Tercera Edad

Cómo ejercitar la mente en la tercera edad

Con el paso del tiempo, nuestro cuerpo y nuestra mente, al igual que nosotros, envejecen. Los seres humanos vamos mejorando poco a poco hasta alcanzar un estado de plena madurez a partir del cual nuestro organismo empieza a acusar más el paso de los años. Al llegar a la tercera edad, por encima de los 60 años, es cuando los achaques más nos pasan factura.

Ese tramo de edad es cuando más debemos cuidarnos. Hace unos años, la OMS revelaba en un estudio que aproximadamente el 15% de las personas mayores de 60 años de todo el mundo sufren algún tipo de trastorno mental. Una cifra que se extenderá a una población global cada vez más anciana. La misma organización menciona en dicho estudio que, en 2050, el 22% de la población será de la tercera edad. Y por eso mismo hay que tener muy claro cómo ejercitar la mente para evitar este debilitamiento.

Trucos para fortalecer la mente a partir de los 60 años

Lo cierto es que hay muchas rutinas muy sencillas que permiten ejercitar y fortalecer la mente incluso cuando se tiene una edad muy avanzada. Es recomendable además incorporar estos hábitos antes para que se conviertan en costumbres, para que formen parte del día a día para que así no haya que forzarse a comenzar una nueva rutina.

El cuidado de la salud mental, desafortunadamente, es algo que siempre ha quedado relegado a un segundo plano, tras la salud física. De hecho, lo habitual al contratar seguros de salud para personas de edades avanzadas es que sus coberturas suelan hacer más hincapié en problemas que suelan llevar a los hospitales.

Aunque, por suerte, cada vez va siendo más fácil encontrar un buen seguro medico para mayores de 70 años que también se preocupe por facilitar soluciones psicológicas, orientadas a la salud mental.

¿Y cuáles son esos trucos para fortalecer la mente a partir de los 60 años? Vamos a verlos a continuación:

Estimula tu mente a diario

Como hemos dicho antes, una de las claves para ejercitar nuestra materia gris y fortalecerla es mantener una buena rutina. ¿Cómo podemos estimular nuestra mente en el día a día? Pues es curioso, porque hay formas muy sencillas de hacerlo.

Prueba a escribir un texto corto al día, aunque sea para resumir la jornada; intenta hacer operaciones matemáticas de cabeza, escucha una nueva canción a diario y trata de tararearla o incluso desafíate cambiando de mano para tus actividades habituales.

Estimula la memoria intentando recordar qué comiste el día anterior o qué te pusiste hace dos días, echa un vistazo a tu agenda del teléfono e intenta retener los números de tus amigos y familiares en lugar de usar su contacto a través del terminal… Todo esto son pequeñeces y, a veces, complicaciones, pero van a hacer muchísimo por tu cerebro.

Busca juegos que desafíen a tu mente

Coge tu teléfono móvil y entra en la tienda de aplicaciones. Si te diriges al apartado de juegos, seguramente vas a poder encontrar toneladas de propuestas gratuitas destinadas a ejercitar tu mente y ponerte a prueba. Lo más clásico, sin duda, son los crucigramas, las sopas de letras y los Sudoku. No fallan nunca, y pueden divertirte mucho más de lo que parece a simple vista.

¿Quieres otras alternativas? Busca aventuras gráficas, juegos de puzles, rompecabezas… Todos ellos han sido diseñados para que el jugador tenga que pararse a pensar, para que ponga la maquinaria gris a trabajar. En definitiva, estimulan tu cerebro.

Relaciónate

Llevar a cabo actividades en las que te relaciones con otras personas también es algo que te puede ayudar mucho. Charlar con amigos o con familiares, quedar para comer o cernar algo, incluso salir a dar un paseo con tu perro. Todo esto estimula al cerebro y lo fortalece.

¿No es posible quedar por la distancia? No hay problema, en la actualidad internet nos lo pone muy fácil para hablar con quien queramos, aunque sea por videollamada o por llamadas. Hay mecanismos de sobra.

También hay que mencionar que existen otras actividades que ayudan a reforzar nuestro cerebro incluso desde más jóvenes. La escritura, el dibujo, la pintura y sobre todo la lectura nos estimulan. De hecho, leer libros, revistas o cualquier material impreso es muy recomendable para el cerebro. Y ya no solo cuando se ha entrado en la tercera edad, es algo recomendable para un buen fortalecimiento mental a lo largo de toda nuestra vida.

Como decíamos antes, al final todo se reduce a establecer ciertos hábitos orientados a la salud cerebral. No hay nada complejo, de hecho muchas de las propuestas son divertidas y entretenidas. Y es que muchas veces no es necesario hacer sacrificios para gozar de una mejor salud, solo hay que buscar la forma adecuada para hacerlo y divertirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.