motivacion-autoestima

El sorprendente poder motivador de la autocompasión

Todos tenemos una especie de policía virtual que vive dentro de nosotros. Entre otras cosas, ese policía es quién nos ayuda a trabajar para alcanzar nuestros objetivos, ya sean personales o profesionales.

Cuando las cosas van mal y nos apartamos del camino recto, él nos recuerda lo que se suponía que íbamos a hacer.

Pero, ¿qué clase de policía es éste? ¿Es un tipo con un escudo, una porra y una mala actitud o por el contrario es un ser que nos ofrece una sonrisa indulgente, una palabra amable y una mano amiga cuando es necesario?.

A veces pensamos en este segundo policía interno, más relajado, como débil e ineficaz. Suponemos que su actitud más indulgente va a dar lugar a una menor motivación. Damos por sentado que si no usamos la autocrítica para empujarnos no llegaremos a ninguna parte.

Entonces, ¿qué actitud tomar frente a nosotros mismos?

Supongamos que alguien está tratando de hacer frente a un período reciente de baja autoestima. Nos encontramos con tres formas en que la policía interna podría actuar en este caso:

  • Impulsando la autoestima: Pensar en los aspectos positivos de uno mismo para aumentar la confianza.
  • Distracción positiva: Pensar en volver a un bonito recuerdo para crear así una distracción del problema.
  • La autocompasión: Pensar en uno mismo con bondad y compasión, viendo esta situación de baja autoestima en su contexto, sin evaluarla o juzgarla.

Cuando los investigadores han intentado probar estos diferentes enfoques se encontraron con que la autocompasión era sorprendentemente potente (Breines y Chen, 2012). En comparación con el impulso de la autoestima y la distracción, este estudio encontró que la autocompasión ayudaba mucho más a los participantes a:

  • Ver las posibilidades de cambio.
  • Aumentar la motivación para el cambio.
  • Tomar medidas para hacer un cambio.
  • Compararse con los que lo hacen mejor, para ayudar a motivar su propio cambio.

Así que la autocompasión apareció como la mejor opción ayudando a los sujetos a afrontar las situaciones sin prejuicios, evitando por una parte la dura autocrítica y por otra la potencialmente frágil automejora.

Esto parece deberse a que la autocompasión construye una forma más equilibrada de reaccionar ante los propios fracasos y en general ante las situaciones difíciles que nos encontramos en el camino. Como el escritor estadounidense Eric Hoffer dijo:

«La compasión es la antitoxina del alma: cuando hay compasión, incluso los impulsos más venenosos siguen siendo relativamente inofensivos.»


Recursos:
Los secretos de la motivación (Biblioteca Up)
Fuentes:
Extraído de «Secretos de la Motivación» en Psyblog
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

¿Qué quieres aprender hoy?