Exámenes de la universidad

Exámenes de la universidad. Cómo prepararte psicológicamente para no fallar

Una examen universitario puede llegar a ser una ocasión de sensaciones y sentimientos encontrados: alegría, temor, ansiedad, miedo, estrés, incertidumbre, en ocasiones tristeza, y mucho más. Sabemos que no son fáciles de afrontar, justamente por lo que emocionalmente conllevan.

Te comprendemos, y como deseamos que des lo mejor de ti dejando atrás cualquier cosa que pueda detenerte, te daremos hoy consejos para enfrentar tus exámenes de la universidad de la mejor manera, exponiendo al máximo todo aquello de lo que eres capaz. Si estás preguntándote cómo prepararte psicológicamente para un examen universitario, este artículo es para ti.

Afrontar un examen, un momento de tensión

Existen numerosas críticas a los métodos tradicionales de evaluación, y realmente son dignas de atención. Los exámenes son instancias en donde un alumno debe de demostrar, en un tiempo limitado, todo lo que ha aprendido en días, semanas o meses de esfuerzo.

Muchas veces, sus resultados pueden tener importantes influencias en el futuro de los jóvenes, tales como permitirles o no el ingreso a la universidad. Si tú estás pasando por esta situación, te comprendemos, y hoy aquí hablaremos acerca de los exámenes universitarios desde otra perspectiva.

Piénsalo racionalmente: estás enfrente de una hoja en la que debes volcar todo lo que sabes, no es más que eso. Sin embargo, viéndolo desde otro lado, es una situación de mucha presión donde exigencias, expectativas y temores se ponen en juego. Justamente, el sistema tradicional de evaluación consistente en un examen de tiempo limitado en el que debes demostrar todo lo que sabes está tratando de ser derribado.

Lo que especialistas en psicopedagogía critican acerca de este sistema es que esta clase de evaluaciones es totalmente circunstancial: una persona puede no saber nada acerca de un tópico y haber acertado por mera suerte; otra, puede saber mucho acerca de ciertos temas y, por bloqueos debidos al estrés, no responder las preguntas que se le han hecho.

Describiendo estas cuestiones particulares que pueden darse ante una instancia de examen podríamos seguir todo el día. Por ello, hoy te invitamos a cambiar tu perspectiva frente a los exámenes universitarios, estas instancias circunstanciales en las que los conocimientos, y también la suerte, se juegan en conjunto.

No cabe duda sobre la necesidad de afrontar los exámenes de la universidad con una preparación suficiente. En esta línea, muchos estudiantes antes de ingresar a la universidad optan por tomar cursos con instituciones privadas que los ayudan a reforzar los conocimientos adquiridos durante la formación básica. Por ejemplo unibetas es un curso online que te prepara para los exámenes de admisión más difíciles en México.

En otros casos, es la misma universidad o docente quien te entrega los materiales necesarios para que repases los temas de la materia, o bien, en casos como los exámenes de admisión, puedes buscar la guía de estudios oficial y estudiar cada uno de los temas por tu parte.

En cualquier caso, además de una preparación académica adecuada, es imprescindible preparar los exámenes desde una perspectiva psicológica. Te lo aseguramos, en la medida en la que puedas modificar tu perspectiva frente a los exámenes de la universidad, obtendrás mejores resultados no solo académicos, también emocionales.

Prepararte psicológicamente para un examen de la universidad

Los exámenes, como ya sabes, son momentos estresantes. Sin embargo, queremos proponerte ideas y consejos que podrías implementar para transitar los días de exámenes de la mejor forma posible, afrontándolos con la razón, dominando a tus sentimientos.

La preparación académica ante un examen es fundamental, sin embargo, la preparación psicológica es igual de importante. Si quieres llegar a una instancia de examen de la mejor manera, preparado para enfrentarla, sigue estos consejos.

Aprópiate de tus sentimientos, no los sofoques

Seguramente en alguna ocasión te han recomendado sofocar, silenciar, tus sentimientos negativos o temerosos. Sin embargo, para superarlos, esto es justamente lo opuesto a lo que deberías hacer.

Un examen de la universidad es estresante, inquietante, y es la realidad. Para poder enfrentarlos, lo mejor que puedes hacer es aceptar aquello que te sucede, una vez que hayas puesto tus pensamientos sobre esos sentimientos negativos y te los apropies, podrás evaluarlos desde una perspectiva más racional, y comprender que no se trata más que de una prueba que deberás pasar para conseguir un objetivo mayor.

Acepta que puedes fallar, y eso está bien

Un universitario estudia para convertirse en un profesional. Los exámenes, como dijimos, son circunstanciales, y modificar tu percepción acerca de una posible falla podría ayudarte a experimentarlos de otra manera.

Queremos que lo veas de esta manera: si fallas, es una oportunidad más para que te puedas seguir formando y aprendiendo, nada más sucederá y tu objetivo seguirá allí intacto. Lo bueno no es fácil, lucha por ello.

Busca apoyo emocional

La compañía es fundamental para enfrentar situaciones que generan ansiedad. Busca contención en amigos, familia, en otros compañeros de clase que se encuentre en la misma situación que tú con los que puedas conversar. Verás que rodearte de gente podrá ayudarte a manejar tus niveles de estrés y te permitirá afrontar la situación de otra manera.

Deja espacio para el ocio

Estudiar será importante para preparar un examen, claro. Pero estarás mejor preparado psicológicamente si dejas tiempo para despejar tu mente. No pretendas “llenarte” de información sin descanso alguno, tómate tiempo para procesar los conocimientos que adquieres y despejarte pensando en algo más. Así, evitarás abrumarte.

Haz ensayos o simulacros de examen

Una vez sepas cómo será la evaluación, proponte resolver ejercicios similares en los que puedas poner a prueba lo que estás aprendiendo. Esto te permitirá plantarte de otra manera frente al examen ese día, gestionar de otro modo tus sentimientos habiéndote ya preparado para una circunstancia tal.

Sobre todo, cuida tu cuerpo

Tu cuerpo es el principal instrumento con el que enfrentarás el examen, cuídalo. Duerme, aliméntate bien. El estrés puede llegar a incidir seriamente sobre nuestro estado físico, cuando identifiques picos de estrés tomate un descanso, luego podrás seguir más tranquilo. Cuidar de tu bienestar físico es tan importante como el estudio y la preparación académica.

Prepararse para un examen de la universidad: el equilibrio entre estudiar y cuidar tu bienestar

Esperamos que hayas logrado, a través de la lectura de este artículo, ver los exámenes universitarios desde otra perspectiva. No dejes que tus emociones te dominen, tu bienestar psicológico y físico es más importante que el resultado de una evaluación.

Piensa en tus objetivos a largo plazo, enfrentarás así el momento del examen con mayor optimismo y viendo las cosas de otro modo.

Referencias bibliográficas

  • Furlan, L. (2006). Ansiedad ante los exámenes.¿ Qué se evalúa y cómo?. Revista evaluar, 6(1), 32-51.
  • Piemontesi, S. E., & Heredia, D. E. (2009). Afrontamiento ante exámenes: Desarrollos de los principales modelos teóricos para su definición y medición. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 25(1), 102-111.
  • Pressley, M., Yokoi, L., Van Meter, P., Van Etten, S., & Freebern, G. (1997). Some of the reasons why preparing for exams is so hard: What can be done to make it easier?. Educational Psychology Review, 9(1), 1-38.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?