Redes sociales y dependencia emocional

Redes sociales y dependencia emocional

La globalización que implicó la inmersión de la sociedad en el mundo digital afectó nuestra vida en los más diversos aspectos. La comunicación, por supuesto, no deja de ser uno de ellos.

Los avances tecnológicos y las redes sociales han logrado que los intercambios comunicativos pasen a ganar un lugar en la revolución de la inmediatez propia del mundo digital. Queremos todo aquí y ahora, y los intercambios verbales con otras personas se han convertido en mensajes y notas de voz.

Por supuesto, el intercambio es más eficiente y rápido con las nuevas tecnologías, pero eso nos ha malacostumbrado. Ahora no salimos de casa si no es con nuestros teléfonos celulares acompañándonos. Si estamos conversando con alguien, con solo abrir su chat, podemos ver cuándo fue la última vez que ha usado una aplicación, si ha visto o no nuestros mensajes, si nos ha ignorado.

Acostumbrados a lo inmediato, cualquier demora en una respuesta que hace no muchos años se hubiera considerado normal, hoy parece una catástrofe.

La inmediatez, como dijimos, se ha trasladado al ámbito de la comunicación. Y ello, por supuesto, tiene su debido impacto en nuestra forma de relacionarnos con las demás personas.

Series como Black Mirror (2011), películas como Her (2013) abordan la problemática de los vínculos y la comunicación humana mediados por las nuevas tecnologías, si este tópico es de tu interés, te recomendamos ver alguna de ellas.

Dependencia emocional

Ahora bien, el propósito de este artículo es el de analizar el impacto de las nuevas tecnologías (puntualmente de las redes sociales) en la generación de vínculos emocionalmente dependientes. Para poder comprender la cuestión, es necesario que sepas de qué hablamos cuando nos referimos a la dependencia emocional.

Alguien emocionalmente dependiente necesita de una persona (o algunas) en particular, con la que ha creado un vínculo de dependencia, para poder estar bien. De alejarse, su mundo se derrumba. Ni mencionar lo que podría suceder si tienen algún conflicto.

El punto es que, cuando se crea un lazo de dependencia, el estado anímico de una persona pasa a depender exclusivamente del estado de la relación que mantiene con otro. Mientras todo esté bien, gozarán de plena felicidad. Sin embargo, de haber algún inconveniente (algo sumamente normal en las relaciones interpersonales) su vida normal se ve comprometida, atravesando grandes cuadros de angustia, que pueden llegar a ser muy duraderos.

La dependencia emocional puede resultar severa, llevando a una persona a aislarse de todos sus demás vínculos, cerrando su círculo social únicamente a merced de aquella persona de la que dependen. Esto, por supuesto, da lugar a inestabilidad emocional y propensión a problemas psicológicos tales como depresión, ansiedad y síntomas psicosomáticos. La dependencia emocional afecta la vida de alguien en todos sus ámbitos. 

¿Cómo influyen las redes sociales a crear lazos emocionalmente dependientes?

Ahora bien, habiendo analizado el impacto de las redes sociales en la comunicación y el de la dependencia emocional en la vida cotidiana de una persona, solo queda unir los cabos para llegar a una conclusión al respecto.

Como vimos, las redes sociales han vuelto los intercambios comunicativos más veloces,  inmediatos. Además, han sumado la posibilidad de conocer si otra persona está o no en línea, cuándo ha dejado de hacerlo, si ve o no nuestros mensajes. Todo esto, en suma, impacta sobre una persona emocionalmente dependiente.

Imagina que tu bienestar emocional depende de tu relación con otro, y tienes la posibilidad de ver en todo momento si esa persona usa o no su celular, qué hace a través de historias que publica en sus redes sociales, con quién está, en dónde, todo esto a tiempo real.

Estos factores no hacen más que nutrir un lazo de dependencia, agravándolo, llevando al máximo el estado de control de una persona sobre otra y, sobre todo, afectando el estado emocional de quien depende de alguien más para estar bien.

Las redes sociales nos han hecho un favor, permitiéndonos establecer intercambios comunicativos inmediatos y fácilmente. Sin embargo, sus consecuencias sobre la salud emocional de las personas pueden ser graves, y justamente por esos mismos motivos.

Por lo tanto, es de utilidad reflexionar acerca de los “beneficios” de las redes sociales. ¿Serán tan benévolas como parecen? ¿O será que debemos aprender a discernir los beneficios de los perjuicios que nos brindan?

Romper con la dependencia emocional

Las nuevas tecnologías han llegado para revolucionar nuestras vidas, y los cambios que han desencadenados lo han hecho para bien, y para mal. La dependencia emocional, con la inmediatez, se ha visto favorecida, y es algo respecto a lo que hay que estar alerta y reflexionar.

Que tu bienestar dependa de la relación que mantienes con alguien no es sano, te traerá serios problemas a nivel emocional, e incluso físico. Por ello, lo mejor que puedes hacer de detectar indicios de dependencia emocional, es pedir ayuda. La visión de alguien más, por más dura que pueda resultar, te ayudará a ver las cosas de un modo en el que sumido en la dependencia no te es posible.

Recurrir a un especialista, sobre todo, te permitirá romper con los patrones comportamentales obsesivos y librarte de la dependencia, aunque, no vamos a mentir, será un trabajo complejo, pero no imposible.

No dejes que tu bienestar emocional dependa de alguien más. Libérate de la dependencia emocional que favorecen las redes sociales, mejorarás de esta forma tu calidad de vida, ganarás autonomía y libertad.

Referencias bibliográficas

  • Estévez, A., Urbiola, I., Iruarrizaga, I., Onaindia, J., & Jauregui, P. (2017). Dependencia emocional y consecuencias psicológicas del abuso de internet y móvil en jóvenes. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 33(2), 260-268.
  • Espinar, E., Zych, I., & Rodríguez-Hidalgo, A. J. (2015). Ciberconducta y dependencia emocional en parejas jóvenes.
  • Rodríguez de Medina Quevedo, I. (2013). La dependencia emocional en las relaciones interpersonales.
  • Vélez, G. (2008). Exploración de las relaciones entre redes sociales y comunicación. Razón y palabra, (61).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.