Psicología y Terapia Conductual

¿Qué es la terapia conductual? Técnicas y fundamentos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

La terapia conductual es una forma de terapia que se basa en los principios del conductismo. La escuela de pensamiento conocida como conductismo se centra en la idea de que aprendemos de nuestro entorno.

En la terapia conductual, el objetivo es reforzar las conductas deseables y eliminar las no deseadas o desadaptativas. Las técnicas utilizadas en este tipo de tratamiento se basan en las teorías del condicionamiento clásico y condicionamiento operante.

Una cosa importante a tener en cuenta sobre las diferentes terapias de comportamiento es que a diferencia de otros enfoques teórico-prácticos, la terapia conductual se basa en la acción.

Así, los terapeutas conductuales se centran en el uso de las mismas estrategias de aprendizaje que llevaron a la formación de conductas no deseadas, orientando la terapia hacia la adquisición de nuevos comportamientos.

El comportamiento en sí es el problema, y el objetivo es enseñar a los pacientes nuevos comportamientos para reducir al mínimo o eliminar de este modo el problema.

Se considera que el viejo aprendizaje llevó al desarrollo de un problema, por lo que la idea es que el nuevo aprendizaje puede arreglarlo.

La psicología conductual o del comportamiento

Comprender por qué actuamos de cierta manera siempre ha sido la principal tarea para los psicólogos, para ello han tratado de descubrir los mecanismos que subyacen a nuestro comportamiento.

Aunque actualmente la investigación cuenta con métodos más precisos y sofisticados, como la neuroimagen, para encontrar los vínculos entre el cerebro y la conducta, la psicología conductual hunde sus raíces en una época anterior a que tales métodos fueran comunes.

No hay un consenso absoluto a este respecto, pero los orígenes de la psicología del comportamiento pueden establecerse en los trabajos de John B. Watson, en los primeros años del siglo XX, quien vino a poner el foco de la psicología en el comportamiento observable, frente a las teorías psicoanalíticas que imperaban hasta entonces.

El concepto fue posteriormente desarrollado por el psicólogo ruso Ivan Pavlov, quien publicó extensamente en las décadas de 1920 y 1930 sobre la aplicación de técnicas y teorías de condicionamiento al comportamiento anormal.

En los años 50, B.F. Skinner llevó estas teorías a un nivel superior de desarrollo, mostrando evidencias de que el comportamiento humano es básicamente moldeado por nuestro entorno, y que se ve especialmente influenciado por las consecuencias previas de acciones anteriores.

Así, llegó a formular que tanto el establecimiento como la extinción o eliminación de las respuestas, pueden determinarse por la forma en que se otorgan los reforzadores o recompensas

Uno de sus más conocidos y clásicos experimentos en esta dirección es el denominado «Superstición de la paloma«, que fue llevado a cabo en 1948.

Las bases de la Terapia conductual

Los dos principios básicos que conforman la terapia conductual surgida de las teorías conductistas son el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante

El condicionamiento clásico implica formar asociaciones entre estímulos. El condicionamiento operante por su parte se centra en cómo el refuerzo y el castigo se pueden utilizar para aumentar o disminuir la frecuencia de un comportamiento.

El condicionamiento clásico es una manera de alterar el comportamiento, y existen un buen número de técnicas orientadas a producir este cambio.

Originalmente conocido como modificación de conducta, las principales técnicas utilizadas desde este enfoque son la inundación, la desensibilización sistemática, la exposición o la terapia aversiva.

Otro grupo de técnicas son las basadas en los principios del condicionamiento operante, lo que significa que utilizan el refuerzo, el castigo, la formación, el modelado y otras técnicas relacionadas para modificar el comportamiento.

Estos métodos tienen la ventaja de estar muy centrados en la conducta problema, lo que permite que se puedan producir resultados rápidos y eficaces.

Algunas de las técnicas y estrategias utilizadas desde esta aproximación son la economía de fichas, el manejo de contingencias o la extinción de conductas.

Las técnicas de la Terapia de Conducta más habituales

Fruto del desarrollo de las teorías del comportamiento, hay una serie de técnicas utilizadas en la terapia conductual que han sido bien validadas científicamente como enfoques de éxito para tratar determinados trastornos. A continuación se describen las más habituales.

Desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática fue desarrollada por Joseph Wolfe y fue diseñada específicamente para clientes con fobias. Esta técnica sigue un proceso de “contracondicionamiento”.

Para lograr este efecto, la asociación entre el estímulo y la ansiedad se debilita mediante el uso de técnicas de relajación y jerarquías de ansiedad que propician la desensibilización.

Exposición en vivo

Las técnicas de exposición están diseñadas para exponer al cliente a situaciones temidas y que provocan ansiedad en la vida real.

Inicialmente la exposición se realiza por breves periodos de tiempo para, posteriormente, exponer al sujeto durante períodos cada vez más largos a la situación temida.

Al igual que con la desensibilización sistemática, se utilizan técnicas de relajación para hacer frente a la ansiedad producida por la situación.

Inundación

La inundación implica exponer al sujeto a una situación de miedo real o imaginaria durante un período prolongado. Se acompaña igualmente de técnicas de relajación para afrontarlo.

Esta técnica puede llegar a plantear algunos problemas éticos con ciertos eventos traumáticos, por lo que el paciente debe recibir la información necesaria para que comprenda el proceso.

Técnicas aversivas

Esta tal vez sea la más controvertida de las técnicas conductuales, y suele usarse como último recurso para extinguir conductas indeseables.

La aversión implica básicamente emparejar el comportamiento que se desea eliminar o reducir (como beber alcohol) con un estímulo que provoque una respuesta aversiva (como un medicamento que induce el vómito cuando se toma con alcohol).

Modelado

El modelado se utiliza habitualmente como técnica de elección para mejorar las habilidades sociales, interpersonales, y de comunciación.

Hay diferentes tipos de modelado, según el propio modelo y las circunstancias en que se aplica la técnica: modelado en vivo, modelado simbólico, juego de roles, modelado participante y modelado encubierto.

La pauta común en todas ellas es que se ejecuta o representa una conducta por parte de un modelo, que el paciente debe repetir o copiar.

¿Es efectiva la terapia conductual?

Como se ha comentado a lo largo del artículo, las técnicas de la terapia de conducta aplican los principios del aprendizaje para cambiar las conductas desadaptativas.

Estas técnicas no se enfocan en que los clientes logren comprender su comportamiento, sino en que logren un cambio conductual.

Por este motivo, cuando se trata de problemas de comportamiento específicos la terapia conductual a menudo suele ser más eficaz que otros enfoques.

Las fobias, las crisis de pánico y el trastorno obsesivo-compulsivo son ejemplos de problemas que responden bien a los tratamientos conductuales.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los enfoques centrados en el comportamiento no son siempre la mejor solución.

Por ejemplo, la terapia de conducta no parece ser el mejor enfoque en el tratamiento de los trastornos psicológicos más graves, como la depresión, el trastorno bipolar o la esquizofrenia.


Recursos:
Manual de técnicas de modificación y terapia de conducta


6 respuestas

  1. ¡Excelente! ¡Los temas son interesantísimos! Me parece que están haciendo un buen aporte para todas las personas que quieran conectarse de manera más efectiva a ese fascinante mundo de la psicología y a cualquiera que tenga una necesidad de orientación de tipo conductual ¡Sigan trabajando así! Excelente.

    1. Hola Laura.
      La Terapia Cognitivo-Conductual en combinación con medicación antipsicótica se ha descrito como un tipo de intervención eficaz para la Esquizofrenia. Saludos.

    1. Gracias por tu comentario Susana.
      La terapia de conducta es uno de los abordajes clásicos de la intervención psicológica.
      Nos alegra que el artículo te resulte útil. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?