Sobre la personalidad

¿Qué es la personalidad? Una aproximación al concepto, teorías y evaluación

Casi todos los días, como ciudadanos de a píe y en el contexto de nuestros quehaceres cotidianos describimos y evaluamos la personalidad de las personas que nos rodean.

Nos demos cuenta o no, estas reflexiones diarias sobre cómo y por qué las personas se comportan de una u otra manera son similares a lo que los psicólogos hacemos a menudo en nuestro trabajo.

Mientras que las evaluaciones informales de la personalidad tienden a centrarse más en las personas, los psicólogos que estudian la personalidad tienden a buscar patrones que se puedan aplicar de forma generalizada, y que puedan por tanto ayudarnos a explicar las conductas de una forma más eficaz.

Así la investigación en psicología aplicada ha dado lugar al desarrollo de una serie de teorías, que ayudan a explicar cómo y por qué ciertos rasgos de personalidad están presentes y en qué modo se manifiestan.

Componentes de la Personalidad

Si bien existen muchas teorías sobre la personalidad, el primer paso es entender exactamente lo que se quiere decir con el término personalidad.

Una breve definición es aquella que considera que la personalidad se manifiesta como patrones característicos de pensamientos, sentimientos y comportamientos que hacen a una persona única, y que se mantiene bastante constante durante toda la vida.

La APA (Asociación Americana de Psicología) asume esta definición, y establece además dos áreas amplias de estudio: una es la identificación y comprensión de las características particulares de la personalidad. La otra es comprender cómo las diversas variables personales se unen como un todo.

Algunas de las características fundamentales de la personalidad son:

Coherencia: En general, hay un orden reconocible y regularidad de las conductas. Esencialmente, las personas actúan de la misma manera o maneras similares en una variedad de situaciones.

Es tanto psicológica como fisiológica: La personalidad es un constructo psicológico, pero la investigación sugiere que también está influenciada por procesos y necesidades biológicas.

No sólo afecta al comportamiento: La personalidad aparece en algo más que en el comportamiento. También se puede ver en nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, relaciones e interacciones sociales.

Teorías de la Personalidad

Hay un gran número de teorías sobre cómo se desarrolla la personalidad. Las diferentes escuelas de pensamiento en psicología influyen en muchas de estas teorías. Algunas de las principales perspectivas de la personalidad son:

Las teorías del Tipo y del Rasgo son los primeros puntos de vista sobre la personalidad. Estas teorías sugieren que hay un número limitado de “tipos o rasgos de personalidad” que están relacionados con factores principalmente biológicos, y suelen ser vistos como el resultado de características internas basadas genéticamente.

Las teorías Psicodinámicas de la personalidad están muy influenciados por la obra de Sigmund Freud, y hacen hincapié en la influencia del inconsciente en la personalidad.

Las teorías psicodinámicas incluyen la teoría de las etapas psicosexuales de Sigmund Freud y las etapas del desarrollo psicosocial de Erik Erikson.

Las teorías Conductuales sugieren que la personalidad es el resultado de la interacción entre el individuo y el medio ambiente.

Los teóricos del comportamiento estudian las conductas observables y medibles, y no sulen tener en cuenta los pensamientos, sentimientos y emociones del sujeto. Los teóricos del comportamiento han sido BF Skinner y John B. Watson.

Las teorías Humanistas enfatizan la importancia de la libre voluntad y la experiencia individual en el desarrollo de la personalidad. Teóricos humanistas influyentes han sido Carl Rogers y Abraham Maslow.

Cómo se mide la personalidad

La evaluación de la personalidad es una tarea bastante común en el trabajo diario de los profesionales de la psicología, habiéndose convertido en imprescindible en áreas como la selección y capacitación de personal, el ámbito judicial o la evaluación de trastornos psicológicos.

Hay principalmente dos tipos de herramientas que vienen utilizándose tradicionalmente para la evaluación de la personalidad: Los cuestionarios de autoinforme y las pruebas proyectivas.

Inventarios de autoinforme

Basados en las teorías del Rasgo, los inventarios de autoinforme son pruebas objetivas ampliamente utilizadas para evaluar la personalidad. Suelen estar formadas por una serie de preguntas con respuestas de verdadero/falso, escalas numeradas o respuestas de opción múltiple, también llamadas escalas Likert en honor a su desarrollador, Rensis Likert (1932).

Estos inventarios suelen ser bastante fáciles de administrar y corregir, aunque tienen como inconveniente principal una mayor probabilidad de que las personas examinadas opten por responder de forma socialmente deseable, exagerada o tendenciosa, particularmente en contextos en los que el resultado de la evaluación tendrá consecuencias, buenas o malas, para el sujeto evaluado.

Una de las herramientas de autoinforme más utilizada es el Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesota (MMPI), cuya primera versión se publicó en 1943, pero existen otros muchos inventarios que también son ampliamente utilizados, como el MMCI, el 16PF o el PAI.

Pruebas proyectivas

Otro método habitual para evaluar la personalidad, esta vez basado en las teorías psicodinámicas, son las pruebas proyectivas. Estas pruebas tienen su base teórica en la proyección, mecanismo de defensa descrito por Freud, que es considerado una forma eficaz de evaluar los procesos inconscientes.

Durante este tipo de prueba, el evaluador muestra a la persona evaluada una serie de tarjetas de carácter ambiguo, animándola a proyectar sus necesidades, emociones, impulsos y deseos en esos estímulos, mediante la narración de una historia o la interpretación de una imagen.

Algunas de estas pruebas proyectivas han sido estandarizadas, aportando cierto grado de confiabilidad y validez a los resultados, que es sin duda su principal debilidad. Las más utilizadas desde su conceptualización han sido la famosa prueba de manchas de tinta de Rorschach y el test de apercepción Temática (TAT).

Las pruebas proyectivas suelen ser más laboriosas, tanto en su administración como en la interpretación posterior, pero tienen la ventaja de ser mucho menos susceptibles a la distorsión intencional de los resultados que, como ya fue mencionado, es habitual en determinados contextos de evaluación.

En este artículo hemos tratado de ofrecer una aproximación al concepto de personalidad, un constructo a menudo polémico por sus diferentes y a veces contradictorias aproximaciones teóricas, pero que constituye uno de los ejes centrales de la intervención psicológica.


Recursos:
Lectura recomendada: Lo que me gusta de mí: Un libro para aprender a quererte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.