Trastorno Límite de la Personalidad (TLP). Síntomas y Tratamiento

Eva Mª Vallejo
Compartido por

El Trastorno Límite de Personalidad (TLP), también llamado borderline, es uno de los trastornos de personalidad más complejos y difíciles de diagnosticar.

Debido a que la personalidad es un conjunto de rasgos y formas de comportarnos relativamente estables, es difícil diferenciar un trastorno de la personalidad del modo de ser habitual de la persona.

No obstante, cuando existen comportamientos dañinos que se repiten a lo largo del tiempo, se sospecha un trastorno de la personalidad.

El trastorno límite (TLP) es conocido por la dificultad que tiene el paciente para regular las emociones. Estas personas sienten con intensidad tanto la alegría como la tristeza, lo cual les provoca cambios en el estado de ánimo, impulsividad, problemas con la autoimagen, y relaciones interpersonales inestables.

Síntomas y diagnóstico del TLP

El TLP se inicia al principio de la edad adulta y solo puede ser diagnosticado por un psicólogo o psiquiatra, quienes tendrán en consideración cuatro síntomas principales:

  1. Relaciones interpersonales turbulentas.
  2. Problemas con la autoimagen.
  3. Emocionalidad inestable.
  4. Impulsividad.

El psicólogo debe rastrear estos síntomas a través de una entrevista en profundidad, en la cual hará un recorrido por el desarrollo emocional y cognitivo del paciente, desde su nacimiento hasta la actualidad.

El Manual Diagnóstico para los Trastornos Mentales (DSM) lista una serie de conductas y alteraciones en la percepción, que dejan en evidencia estos síntomas, y deben estar presentes acusadamente en el paciente borderline:

  • Exagerados esfuerzos para evitar un abandono real o imaginado de la pareja, amigos o familia.
  • Relaciones interpersonales turbulentas que oscilan entre la idealización y la devaluación de los demás.
  • Autoimagen alterada e inestable.
  • Impulsividad intensa y dañina, relacionada con el gasto de dinero, abuso de sustancias, sexo, conducción temeraria o atracones de comida.
  • Intentos, amenazas o comportamientos suicidas recurrentes, así como conductas autolesivas, como cortes en brazos o piernas.
  • Sentimiento de vacío.
  • Dificultades para controlar la ira y el enojo, acompañado de reacciones explosivas.
  • Ideas paranoides o síntomas disociativos graves como la despersonalización.

¿Cómo es una persona borderline?

Los pacientes con trastorno borderline interpretan la separación de una forma negativa. Cuando les cancelan una cita o les cambian los planes pueden creer que se trata de un ataque directo a su autoimagen y autoestima.

Esto puede provocar bien un sentimiento de vacío y soledad, o bien comportamientos de ira desproporcionada.

Esta forma de mal interpretar el comportamiento de los demás, se enmarca en relaciones de extrema idealización o desvalorización.

Las personas con este trastorno, pueden ser muy cariñosas con quienes acaban de conocer, y además volverse inmediatamente íntimos, no obstante, el trato puede cambiar con rapidez, pasando a ser críticos, punitivos y crueles.

De igual modo que sus relaciones interpersonales son inestables, lo es también la percepción que tienen de si mismos. Sus opiniones, planes a futuro, escala de valores, amistades e incluso identidad sexual, pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos.

Este tipo de pacientes usualmente acuden a consulta debido a intentos de suicidio o conductas autolesivas. Por lo general, estos comportamientos son consecuencia del miedo a la separación, al rechazo, o la expectativa de asumir mayores responsabilidades.

Son personas que se aburren con facilidad y poseen una elevada reactividad al ambiente, es decir, experimentan intensas emociones de ira, amargura o angustia, que muy rara vez son reemplazadas por sensaciones de bienestar y tranquilidad.

Les resulta difícil controlar sus impulsos, por lo cual suelen discutir y pelear con frecuencia, y continuamente se sienten culpables por sus acciones.

Todos estos síntomas suelen ser motivados por la sensación de abandono, sin embargo, desaparecen o se aplacan cuando sienten que cuentan con todo el apoyo de quienes les rodean.

Tratamiento para el Trastorno Límite de la Personalidad

La psicoterapia y el apoyo familiar son la columna vertebral del tratamiento para el TLP, el cual se puede estructurar a partir de tres objetivos:

  • Proporcionarle al paciente herramientas para el control de impulsos destructivos hacia sí mismo y hacia otros.
  • Enseñarle a regular sus emociones y expresar su malestar.
  • Ayudarle a entablar relaciones interpersonales sanas.

La terapia dialéctica conductual fue diseña específicamente para el tratamiento de este trastorno, y consiste en el aprendizaje de técnicas psicosociales centradas en el mindfludness, como la mejor forma de tolerar la ansiedad y regular el comportamiento.

La terapia grupal, el apoyo familiar y en algunos casos, la medicación, son parte importante de la terapia dialéctica conductual, debido a que es importante instruir a los familiares en técnicas para lidiar con los síntomas borderline, y por otro lado, el paciente encuentra en la terapia grupal, una reconfortante sensación de apoyo en los miembros del grupo.

A su vez, la terapia cognitivo conductual posee herramientas que pueden ser muy útiles para las primeras intervenciones de estos pacientes, especialmente cuando el riesgo de suicidio es elevado.

Este tipo de psicoterapia proporciona primeros auxilios psicológicos para el control de impulsos y el aplacamiento de pensamientos destructivos.

Una vez que el paciente con trastorno límite se encuentre estable emocionalmente, podrán ser aplicados otros tratamientos complementarios, o bien continuar con el trabajo conductual hasta alcanzar el control de la angustia, el correcto manejo de las relaciones interpersonales y la disminución de la impulsividad, lo cual es, finalmente, el objetivo de la psicoterapia.

Suicidio y Trastorno Límite de Personalidad

La conducta autolesiva es una forma de violencia muy vinculada a determinados trastornos de la personalidad, que responde a las alteraciones en el procesamiento de sentimientos y emociones propias de este tipo de trastornos.

Según datos aportados en el XIX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría (2018), en lo que respecta al TLP, el riesgo de suicidio máximo se sitúa entre los veinte y los treinta años.

Entre las personas diagnosticadas desde la adolescencia hasta la mediana edad, el 70% habrá cometido algún intento de suicidio, el 50% lo repetirá incluso más de una vez a lo largo de su vida, y entre un 8% y un 10% llegará a consumarlo.

Estos datos resultan en una tasa de suicidio unas 50 veces superior a la de la población general.

Trastorno Límite de la Personalidad (TLP). Síntomas y Tratamiento Eva Mª Vallejo
Valora este artículo

Resumen: El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) es un trastorno psicopatológico grave, de inicio en la adolescencia, y que se caracteriza por inestabilidad emocional, conductas impulsivas, dificultad en las relaciones interpersonales y problemas de identidad.

3.8

De utilidad


Opinión del lector: 3 (4 votes)

Tags: , ,



One Response to Trastorno Límite de la Personalidad (TLP). Síntomas y Tratamiento

  1. Nancy Segarra Toledo says:

    Buenas noches excelente artículo como todos los que siempre leo. En especial o claro, lo conciso de los temas lo hacen muy didactico y facil de identificar en los pacientes este trastorno. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑