Clúster de personalidad

Clúster de personalidad ¿Qué es y cuál es su utilidad?

Cada uno de nosotros, según las circunstancias que en su vida atraviesa, junto con los factores genéticos innatos, adquiere patrones conductuales y del pensamiento que se vuelven habituales en su vida. Todo ser humano desarrolla su propia personalidad. Sin embargo, en el área de la psicopatología, y a pesar de las diferencias individuales, los trastornos tienden a agruparse para facilitar las cosas.

Un clúster de la personalidad es, justamente, la reunión de ciertos rasgos del carácter para agrupar bajo un mismo nombre un grupo de trastornos de la personalidad. Veremos en este artículo qué implican y cuáles son. Quédate aquí para averiguarlo.

¿Qué se entiende por personalidad?

Se entiende por personalidad a una serie de características que se adjudican a una persona, inferida en base a sus comportamientos, creencias, pensamientos e ideales. Así, por ejemplo, alguien que por lo común se enoja fácilmente es calificado como irascible. El conjunto de las características que se adjudican a una persona en base a sus patrones de ideas y comportamientos acaba conformando su personalidad.

Lo que se entiende por personalidad es un constructo hipotético. Es decir, no es un elemento tangible, pero la Psicología la ha nombrado y delimitado para poder dar explicación a fenómenos propios de la conducta y mentalidad humana.

Este recoge elementos relativamente estables de comportamiento y pensamiento de una persona, para así adjudicare lo que se denominan rasgos. El conjunto de rasgos estables en un individuo da cuenta de su personalidad.

Este constructo es una característica personal y única. Ya que, aunque se hayan planteado “tipos de personalidad” con características comunes, la realidad es que cada individuo es particular y sus rasgos conforman una personalidad diferente y singular.

En resumidas cuentas, puede definirse la personalidad como los patrones de comportamientos, emociones, cogniciones, formas de pensar y ver el mundo habitual en un individuo, que en el tiempo se sostienen.

Trastornos de la personalidad

Hemos delimitado el concepto personalidad, entonces, pasemos a dar conceptualización a sus trastornos. Se entiende por “trastorno de la personalidad” a trastornos mentales que implican patrones comportamentales, emocionales, cognitivos (entre otros incluyendo aquellos referidos a la personalidad) que son poco saludables.

Estos trastornos suelen comenzar a evidenciarse a edades tempranas, y acaban por limitar a una persona en diferentes aspectos de sus vidas. Por ejemplo, alguien con un patrón de la personalidad poco saludable, probablemente tenga dificultades para relacionarse con otras personas, percibir o interpretar la realidad. Siempre dependiendo de qué factores se vean afectados.

Generalmente, quien presenta un trastorno de la personalidad, no lo percibe. Por ello son complejos en su tratamiento. Implican un arduo trabajo en conjunto entre paciente y terapeuta, además de la contención y seguimiento de todo un grupo de profesionales de la salud además de un psicólogo clínico.

Qué es un clúster de personalidad

Definida la personalidad y sus trastornos, estamos listos para adentrarnos en los clústeres de personalidad. Bajo el término “clúster” se agrupa variables con elementos en común. Así, bajo la nomenclatura “clúster de personalidad” se engloba un conjunto de trastornos de la personalidad, con elementos en común, reconocidos por el DSM.

Esto hace que existan varios clústeres de la personalidad, en función de las características que los distinguen. En concreto, tres clústeres de la personalidad han sido identificados.

Orígenes del término

Fue en 1980, con la publicación del manual DSM-III que el término “clúster de personalidad” se dio a conocer.  Tuvo, como cualquier clasificación en este tipo de manual, la finalidad de simplificar las cosas, lograr una mayor organización y facilitar el diagnóstico de los trastornos de índole mental.

Sin embargo, no todo es color de rosas, y la división tan estática y precisa de los clústeres por lo general no está acorde con lo que sucede en la realidad. En las personas reales, estos suelen estar entremezclados, por así decirlo. Pero, al fin y al cabo, a la hora de un diagnóstico para decidir el óptimo tratamiento, acaban por hacer las cosas más fáciles.

Tres clústeres de personalidad

Como ya adelantamos, en la clasificación del DSM se delimitaron tres clústeres de personalidad. Repasaremos ahora cada uno de ellos y sus implicaciones particulares.

Clúster A: en contra de la corriente

En este grupo se incluyen los trastornos de la personalidad que tienen en común pensamientos y comportamientos clasificados socialmente como “poco habituales”. Estas conductas, pensamientos y estilos son los que generan el malestar, ya que no son aprobados por el resto de la sociedad. Quienes se incluyen en este clúster presentan rasgos considerados excéntricos.

Clúster B: emocionalmente lábiles y hasta exagerados

Este grupo de trastornos de la personalidad incluye personas con rasgos sensibles en extremo, hasta el punto de rozar la labilidad. Son gente sumamente emotiva, a quienes alegrías como tristezas afectan en mucha mayor medida que al resto. Son los visualizados “dramáticos” entre los que se incluye el trastorno narcisista de la personalidad.

Clúster C: apoderados por el miedo

Quienes se incluyen en el clúster C, presentan trastornos de la personalidad con la principal característica de sufrir miedo intenso, fuera de lo común. Son personas con rasgos extremadamente ansiosos, que por lo general siempre se hayan preocupadas o viven en constante malestar por sus temores que los invaden.

Se comportan siempre con la finalidad de evitar aquello que temen, eso obviamente acaba por trazarles limitaciones en muy diversos aspectos de sus vidas.

Tres agrupaciones de los trastornos de la personalidad

Los clústeres revisados tienen por objetivo agrupar los trastornos de la personalidad de forma simplificada y reducida para facilitar su diagnóstico y clasificación. En este articulo hemos revisado cada uno de los tres que existen y resaltamos las ventajas, y también desventajas, de esta clasificación.

Y tú, ¿conocías acerca de los clústeres de la personalidad? ¿Crees que sean una clasificación útil?

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Blackburn, R., & Coid, J. W. (1999). Empirical clusters of DSM-III personality disorders in violent offenders. Journal of personality disorders, 13(1), 18.
  • Reich, J. H. (1989). Familiality of DSM-III dramatic and anxious personality clusters. Journal of Nervous and Mental Disease.
  • Reich, J., Nduaguba, M., & Yates, W. (1988). Age and sex distribution of DSM-III personality cluster traits in a community population. Comprehensive Psychiatry, 29(3), 298-303.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.