Técnicas de Estudio para Adolescentes

Técnicas de estudio para adolescentes (y una Guía en PDF)

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp

¿No sabes por dónde empezar cuando tienes que estudiar una lección? ¿A veces piensas que pasas horas sentado delante de tus apuntes pero no has aprendido nada? ¿Están llegando los exámenes y sientes que necesitas unos consejos a la hora de ponerte a estudiar?.

¿Sientes que tu hijo necesita alguna estrategia para sacar adelantes sus estudios? ¿Te gustaría ayudarle con unos sencillos tips para mejorar su atención en las materias?

La adolescencia, una época difícil

Actualmente es reconocida socialmente la adolescencia como un momento decisivo en el desarrollo de las personas. Sin embargo la adolescencia no siempre ha estado tan clara como otras etapas como la niñez y la edad adulta.

No fue hasta 1975 que se definió como la fase de transición llena de crisis en la que se producen sobre todo comportamientos problemáticos (Hornstein, 1966; Peters, 1975).

La pubertad y la adolescencia es una época de grandes variaciones como consecuencia de la fuerte presencia hormonal que provoca cambios físicos en la pubertad e incitando cambios psicológicos que culminan en la adolescencia.

Las características sexuales se desarrollarán, aparece el deseo sexual más cercano al del adulto, se comienza un intenso periodo de búsqueda de la identidad y autonomía. Los amigos, las primeras relaciones sentimentales y sexuales se convierten en la prioridad.

Entre todos estos cambios la exigencia académica sigue su curso. Además de aumentar sus capacidades cognitivas y formar su inteligencia formal y emocional, a cada año que crece el adolescente el nivel que se le exige es mayor.

Sencillos consejos para comenzar a crearnos la rutina

Si nos preguntamos por dónde debemos empezar es fácil, tenemos que comenzar con la organización o más bien: El horario. Son varias las herramientas de organización de las que podemos disponer: agenda, calendario, organizador semanal (incluso en nuestro smartphone).

Para comenzar debemos ser muy cuidadosos y apuntar los deberes/tareas que nos solicitan los profesores asi como los examenes. Debemos usar este tipo de herramientas de manera que nos ayuden a crear una buena rutina de estudio.

Una vez tengamos una buena organización de lo que nos piden en el instituto debemos crearnos un buen ambiente en el que realizar nuestra tarea. Buscar un lugar idóneo para el estudio también es un aspecto fundamental.

Por lo general tiene que ser un lugar tranquilo, silencioso y que nos agrade. No es difícil pensar que nos sería imposible (o nos lo pondría muy difícil) estudiar en el salón con tus dos hermanos haciendo ruido mientras la televisión está encendida.

Por ello también tenemos que usar nuestro ambiente de forma que nos ayude a nuestro objetivo, es decir, evitando distracciones y siendo agradable para nosotros.

Por último, podemos utilizar diferentes técnicas que nos ayudan a la hora de procesar y retener información. Uno de esos métodos es el subrayado: trabajar un texto resaltando los conceptos y frases más importantes para desechar información irrelevante.

Otro de los métodos que podemos utilizar es la lista de conceptos que es otra forma de organizar las ideas más importantes del tema que estemos trabajando. Se realiza creando una lista con definiciones o ideas importantes para poder repasarla cuando queramos.

El mapa conceptual o esquema se utiliza para tener una visión panorámica de la lección, esto nos ayudará a relacionar los conceptos. Se realiza como la lista de conceptos pero en este caso se relacionarán entre sí para poder crear una cohesión, esto nos ayudará a memorizar el tema.

Para problemas de atención, pomodoro.

En los casos en los que son largos periodos de tiempo que dedicamos a estudiar y notamos que tenemos dificultad para memorizar la lección, una herramienta de gran utilidad es la técnica pomodoro.

Se trata de una herramienta de gestión del tiempo que intercalando descansos y periodos productivos hace que nos enfoquemos más en nuestro estudio, y evitemos la tan habitual y temida procrastinación.

El ejemplo más básico de esta técnica es la de intercalar periodos de productividad de 25 minutos y 5 minutos de descanso, por lo tanto un ciclo duraría media hora.

Gracias a los avances en tecnología ya hay aplicaciones móviles que usan este tipo de técnicas y hacen que nos avisen cuando comienza el periodo de descanso y cuando tenemos que volver a sentarnos a estudiar.

Técnicas y Hábitos de Estudio (Guía en PDF)

Se comparte para su descarga en PDF la Guía «Técnicas y Hábitos de Estudio», elaborada por Uiversia. Aunque se trata de un documento dirigido principalmente al ámbito preuniversitario, la hemos seleccionado porque contiene recursos, testimonios, consejos e ideas para que el alumno pueda rendir al máximo y obtener los mejores resultados en cualquier momento del proceso académico.

Descarga la guía desde aquí.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?