Hipnagogia

Hipnagogia, entre la vigilia y el sueño

Hay algo misterioso en los momentos en que nuestros cerebros deambulan sin las limitaciones de ser plenamente conscientes, o sin tener el control total de hacia dónde se dirigen nuestros pensamientos. Podemos perdernos en ensoñaciones, algunas personas incluso durante gran parte del día, o volvernos conscientes de visiones y sensaciones extrañas en los momentos previos a quedarnos dormidos.

¿Qué podemos aprender sobre la conciencia en ese período de transición entre estar despierto y dormido, conocido como hipnagogia? En este artículo trataremos de explorar los límites conocidos entre la vigilia y el sueño.

¿Qué es la hipnagogia?

Charles Dickens describió esta experiencia como “una especie de sueño que nos invade a veces y que, mientras mantiene prisionero al cuerpo, no libera a la mente del sentido de las cosas que lo rodean y le permite divagar a su antojo”.

Durante la hipnagogia es posible que veamos imágenes surrealistas, escuchemos sonidos o voces, o sintamos como si nos estuviéramos moviendo. O incluso nos moveremos realmente en el caso de los llamados espasmos hipnóticos, en los que un brazo o una pierna pueden moverse repentinamente.

Ha sido en las últimas décadas cuando los investigadores han comenzado a explorar lo que sucede durante el inicio del sueño. Pero el trabajo realizado hasta ahora sugiere que el aparentemente simple acto de quedarse dormido puede no ser tan sencillo como pensamos.

¿Por qué es útil estudiar la hipnagogia?

¿Qué puede descubrirnos el estudio de la hipnagogia sobre el cerebro y la conciencia? Generalmente, el inicio del sueño nos proporciona un experimento natural para estudiar la base de las funciones mentales. Clásicamente, las lesiones cerebrales se utilizaron como una de las formas de estudio para identificar las regiones neuronales responsables de la atención, de la memoria o de la producción del lenguaje. Gracias a que es posible comparar pacientes que tienen lesiones en ciertas áreas con participantes sanos.

Pero durante el inicio del sueño, en cada uno de nosotros ocurre un hecho extraordinario, y es que perdemos progresivamente nuestras funciones cognitivas y perceptivas. Comparando lo que ocurre en cada uno de nosotros es posible identificar qué procesos neuronales están generando esa función cognitiva que perdemos cuando nos dormimos.

La hipnagogia brinda la oportunidad de estudiar estos procesos, ya que es como una puerta a un estado de conciencia involuntario generado internamente, siendo el estado hipnagógico solo uno de los tipos de estados posibles.

¿Qué experimentamos en el estado hipnagógico?

Según los más recientes estudios, la modalidad visual parece dominar el estado hipnagógico, y hasta el 70% de los informes de imágenes hipnagógicas contienen imágenes visuales.

Otra modalidad común de experiencias son las de tipo cinestésico o relacionadas con el cuerpo. Probablemente muchos de nosotros hemos experimentado los llamados tirones o espasmos hipnóticos, principalmente movimientos de piernas cuando nos estamos quedando dormidos. También se han constatado ​experiencias auditivas en aproximadamente el 10% de los informes de imágenes hipnagógicas.

Además de estas modalidades sensoriales, hay cada vez más pruebas de que existe una hipnagogia lingüística, de modo que cuando nos estamos quedando dormidos, una corriente lingüística de conciencia comienza a aparecer en nuestra mente con palabras nuevas, frases inusuales, una mezcla de diferentes idiomas. No ocurre en todos los casos, pero si hay una proporción de personas que experimenta este tipo de intrusiones lingüísticas.

No es un hecho desconocido que algunos artistas, entre ellos Salvador Dalí, adoptaron el estado hipnagógico en busca de inspiración. ¿Qué encontraban de útil en este estado alterado de conciencia?.

Teniendo en cuenta que durante el estado de somnolencia nuestra actividad mental o vida consciente está marcada por la disminución del pensamiento lógico, lo que nos lleva a pensar con menos rigor y menos lógica, se hace más probable la posibilidad de experimentar nuevas ideas, nuevas imágenes perceptivas que no ocurren probablemente durante el estado de vigilia.

El cerebro pierde el fuerte control de nuestros contenidos perceptivos, lo cual es muy interesante desde la perspectiva de la creatividad, porque puedes experimentar cosas que normalmente no sucederían en nuestra mente durante la vigilia. También se sabe que durante las imágenes hipnagógicas, las personas tienden a experimentar recuerdos recientes, probablemente con las distorsiones perceptivas propias de este estado.

¿Hay diferencias entre el estado hipnagógico y soñar despierto?

Tanto el estado hipnagógico como el sueño ocurren espontáneamente. Aunque es posible iniciar el sueño voluntariamente, por lo general solo sucede de forma espontánea, y ambos estados son predominantemente visuales, sin embargo, también hay diferencias importantes.

Soñar despierto tiende a involucrar interacciones más complejas, imaginamos actividades o situaciones sociales: cómo reaccionaríamos y hablaríamos con esa persona o esa otra, cómo haríamos determinada tarea, lo cual no es muy común bajo un estado de hipnagogia. La mayoría de las experiencias visuales hipnagógicas son simples imágenes estáticas o patrones geométricos en movimiento.

Por lo general, durante la regresión hipnagógica del inicio del sueño, perdemos en algún momento nuestra conciencia. Esto no sucede mientras soñamos despiertos, todavía somos conscientes de dónde estamos sentados o caminando o de lo que estamos haciendo. Se trata por tanto de un estado mental mucho menos intenso.

Algunos estudios relevantes sobre la hipnagogia

No son muchos los estudios actuales sobre el fenómeno de la hipnagogia, pero podemos citar, aunque en inglés, algunos de especial relevancia:

Intrusiones de una mente adormilada…

Este artículo de investigación, firmado por Valdas Noreika y otros (2015), y publicado en Frontiers in Psychology se centra en el estudio de las intrusiones lingüísticas presentes en el estado hipnagógico, es decir, en la aparición repentina de anomalías impredecibles en el flujo del habla interna.

El estudio busca describir los contenidos de tales intrusiones, verificar su asociación con la progresión del inicio del sueño e investigar los procesos mentales asociados con las intrusiones lingüísticas, en oposición a las imágenes perceptivas hipnagógicas más comunes.

Atrapado en un ensueño…

Este artículo publicado en la revista Front Psychiatry en 2018, estudia la posible relación entre la ensoñación desadaptativa y la presencia de síntomas psicopatológicos.

El conocimiento actual sobre el ensueño desadaptativo sugiere la participación de síntomas disociativos y obsesivo-compulsivos, así como un refuerzo positivo similar al encontrado en los trastornos adictivos. En particular sus autores encontraron un vínculo estable entre este tipo de ensoñación y los síntomas obsesivo-compulsivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.