Doomscrolling y salud mental

Qué es el Doomscrolling y cómo afecta a tu salud mental

Las nuevas tecnologías y la difusión masiva de información a través de medios digitales son sumamente beneficiosas. Hoy, con solo ingresar a una aplicación o portal web, puedes estar al tanto de lo que sucede en todo el mundo, en tiempo real.

Sin embargo, así como la difusión masiva de información acarrea beneficios, también puede perjudicarte. Por ello hoy abordaremos la cuestión del Doomscrolling, una dañina práctica relacionada con el consumo de información que podría acabar con tu bienestar psicológico.

¿Qué es el Doomscrolling?

En nuestros tiempos, en los que estamos constantemente expuestos a la recepción de información, nadie queda exento de tomar conocimiento de malas noticias a través de la web.

El término Doomscrolling hace referencia al consumo desmedido de noticias negativas a través de internet. Implica, seguir navegando por malas noticias, a pesar de su impacto negativo para nuestra salud mental.

El concepto proviene del inglés. Si descomponemos la palabra nos encontramos con que doom significa catástrofe, fatalidad o desgracia; mientras que scrolling implica la acción de bajar en las pantallas para seguir la lectura, en celulares, tablets u ordenadores.

Por ello el término fue adoptado para referirse a la acción de “surfear” en la web a través de malas noticias, catástrofes o tragedias sin poder poner un freno a la acción, por más que pueda resultar dañina.

Origen del término

El concepto de Doomscrolling (del cual ya revisamos su significación) fue adoptado luego de aparecer por primera vez en la red social Twitter, en el año 2018. Sin embargo, esta fue solo una manera de nombrar una práctica más antigua, presente desde el momento en que la información comenzó a ser difundida a través de medios de comunicación de manera masiva.

Este término podría compararse con un fenómeno previo, que se remonta a la década de 1970 llamado Big Bad World Syndrome (o síndrome del gran mundo cruel, en español), que describía el fenómeno producido por la reiteración entre los medios de comunicación de hechos de violencia. Así, el mundo era visto por las personas como “peor” de lo que en realidad es.

De todas formas, aunque el origen de la palabra combinada Doomscrolling puede remontarse al año 2018, fue recién durante el 2020 con la pandemia de Covid-19 cuando creció en popularidad. Siendo así mayormente difundido y, además por el contexto sanitario mundial, mayormente practicado. Fue tal el boom del Doomscrolling durante el 2020 que el Diccionario de Inglés de Oxfrod lo nombró la palabra del año.

¿Por qué es adictivo y dañino?

La conducta de navegar a través de malas noticias podría tornarse una adicción. Ahora revisaremos por qué. La cuestión radica en que los seres humanos, naturalmente, tendemos a la negatividad. Esto se evidencia en el peso que tienen para nosotros las críticas de los demás, por ejemplo, o puede verse en condiciones que afectan a una masiva cantidad de personas como la hipocondría (generalmente despertada por exposición masiva a cierta información).

El Doomscrolling, entonces, no es más que otra dañina adicción que afecta directamente nuestro bienestar. Pero, podrías estar preguntándote por qué caemos en este círculo vicioso y dañino. Científicamente ha sido evidenciado que nuestro cerebro retiene en mayor medida las palabras negativas, por lo que las recordamos mejor.

En intentos por luchar contra el miedo y la incertidumbre, acabamos por caer presos de nuestro comportamiento. Tratando de apaciguar nuestro temor y malestar, terminamos por rodearnos de información que no acaba por hacer más que abrumar y generar más y más dudas.

Por supuesto, hoy en día la información está al alcance de cualquiera, tanto tratándose de fuentes confiables como de otras no realmente verídicas, pero que igualmente podrían generar confusión a muchos. Por estos motivos es que el Doomscrolling es una práctica tan común y, sobre todo, masiva de la que tú seguramente también has sido víctima.

Consejos para evitar el Doomscrolling

En este punto lo más probable es que hayas recordado al menos una vez en la que has caído en las garras del Doomscrolling. Esta práctica es severamente dañina para el bienestar emocional de una persona, es por ello que te diremos ahora qué puedes hacer para poner un freno a la tendencia adictiva a buscar malas noticias en la web.

Estas son algunas medidas que puedes tomar en caso de haber caído víctima del Doomscrolling:

  1. Limitar el acceso a medios de comunicación. Al fin y al cabo, es a través de la masiva difusión mediática que las malas noticias se propagan. Por ello creemos que reducir el consumo de información a través de medios de comunicación te facilitará las cosas.
  2. No cambies de medios de comunicación, solo te abrumará. El ver la misma noticia, reiteradas veces, a través de distintos medios o plataformas solo acabará por complicarte las cosas. Con ver una noticia una vez basta.
  3. Sé consciente de tus intenciones cuando revises tu teléfono. Intenta evitar la revisión compulsiva de tu celular, la fuente más próxima que todos tenemos para adquirir información. Cuando lo uses, piensa en el por qué de tu accionar, y así intenta detectar si no estás sumiéndote en una búsqueda de información innecesaria que acabará por perjudicarte.
  4. Detén el scroll. Cuando navegues por páginas web intenta detectar si es que estás subiendo y bajando, es decir, dando vueltas a una página web en exceso y solo para nutrir tu inseguridad. Esto es justamente de lo que el Doomscrolling trata. Tomar consciencia mientras estás siendo víctima de estos actos puede llegar a aliviarte notoriamente.
  5. Desconéctate. Evita estar constantemente expuesto a tecnologías, por más difícil que pueda parecer. Alejarse de las pantallas y disfrutar de la vida natural puede llegar a ser una excelente estrategia para apaciguar prácticas dañinas como esta.

Esperamos que estos consejos te hayan sido de utilidad y puedas a través de su implementación decir adiós al Doomscrolling. Si bien pueden ser muy ventajosas, las tecnologías y la comunicación masiva también acarrean importantes desventajas. Es por ello que tomar consciencia de cómo pueden perjudicarte es sumamente importante.

Referencias bibliográficas

  • Chisholm, A., & Hartman-Caverly, S. (2022). Privacy Literacy: From Doomscrolling to Digital Wellness. portal: Libraries and the Academy, 22(1), 53-79.
  • Sharma, B., Lee, S. S., & Johnson, B. K. (2022). The dark at the end of the tunnel: Doomscrolling on social media newsfeeds.
  • Ytre-Arne, B., & Moe, H. (2021). Doomscrolling, monitoring and avoiding: news use in COVID-19 pandemic Lockdown. Journalism Studies, 22(13), 1739-1755.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.