extrovertidos-introvertidos

¿Por qué a los extrovertidos les gustan las fiestas y los introvertidos evitan las multitudes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Mientras que los extrovertidos disfrutan a menudo de ser el alma de la fiesta, los introvertidos prefieren una noche tranquila con una taza de té.

Los extrovertidos y los introvertidos difieren de manera excepcional en cómo sus cerebros procesan experiencias gratificantes, al menos eso sugiere una investigación reciente.

El estudio, publicado en el diario Las Fronteras de la Neurociencia, descubrió que los extrovertidos son más propensos a asociar una sustancia química (dopamina), relacionada con la sensación de bienestar, con el medio ambiente en el que se encuentran en en ese momento.

Los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué los extrovertidos buscan el contacto social de las multitudes, mientras que los introvertidos prefieren permanecer tranquilamente en casa.

Extroversión vs introversión

Los científicos han sabido durante mucho tiempo que los extrovertidos y los introvertidos son diferentes en muchas cuestiones, pero la identificación de los procesos cerebrales involucrados ha resultado difícil.

Los investigadores han encontrado ahora que los extrovertidos prefieren la gratificación inmediata y se centran más en los rostros. En el otro extremo del espectro, los introvertidos tienden a sentirse abrumados por el exceso de estimulación y prestan más atención a los detalles, lo que se refleja en un aumento de la actividad cerebral al procesar la información visual.

Para desenterrar las raíces de la extraversión, Yu Fu y Richard Depue, neurobiólogos de la Universidad de Cornell en Nueva York, realizaron pruebas de personalidad a estudiantes de primer año seleccionando una muestra aleatoria de 70 personas con una mezcla de introvertidos y extrovertidos.

Les fue administrada una sustancia generadora de dopamina y fueron posteriormente puestos a prueba un entorno de laboratorio. Las conclusiones del estudio han sido claras.

Los extrovertidos asocian fuertemente su entorno y contexto con recompensa, mientras que los introvertidos mostraron poca o ninguna asociación entre el contexto y la estimulación.

La recompensa y la motivación

Los resultados sugieren que los efectos de la dopamina no se tradujeron en recompensa o motivación para los introvertidos.

La diferencia fundamental en la intensidad con que los introvertidos procesan las recompensas de su entorno tiene que ver con un mayor peso de la estimulación interna frente a las señales externas de motivación y recompensa.

Los resultados son un gran paso hacia adelante ya que permiten vincular un rasgo básico de la personalidad como la extraversión con un determinado conjunto de procesos del sistema nervioso, circunstancia que no se había producido anteriormente.


Recursos:
El poder de los introvertidos de Susan Cain
Fuentes:
Artículo original en Livescience.com Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net

5 respuestas

  1. Me encanta su página pero eviten por favor usar la palabra extrOvertido ya que en psicología existe intrOvertido y extrAvertido. Pero extrOvertido no existe ni en psicología ni en el diccionario.

    1. Hola José Luis. Gracias por tu comentario, pero no es del todo correcto. Aun siendo extravertido la opción etimológicamente más apropiada, ambos términos son aceptados como válidos por la RAE. Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?