la adolescencia y continúan en la edad adulta. La intensidad y la frecuencia de las fantasías asociadas con la parafilia varían de una persona a otra, pero generalmente disminuyen a medida que la persona envejece.

Tener fantasías o comportamientos parafílicos, sin embargo, a menudo no es sinónimo de enfermedad mental. Las fantasías y conductas pueden existir en formas menos graves que no son disfuncionales y que no impiden el desarrollo de relaciones sanas, no perjudican a las personas y no constituyen delitos, limitándose a la fantasía durante la masturbación o las relaciones de pareja.

El término «parafilia» ha sido y es muy cuestionado como categoría diagnóstica incluida actualmente tanto en el DSM como en la CIE10. No somos ajenos a esta polémica cuyos argumentos en favor de su exclusión compartimos en gran parte.

Debe tenerse en cuenta que la idoneidad de una conducta sexual está sujeta a cuestiones de índole social, cultural y religioso, y estas variables influyen de manera notable en la consideración de una determinada conducta como normal o patológica. (En el siguiente artículo se hace una interesante argumentación sobre este asunto: El DSM IV y las Parafilias: Un argumento para su retirada)

Escritura Terapéutica: Escribir como Terapia
Escritura Terapéutica: Escribir como Terapia
Leer Más
Curso Completo de Escritura Terapéutica: Conceptos Clave, investigaciones científicas y ejercicios prácticos.
Elimina La Ansiedad, Recupera Tu Vida
Elimina La Ansiedad, Recupera Tu Vida
Leer Más
Curso 100% Online Para Superar La Ansiedad: Técnicas para Eliminar Pensamientos Negativos y Desarrollar La Confianza.

No obstante, es una realidad clínica que existen comportamientos sexuales que son claramente disfuncionales, y que requieren por tanto de un diagnóstico ajustado y de unos protocolos de tratamiento adecuados.

En esta linea compartimos este documento en el que se repasan las diferentes categorías diagnósticas relacionadas con las parafilias, así como los tratamientos más eficaces para cada una de ellas según la evidencia científica y clínica.


Recursos:
Parafilias: Evaluación y Tratamiento
Fuentes:
 M. Muse, G. Frigola – Cuadernos de Medicina Psicosomática Nº 65-2003. Imagen cortesía de Xenia

¿Qué quieres aprender hoy?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp