Lo que no sabes de la Sexsomnia o sonambulismo sexual

Sexsomnia

Sí, es justo lo que parece. Hoy hablaremos de parasomnias (de la raíz griega “para”, que significa al lado de lo normal, y del latín “somnus”, que significa dormir), es decir, de fenómenos sensoriales o motores anormales que ocurren antes de dormir, durante el sueño o al despertar.

La Clasificación Internacional de los Trastornos del Sueño distingue este tipo de trastornos en tres categorías:

  • Las que ocurren durante el sueño REM, como las pesadillas o la parálisis del sueño.
  • Las que ocurren durante el sueño no REM, como el sonambulismo o los terrores nocturnos.
  • Otras parasomnias, como la enuresis o la catatrenia.

La sexsomnia, también denominada sonambulismo sexual, es una parasomnia o trastorno del sueño poco común, caracterizado por una activación motora determinada que da lugar a conductas sexuales inapropiadas e involuntarias en la fase de sueño profundo, como intentar realizar de forma inapropiada el coito o masturbarse durante el sueño, y con amnesia posterior a lo ocurrido. Esto ocurriría durante el sueño no REM, cuando el cerebro está dormido profundamente pero los músculos no están inmovilizados.

Según un estudio forense de hombres que cometieron agresiones sexuales, recogido por The Canadian Journal of Psychiatry, se observó que en el 2% de los casos de agresión sexual juzgados ante el tribunal había victimas dormidas, y que en un 10% de los pacientes ambulatorios evaluados se incluía una víctima dormida. Debido a esto, se planteó la posibilidad de que el trastorno fuera más frecuente de lo que se creía en un primer momento.

Por otra parte, en este mismo estudio se hace una distinción con el sonambulismo, destacando la no excitación sexual en el mismo, característica muy presente en la sexsomnia, entre otras distinciones, y considera la sexsomnia como una nueva entidad clínica.

Sin embargo, otro estudio recogido por la Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría en 2018, concluyó que la sexsomnia suele coexistir con el sonambulismo. Teniendo este una prevalencia en la infancia del 22% y en la edad adulta del 2%, existiendo una historia familiar de sonambulismo en el 57% de los pacientes, que sugiere la existencia de un patrón genético o hereditario.

¿Qué causa la sexsomnia y cómo se manifiesta?

Según la OMS, la sexomnia está presente en el 2% de la población mundial pero no existen evidencias científicas sobre las causas y, por tanto, se desconoce su origen.

Un estudio publicado en la Revista de Neurología indica que la sexsomnia parece afectar más a adultos jóvenes varones y a aquellos con antecedentes de otros tipos de parasomnias relacionadas con el sueño no REM, como el sonambulismo. Asimismo, se señalan factores de riesgo que pueden provocar estos episodios nocturnos:

  • Contacto físico con otra persona en la cama
  • Consumo excesivo de alcohol, drogas o ciertos medicamentos
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Trabajar por turnos
  • Fatiga
  • Sueño fragmentado y de mala calidad
  • Otras alteraciones del sueño, como las apneas obstructivas del sueño o el síndrome de piernas inquietas

Sus manifestaciones son muy diversas, pero siempre vinculadas a conductas de índole sexual, como intento de iniciar el coito, caricias a la pareja de cama, masturbación, orgasmos espontáneos o comportamiento abusivo.

¿Cómo se trata la sexsomnia?

Al ser un trastorno del sueño poco común y en el que hay poca evidencia científica hasta la fecha, el tratamiento se basa en los que han manifestado ser eficaces en otras parasomnias. Estos tratamientos se basan fundamentalmente en:

  • Enseñar técnicas para una buena higiene del sueño, como establecer un horario regular para irse a dormir y para despertarse.
  • Evitar todas las situaciones que provoquen la fragmentación del sueño o deterioren la calidad, como el ruido o la luz excesiva.
  • Dotar al paciente de medidas de gestión del estrés, como ejercicios de relajación.
  • Eliminar los factores de riesgo, como la ingestión excesiva de alcohol antes de acostarse.

En casos más extremos, donde el trastorno sea constante o perturbador para el funcionamiento psicosocial del paciente o incluso peligroso, puede considerarse un tratamiento farmacológico.

Cómo se relaciona esta parasomnia con otros trastornos

En la mayoría de los casos, la sexsomnia aparece de forma concomitante con uno o más trastornos del sueño. Entre los trastornos más frecuentes están:

Síndrome de piernas inquietas

Caracterizado por la aparición de una sensación molesta en las piernas que obliga a la movilización de las mismas.

Síndrome de apnea obstructiva del sueño

Caracterizado por el cierre o el estrechamiento de la vía respiratoria cuando la lengua o el paladar se relajan provocando el corte de la respiración temporalmente.

Bruxismo

Caracterizado por la actividad de los músculos masticatorios mandibulares durante el sueño produciendo el chirrido de los dientes o un exceso de presión sobre los mismos.

La comorbilidad de estos trastornos del sueño con la sexsomnia se debe al deterioro de la calidad del sueño y a despertares más recurrentes así como a la fragmentación del sueño y de la vigilia.

La sexsomnia en el Cine

“SEXSOMNIA: CASE CLOSED?” (2022, 53`)

Sexsomnia: Case Closed? Es una película documental dirigida por Emma Ailes, donde se muestra la lucha de una mujer por la justicia cuando episodios inesperados de sonambulismo ponen en juicio un caso de violación.

La noche en que su vida cambió, Jade no la recuerda porque estaba dormida. Cuando despierta se siente violada. A su lado, se encuentra el hombre que sería acusado de violarla.

Tres años después, el caso se manda a juicio, pero una llamada telefónica lo cambia todo. Los expertos en sueño refieren que tuvo un ataque de sexomnia, un tipo poco común de sonambulismo que hace que las personas tengan relaciones sexuales mientras duermen. La defensa afirma que el sospechoso creía que ella estaba despierta y consintiendo, por lo que la Fiscalía deja el juicio.

Al encontrarse en esta situación, Jade se propone apelar la decisión de la Fiscalía. Cuando comienza a investigar la sexsomnia, conoce a un hombre que tiene episodios regulares del trastorno y con la esperanza de demostrar que no tiene sexsomnia, se somete a pruebas de sueño y analiza las pruebas de su caso.

Después de que conozca a otra mujer, cuyo violador afirmó ser sonámbulo en cuatro ataques separados contra mujeres, ella investiga si la defensa de la sexsomnia podría estar abierta al abuso y contacta con un abogado que ha defendido en juicios por sexsomnia.

Se trata en resumen de la historia de una mujer cuyo caso de violación fue denegado después de que la defensa alegara que tuvo un episodio de esta controvertida parasomnia.

Referencias Bibliográficas

  • Ariño, H. Iranzo, A. Graig, C. & Santamaria, J. (2014). Sexsomnia. Una forma de parasomnia con conductas sexuales durante el sueño. Revista de Neurología, 29(3), 146-152.
  • Carrillo, J., Gómez, J., Plascencia, N.I. & Núñez, L. (2018). Las parasomnias. Un volcán de erupción erótica nocturna, olvidado al día siguiente. Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría, 46(3), 104-108.
  • Shapiro, C.M., Trajanovic, N.N. & Fedoroff, J.P. (2003). Sexsomnia: A new Parasomnia? The Canadian Journal of Psychiatry, 48(5), 310-316.
Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio