Energías Positivas

10 rasgos de las personas que transmiten energías positivas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp

Es importante reconocer los rasgos de las personas que transmiten energías positivas, ya que así es mucho más fácil identificarlas e interactuar con ellas.

Los rasgos de las personas que transmiten energías positivas pueden estar presentes de forma total, o al menos una parte de ellos. Lo cierto es que rodearse de este tipo de personas siempre resulta positivo porque suelen contagiar el ambiente con entusiasmo y alegría.

Reunirse con este tipo de personas también es favorable porque quienes sientan los ánimos caídos también pueden comenzar a sentirse bien.

Rasgos de las personas que transmiten energías positivas

Estos son algunos de los rasgos de las personas que transmiten energías positivas:

  1. Suelen sonreír: las personas que transmiten energías positivas se caracterizan por tener una sonrisa dispuesta en casi todo momento. Aunque puedan vivir momentos difíciles, no permiten que esto les opaque la alegría.
  2. Ven el lado positivo de las situaciones: cuando atraviesan dificultades, estas personas observan la lección que pueden aprender de las situaciones más duras. Si bien es cierto que pueden sentir tristeza o enojo, como cualquier otra persona, quienes transmiten energías positivas se centran en el lado favorable sin perder tiempo en quejas. No permiten que el pesimismo les arrastre por completo.
  3. Son afectuosas: tienden a mostrar su afecto a quienes le rodean. No esconden lo que sienten, sino que despliegan todo su cariño fraternal hacia los demás. Asimismo, se muestran preocupados por sus amigos o compañeros, sintiendo empatía y dando palabras de aliento a otros cuando sea necesario.
  4. Disfrutan cada momento: y esto se les refleja en el rostro. No importa si están trabajando o si están de descanso, siempre disfrutan el presente y quienes están a su alrededor lo notan. Estas personas que transmiten energías positivas no recargan a los demás con lamentos, sino que quienes están cerca sienten el disfrute del aquí y el ahora.
  5. Tienen un lenguaje positivo: por lo que es difícil escucharles decir: “no puedo”, “es imposible” o “esto es complicado”. Más bien, todas estas oraciones negativas son sustituidas con otras positivas. Además, no solo conservan la positividad para sí mismos, sino que también transmiten palabras de ánimo y entusiasmo a los demás. Uno de los rasgos de las personas que transmiten energías positivas es la motivación, para sí mismo y para el resto.
  6. Evaden a las personas con energías negativas: a aquellas que siempre se están quejando de la vida y de lo que les ocurre, sin querer cambiar nada, o que viven sumergidos en las críticas y hablando negativo de los demás.
  7. Evitan la queja seguida: las personas positivas evitan quedarse anclados a las quejas. Si les ocurre una eventualidad poco favorable, se centran en las soluciones inmediatas, más que mantenerse rememorando lo sucedido y quejándose.
  8. Son personas creativas: lo cual les lleva a ser activos, a probar retos, aprender constantemente, buscar los novedoso y enseñar a otros sobre lo que han aprendido. Es por ello que cuando aparece una oportunidad, estas personas con energías positivas se concentran en todas las ventajas que pueden obtener, en lugar de las desventajas.
  9. Les gusta hacer reír a los demás: bien sea por medio de buenos chistes o anécdotas divertidas. Pues el propósito es que el ambiente se torne ameno y que todos puedan reír y disfrutar cuando están reunidos. En los ámbitos laborales, hay quienes aman rodearse de este tipo de personas que tienen energías positivas.
  10.  Se mantienen creciendo: sobre todo a nivel intelectual, aprendiendo cómo preparar un nuevo postre que deguste toda la familia y así compartir, tomando un curso sobre un área de interés o desarrollando nuevas habilidades. Estas personas no solo se ocupan del área económica en sus vidas, sino que se aseguran de disponer de tiempo para cultivarse.

Estos son algunos de los rasgos de las personas que transmiten energías positivas. Aunque no tengan todos estos rasgos, sí que suelen tener varios y quienes están cerca se dan cuenta de ello.

Siempre es favorable no solo estar cerca de este tipo de personas, sino llegar a convertirse en una de ellas, ya que se trata de actitudes que se pueden fomentar o aprender.

Tener una actitud positiva y transmitir este tipo de energía es de gran ayuda para tener buena salud física y mental. Además, quienes procuren ser una de estas personas notarán que se encuentran en un crecimiento constante que les llevará a descubrir nuevas facetas de su vida y a sobrellevar mejor las situaciones estresantes, sin necesidad de sentirse hundidos o superados por las dificultades.

Esto, al final, constituye una buena ventaja a nivel evolutivo, es decir, poder contar con la capacidad de superar las adversidades sin que estas les derrumben.

Bibliografía

  • Flórez-Lozano, S. A. (2006). Optimismo y salud. Jano1616, 59-61.
  • Gázquez Linares, J. J., Pérez Fuentes, M. D. C., Mercader Rubio, I., & José Inglés Saura, C. (2014). Repercusión del optimismo y de los Cinco Grandes factores de la personalidad sobre la salud de personas mayores. Universitas Psychologica13(3), 995-1004.
  • Marrero Quevedo, R. J., & Carballeira Abella, M. (2010). El papel del optimismo y del apoyo social en el bienestar subjetivo. Salud mental33(1), 39-46.
  • Poseck, B. V. (2006). Psicología positiva: una nueva forma de entender la psicología. Papeles del psicólogo27(1), 3-8.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?