Síndrome de la bata blanca

Síndrome de la bata blanca ¿hipertensión por estrés?

Las visitas médicas pueden ocasionar estrés en algunas personas. Los chequeos son necesarios, pero, un mal diagnóstico en ellos producto de los efectos pasajeros del estrés podrían tener severas consecuencias para la salud. Se conoce como síndrome de la bata blanca a las consecuencias de la secreción de hormonas sobre la tensión arterial durante visitas médicas y su consecuente aumento.

Si quieres conocer acerca de esta condición, sus implicaciones y como gestionarles, ¡quédate aquí!

¿A qué se conoce como síndrome de la bata blanca?

Acudir al médico, para muchas personas, es una situación estresante. Ansiedad ante los posibles resultados, temor por encontrarnos con alguna complicación, escenarios catastróficos son en muchas ocasiones imaginados antes de acudir al doctor.

Normalmente, al llegar a un control médico, revisan nuestros signos vitales. El síndrome de la bata blanca, efecto de la bata blanca (EBB), o hipertensión de la bata blanca, hace referencia a los efectos del estrés en el paciente ante una visita médica y cómo estos se ven reflejados en la presión arterial. La cardiología lo ha estudiado: la tensión arterial aumenta cuando una persona se encuentra en una visita médica.

Este factor es de suma importancia, ya que ha llevado a que en múltiples ocasiones se haya diagnosticado a una persona con hipertensión cuando, en realidad, su tensión arterial solo estaba alta por el contexto en que se encontraba (la visita médica) y el estrés que esta le generaba.

Se denomina a este fenómeno síndrome de la bata blanca, ya que, lo que las personas ven al medirles la presión arterial, es la bata del especialista, y a esta impresión se adjudican los efectos negativos.   

La tensión arterial y el estrés

Ahora bien, puede que encuentres extraña esta situación en la que una persona con presión arterial dentro de los parámetros normales, en una situación estresante, esta se dispare y pueda llegar a pasar por hipertenso. Se ha comprobado científicamente esta cuestión: en contextos de estrés, nuestro cuerpo segrega hormonas que tienen efectos sobre nuestro torrente sanguíneo.

Nuestro corazón latirá más rápido y los vasos sanguíneos se estrecharán. Estas hormonas son las que disparan la tensión arterial cuando nos sentimos amenazados y, las culpables, de que alguien pueda llegar a ser percibido como hipertenso cuando en realidad no lo es.

Si es un episodio aislado, nada sucede. Sin embargo, reaccionar ante el estrés de esta manera a largo plazo, puede llegar a ocasionar riesgos cardíacos que podrían ser severos, pudiendo desencadenar un accidente cerebro vascular o incluso ataques cardíacos.

El síndrome de la bata blanca puede verse agravado, u ocasionado, por ciertos factores tales como ansiedad o depresión. También es más propenso de aparecer en personas en el curso de tratamientos hormonales, mujeres que consumen anticonceptivos orales o presentan implantes de este tipo, incluso en fumadores de tabaco.

Consecuencias directas del síndrome de la bata blanca

Ya algo hemos adelantado, pero el síndrome de la bata blanca puede a largo plazo, dañar de forma severa nuestros vasos sanguíneos. Normalmente, y de forma curiosa, se ha demostrado que acontece en mayor medida en personas jóvenes y, un riesgo muy importante de este síndrome consiste en un diagnóstico erróneo.

Quizás no lo sabías, pero la medicación que regula la tensión arterial debe de tomarse todos los días y, si un joven es erróneamente diagnosticado como hipertenso, se le asignará un tratamiento de este tipo, cuando en realidad no debía someterse a él.

Una persona sin problemas cardíacos que es medicado como hipertenso, podría afrontar graves consecuencias. Su presión cardíaca bajará de los parámetros normales, lo que podría deshidratarlos, ocasionar calambres musculares frecuentes y daño muscular en consecuencia, desmayos ocasionales que podrían derivar en fuertes contusiones.

Y, la que probablemente sea la más grave consecuencia de un diagnóstico hipertenso errado, la persona podría enfrentar problemas cardíacos como consecuencia del diagnóstico

Verás, el síndrome de la bata blanca es circunstancial y pasajero. Pero, de darse de manera continua o conllevar un diagnóstico errado, podría ser grávido de consecuencias.

Algunos consejos para superarlo

Si sufres del síndrome de la bata blanca, no debes asustarte, es normal y les sucede a más personas de las que crees. Sin embargo, sí es recomendable que cuentes con estrategias para afrontar esta situación, para evitar consecuencias a largo plazo.

Para enfrentar el estrés que generan los controles médicos, algunos consejos que se dan a personas con ansiedad son más que útiles. Si padeces del síndrome de la bata blanca, podrías implementar alguno de ellos y experimentar cuál resulta mejor para ti.

Que algún ser querido te acompañe a la consulta

Si tienes miedo, no vayas solo. Estar con alguien en momentos de angustia o estrés puede ser sumamente útil para poder gestionarlos. Pensarás en otra cosa, distraerás tu mente y, cuando llegue el momento del control, te será más fácil no estar sumido en tus pensamientos negativos y catastróficos.

No niegues lo que te sucede y acéptalo

Si intentas sofocar tus pensamientos, no harás más que levantar su voz. Intenta relajarte, comprender lo que te sucede y aceptarlo. Solo así, una vez que te hayas apropiado de la problemática, podrás hacer algo al respecto.

Practica técnicas de relajación

Meditar, mindfulness, reiki, alguna de estas técnicas relajantes podría serte de utilidad si temes ir al doctor. Bajarán tu ansiedad y te permitirán enfrentarte a la consulta de otro modo, sin sufrir sus consecuencias.

Enfrenta de otro modo las visitas médicas

Esperamos que en este artículo hayas podido aprender qué es el síndrome de la bata blanca y cuáles son sus consecuencias. Las visitas médicas son necesarias, cuidar de nuestra salud es crucial. Si temes a ellas, intenta con estos consejos que te hemos dado.

Te lo aseguramos, luego de implementarlos cambiarás tu visión hacia las visitas al doctor y podrás gestionar el estrés de otro modo, evitando sus consecuencias. Y tú, ¿temes las visitas al doctor?

Referencias bibliográficas

  • Bargalló, E. V. (2020). Hipertensión de bata blanca. Criterios de abordaje y pronóstico. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria, 27(10), 515-519.
  • de Benito González, T., Lemus, M. G. A., Pertejo, C. L., Bajo, A. M., Prieto, N. R., del Egido, A. G., … & Díez, C. H. (2016). Paciente joven con hipertensión arterial: ¿síndrome de bata blanca?. Liga de los Casos Clínicos, 942.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.