Fusión cognitiva

Fusión cognitiva. Cuando crees ser lo que piensas

La fusión cognitiva es la tendencia a creer de forma literal el contenido de los pensamientos y sentimientos.

La fusión cognitiva pudiese tener aspectos positivos, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones termina por ser una limitante en la vida, ya que la mayoría de las personas solo tienen pensamientos negativos.

El término de fusión cognitiva se podría resumir en la siguiente frase: “Soy lo que pienso”.

En este post hablamos de:

La fusión cognitiva

Partiendo de que la fusión cognitiva es creer literalmente todo lo que la mente dice, entonces una persona que se diga a sí misma “soy una inútil y nunca lograré nada en la vida”, terminará por creerlo, aun cuando las pruebas indiquen que, cuando se propone algo, lo obtiene.

Así, la persona puede limitarse mucho, ya que se cree todo el contenido mental, olvidando que la mente solo crea interpretaciones de la realidad, es decir, rara vez representa la realidad objetiva.

Cuando una persona se dice: “Soy mis pensamientos”, lo que se hace es tomar un atajo mental para hacer más sencillo el mundo que le rodea y comprenderlo más rápido, pero esto no quiere decir que dicho proceso sea verdadero.

Para poder soltarse de la fusión cognitiva es necesario que la persona se autodistancie emocionalmente de lo que su mente le está diciendo.

¿Cómo liberarse de la fusión cognitiva?

La buena noticia es que un individuo puede liberarse de esta creencia. Un ejemplo de ello es que, desde la creencia budista, específicamente con los ejercicios de atención plena, uno de los principales postulados es que no somos lo que pensamos ni sentimos.

Según esta perspectiva, somos una especie de conciencia que todo lo observa, por eso, ellos hablan de “Conciencia Testigo”, un término que facilita la comprensión de que “no soy mis pensamientos ni mis emociones, ya que los puedo observar”.

Y, aquello que se puede observar, no soy yo. Esto se debe a que, desde esta concepción, el “yo” es una proyección mental con la que la persona se suele identificar en la vida cotidiana, con respecto a sus emociones, pensamientos y creencias; pero, el “yo” no está más allá de la mente.

¿Entonces qué somos? Según el budismo, lo que verdaderamente somos no puede ser observado, por lo que, lo que se siente u observa no nos define.

Así, en lugar de que una persona comience a creer todo lo que piensa, es mejor detenerse a observar sus pensamientos, tal como cuando miramos las nubes en un cielo despejado. En este caso, el cielo azul sería la mente y las nubes representarían los pensamientos y también las emociones.

De este modo, la persona puede comenzar a tomar distancia de su mente e ir reduciendo este tipo de fusión. El contacto con la conciencia testigo se haría por medio de la meditación.

Otra buena idea para comenzar el proceso de distanciamiento es que tan pronto como la mente comience a decir cosas negativas o que generen malestar, pensar: “este pensamiento no es real”, “este pensamiento solamente es una interpretación de la realidad, pero no se trata de la realidad”, “Yo no soy mis pensamientos ni mis emociones”, “Mis pensamientos y las emociones son solo contenidos de mi mente”.

También se recomienda la respiración consciente para tomar más distancia. A este proceso, contrario a la fusión cognitiva, se le conoce como defusión cognitiva, ya que las personas pueden reconocer un pensamiento, un sentimiento e incluso un recuerdo sin tomarlo de forma literal, es decir, como la realidad.

Sin embargo, no ocurre de un día para otro, sino que requiere de entrenamiento; el objetivo es observar el pensamiento como contenido verbal y solo eso, pero no como la realidad en sí.

Asimismo, la meditación también puede ayudar con algunos de sus ejercicios, para que la persona pueda deslastrarse de esos pensamientos que le paralizan o le hacen sentir mal.

Hay ejercicios de meditación que son formales y otros que son informales. Los formales son aquellos en lo que lo único que se efectúa es la meditación, tomando la posición de loto o caminando o estando tumbados. No obstante, este tipo de ejercicios pudiesen requerir de la guía de una persona experta.

En cambio, la meditación informal es la que se hace mientras se realizan algunas tareas como, por ejemplo, mientras se toma una ducha, se toma un paseo o se organiza un estante en la casa.

Lo fundamental es tomar distancia de los pensamientos por un momento y tomar consciencia de que el discurso que suena solo es un impedimento para poder ver la realidad con mayor claridad.

En este sentido, ser consciente de los pensamientos puede ayudar a que una persona logre emprender o dar el paso que tanto ha querido, pero por el que siempre ha tenido temor, debido a esos pensamientos. También, la persona se puede ver de una forma diferente.

Son muchas las personas que no abordan el cambio que tanto anhelan porque se guían por los pensamientos negativos que le dictan de que no es capaz y que le generan sentimientos poco agradables.

Saliendo un poco de esos pensamientos, también será posible disfrutar más del presente y de cada momento, pues, ¿quién no quiere sentirse bien sin sentir la preocupación constante que le genera un pensamiento negativo?

Un estudio relevante

Se comparte para su descarga en PDF el interesante documento “Fusión Cognitiva en Trastornos de Personalidad” (Juan M. Ramos et al – 2018), en el que los autores nos acercan al concepto de fusión cognitiva desde la perspectiva del abordaje terapéutico de los trastornos de personalidad.

Llegan a conclusiones de especial relevancia en lo que respecta al vínculo entre fusión cognitiva y patología, además de la influencia que el constructo fusión cognitiva puede llega a tener sobre el cambio terapéutico. Puedes descargarlo desde aquí.

Bibliografía

  • Novoa Bazán, A. A. (2020). Fusión cognitiva y sintomatología depresiva en estudiantes universitarios de Lima Metropolitana.
  • Téllez, J. Z., Ortega, M. A. R., Heymann, J. S., Nava, A. M., & Gillanders, D. T. (2020). ¿Eres lo que piensas? Validación del Cuestionario de Fusión Cognitiva (CFQ) en población mexicana. Apuntes de Psicología38(3), 159-166.
  • Vásquez-Dextre, E. R. (2016). Mindfulness: Conceptos generales, psicoterapia y aplicaciones clínicas. Revista de Neuro-Psiquiatría79(1), 42-51.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.