Síndrome de Tourette, mucho más que tics

Alida Garrido
Compartido por

El Síndrome de Tourette es un trastorno de base neurológica con una importante carga hereditaria, cuyas características principales son tics, sonidos y movimientos involuntarios e incontrolables.

Generalmente comienza durante la niñez, afectando a un escolar de cada cien y siendo más común entre los varones.

Se considera al Síndrome de Tourette como una forma grave y crónica de tics múltiples.

¿Cuáles son las causas del Síndrome de Tourette?

La causas del síndrome de Tourette no se han establecido aún de manera precisa, pero se manejan diversas hipótesis más o menos sólidas.

Se clasifica como una condición clínica relacionada con el desarrollo neurológico, ya que la vulnerabilidad a tener tics parece desarrollarse a medida que el cerebro se desarrolla, aunque generalmente aparecen por primera vez alrededor de los 5 años.

Se ha creído que las causas de este síndrome pueden deberse a:

Funciones cerebrales

La exploración cerebral en personas con el síndrome de Tourette ha demostrado que hay algunas partes del cerebro que funcionan de manera diferente o tienen un tamaño ligeramente diferente, por ejemplo, algunas de las estructuras en los circuitos motores que controlan el movimiento.

Probablemente exista un desequilibrio en la función de los neurotransmisores cerebrales, mensajeros químicos en el cerebro que envían señales entre las células nerviosas, incluida la dopamina, y probablemente otras.

Muchas de las drogas que reducen los tics actúan al suprimir o alterar el sistema de distribución de la dopamina.

Factores genéticos

No hay un solo gen que cause el síndrome de Tourette o que pueda probarse para diagnosticarlo.

Actualmente, la investigación se ha centrado en identificar muchas variaciones en los genes que, en conjunto, aumentan el riesgo de que una persona desarrolle el síndrome de Tourette.

Identificar qué genes contribuyen al síndrome de Tourette debería aumentar nuestra comprensión de cómo se desarrolla la enfermedad.

Factores medioambientales

Los factores en el ambiente a medida que se desarrolla el cerebro pueden influir en el riesgo de desarrollar tics. Estos factores ambientales puede que interactúen con la composición genética de la persona para determinar el riesgo.

Un estudio que realizó un seguimiento de madres embarazadas y sus hijos a lo largo del tiempo encontró que el factor de riesgo más importante era el aumento de peso inadecuado de la madre durante el embarazo, pero no el bajo peso al nacer o la prematuridad del bebé.

Además, el consumo de cannabis y alcohol durante el embarazo también se asoció con un mayor riesgo de que el niño desarrolle el síndrome de Tourette.

Otro posible factor que puede desencadenar el síndrome de Tourette o empeorarlo son los procesos infecciosos, en particular un tipo de infección, con una bacteria llamada estreptococo, parece ser relevante.

¿Qué síntomas presenta el Síndrome de Tourette?

Los tics son el síntoma principal del síndrome de Tourette. Suelen aparecer en la infancia entre los 5 y los 9 años.

Las personas con síndrome de Tourette pueden tener tics físicos y vocales. Algunos de lo tics físicos más comunes son:

  • Parpadeo
  • Muecas faciales
  • Encogimiento de hombros
  • Sacudidas y torsiones del cuello
  • Pataleos
  • Tocamientos impulsivos de objetos o personas

Algunos tics vocales que pueden presentar son:

  • Gruñidos
  • Silbidos
  • Carraspeos
  • Imitación de sonidos de animales
  • Gestos insultantes o escupitajos (Copromimia)
  • Uso involuntario de palabras obscenas (Coprolalia)
  • Repetición de sonidos, palabras o frases (Ecolalia)

Los tics no suelen ser perjudiciales para la salud general de una persona, pero los tics físicos, como sacudir la cabeza, pueden ser dolorosos. Pueden ser peores en algunos días que en otros y suelen agravarse durante períodos de estrés, ansiedad o cansancio.

Las personas con síndrome de Tourette pueden tener problemas de conducta, como comportamiento antisocial, rabietas repentinas o comportamiento inapropiado.

La mayoría de las personas con síndrome de Tourette experimentan un fuerte impulso antes de que el tic aparezca. Estos sentimientos son conocidos como sensaciones premonitorias. Las sensaciones premonitorias solo se alivian una vez que se ha realizado el tic.

Algunas sensaciones premonitorias que pueden presentarse son:

  • Sensación de ardor en los ojos antes de parpadear.
  • Dolor de garganta seco antes de gruñir.
  • Articulación o músculo que pica antes de sacudirse.

Se cree que la mitad de los niños diagnosticados con el síndrome de Tourette advertirán una reducción significativa en sus síntomas a medida que se acerquen a la adultez.

En algunas personas sin embargo, el síndrome de Tourette les acompañará durante toda su vida, siendo probable incluso que los síntomas se agraven.

¿Pueden controlarse los tics?

Aunque los tics son involuntarios, algunas personas pueden suprimirlos por un breve tiempo. Será necesaria una gran concentración para resistir el impulso al tic, pero con práctica se puede conseguir un cierto nivel de control. Algunas personas podrán suprimir sus tics más fácilmente que otras.

Es habitual que los niños con el síndrome de Tourette quieran suprimir sus tics en la escuela, ya que es un entorno en el que pueden sentirse observados, y por no sobresalir quieran controlar sus tics.

Sin embargo, en casa las familias notarán un aumento en los tics de sus hijos, ya que la vida en el hogar es más relajada y ayuda a los niños a sentirse cómodos expresando sus tics.

¿Cómo se trata el Síndrome de Tourette?

No hay un tratamiento que pueda detener por completo los tics, pero las terapias conductuales y los medicamentos pueden ayudar a controlar notablemente los síntomas.

Terapias conductuales

Pueden proporcionar herramientas para ayudar a una persona a aprender formas de cambiar ciertos comportamientos. Cómo técnicas específicas, pueden ser útiles:

  • Entrenamiento de inversión de hábitos.

Implica resolver los sentimientos que provocan los tics. A continuación se centra en encontrar una forma alternativa, menos notable, de aliviar el impulso al tic.

  • Exposición con prevención de respuesta (ERP).

Implica controlar la necesidad de producción del tic. La técnica se utiliza para recrear la necesidad de tic y entrenarte a tolerar la sensación, sin hacer el tic, hasta que pase esa necesidad.

Medicación

Ciertos medicamentos pueden ayudar a reducir la frecuencia y/o la intensidad de los tics durante un período de tiempo, aunque en general no resultan en sí mismos una solución definitiva.

¿Qué relación tiene el Síndrome de Tourette con otros trastornos?

Hasta el 85% de las personas con el Síndrome de Tourette suelen experimentar además afecciones y características concurrentes que pueden incluir:

  1. Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).
  2. Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).
  3. Dificultades de aprendizaje.
  4. Trastorno del espectro autista.
  5. Trastornos del sueño.
  6. Depresión.
  7. Irritación y rabia.
  8. Ansiedad.

Cuando una persona presenta tics y síntomas comórbidos, esto se conoce clínicamente como síntomas de desarrollo neurológico mixto. 

Estos síntomas adicionales pueden causar más problemas que los tics, ya que complican el cuadro siendo sin embargo menos evidentes.

¿Tenía Mozart Síndrome de Tourette?

En 1983 en el Congreso Mundial de Psiquiatría de Viena se plateó la posibilidad de que el genio compositor y pianista austriaco, Wolfgang Amadeus Mozart pudo tener el Síndrome de Tourette.

El compositor cumplía con el diagnóstico, debido a sus movimientos de la cara, las manos y los pies de forma repetitiva. Además de las palabras obscenas que normalmente repetía.

Parece ser que tenía un comportamiento hiperactivo y un tanto obsesivo-compulsivo. Tomaba objetos y parecía estar permanentemente jugando con ellos. Se describen también impulsos que no podía controlar y que lo llevaban a tocar a otras personas.

También hay evidencia sobre la presencia de tics vocales y coprolalia. Se señala que imitaba sonidos de animales, particularmente el maullido de gatos.

Si quieres saber más sobre el Síndrome de Tourette te recomiendo este libro, que además de explicar las causas del trastorno, cómo se diagnostica y cómo manejarlo, facilita información y consejos para que cada persona pueda manejar sus propios síntomas.

Síndrome de Tourette, mucho más que tics Alida Garrido
Valora este artículo

Resumen: El síndrome de Tourette (ST) suele iniciarse en la primera infancia y normalmente dura toda la vida. Se caracteriza por la presencia de múltiples tics motores y vocales, siendo habituales además los problemas de conducta.

3.9

De utilidad


Opinión del lector: 4.5 (3 votes)

Tags: , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑