Sentimiento de vacío existencial

Sentimiento de vacío. Causas y consecuencias del vacío existencial

El sentimiento de vacío se caracteriza por una profunda falta de motivación y apatía que se produce, por lo general, luego de haber vivido un acontecimiento traumático.

Dicho sentimiento se puede desvanecer al poco tiempo, a medida que la persona desarrolla otras actividades, pues, muchas veces se trata de un proceso de adaptación ante una nueva situación.

Una de las peores sensaciones que puede experimentar una persona es la de vacío, ya que siente que su vida ha perdido sentido, acompañada de soledad, anhedonia y una sensación de estar desconectado de lo que ocurre alrededor.

En algunas ocasiones, el sentimiento de vacío no se marcha tan rápido, por lo que la persona comienza a sentir angustia, crisis de ansiedad y a manifestar conductas agresivas hacia sí mismo o hacia quienes le rodean.

Estas personas con sentimiento de vacío expresan que se “sienten solos” o les “falta algo en la vida, pero no saben qué es”.

El sentimiento de vacío

En muchas ocasiones se ha asociado el sentimiento de vacío como propio de algunos trastornos de la personalidad, tal como el TLP, o Trastorno Límite de la Personalidad, psicóticos y depresivos. Algunas veces también pueden ser un factor que desencadene adicciones o trastornos alimentarios.

Sin embargo, la autora Nerea Palomares Mora, en su estudio El sentimiento de vacío en el Trastorno Límite de la Personalidad, destaca que el sentimiento de vacío no es específico de las enfermedades mentales, sino que también las personas sanas refieren haber sentido vacío alguna vez en su vida.

No obstante, Palomares Mora también señala que la tasa de suicidio parece estar relacionada con el vacío; aunque es común, poco se habla de la experiencia de vacío, además de que algunos comportamientos están relacionados con este sentimiento.

Asimismo, la autora rememora al destacado psiquiatra Pierre Janet (1859-1947), para quien el sentimiento de vacío es un sentimiento asociado con la nada, con la oscuridad y es propio de pacientes psicóticos. Pierre Janet señala el caso de una mujer internada, llamada Magdalena, en quien observó una evolución de su padecimiento en cuatro fases.

Por un lado, predominaba el estado de tentación, caracterizado por las dudas, obsesiones y problemas interminables, es decir, un sentimiento de inquietud; también describió un estado de sequedad o ausencia de sentimientos, marcado por un negativismo, lo cual se correspondería con un sentimiento de indiferencia.

De igual manera, la paciente mostró padecer un estado de tortura, en el que se notaba su agitación, propio del estado de tristeza y, por último, un estado de consuelo, en el que la persona siente “alegría” y es opuesto al sentimiento de vacío.

Al respecto, Janet escribió que: “El individuo normal siempre se da cuenta de lo que existe a su alrededor y lo percibe como de sí mismo, pero, cuando hay un desquiciamiento en el sentido de referencia, entonces aparece el sentimiento de vacío que, como consecuencia, provoca el delirio de negación en el que la persona puede llegar a afirmar: ‘no tengo cabeza, no tengo cara, no tengo intestinos.’”.

En este punto, el psiquiatra destaca que puede suceder que no solo sea la paciente quien se ha perdido, sino que también “se han perdido los amigos, la confianza de la gente, los sentimientos religiosos y hasta el mismo Dios. Entonces, el hombre está vacío y por el hecho de la supresión de su conducta social, se puede considerar como un hombre muerto”.

Con base en esta descripción, Janet parece denominar el sentimiento de vacío a los síntomas negativos de tipo psicótico.

Esta descripción hace que la autora (Palomares Mora) los considere como parte de los síntomas propios del “delirio de negación”, descrito por el neurólogo francés Jules Cotard –y más tarde denominado Síndrome de Cotard-, en 1880, en el que el paciente se siente vacío, muerto, desvitalizado, como si no existiese.  

Pero, la descripción que hace Janet del aburrimiento es similar a lo que hoy se conoce como sentimiento de vacío en el Trastorno Límite de la Personalidad, relacionado también con la falta de constancia en las actividades.

Si este sentimiento de vacío no es abordado, la persona puede desarrollar una depresión, acompañada de la pérdida de su capacidad para sentir placer, sentimiento de desesperanza o, en los casos más severos, ideación suicida.

Algunos autores enfatizan que, quienes padecen anhedonia y depresión, han demostrado que su funcionamiento cerebral es diferente, es decir, que ocurre una disrupción del mecanismo que posibilita experimentar placer.

Causas del sentimiento de vacío

El sentimiento de vacío es un problema complejo en el que también puede darse una cierta frustración a nivel personal. Sin embargo, algunas de sus causas se asocian con carencias emocionales o pérdidas específicas, tales como:

  • Fallecimiento de un ser querido
  • Insatisfacción en la relación con la pareja
  • Separaciones
  • Soledad
  • Miedo
  • Dependencia emocional
  • Autoexigencia
  • Sentimiento de culpa

Síntomas del sentimiento de vacío

Algunos síntomas del sentimiento de vacío se pueden manifestar a nivel fisiológico, cuando las personas refieren sentir una presión en el pecho; a nivel cognitivo, destacando la sensación de apatía, aburrimiento, inseguridad, desgana, ansiedad o frustración y, en el terreno conductual, la persona pudiese manifestar conductas agresivas, trastornos alimentarios, conductas autodestructivas, aislamiento social o adicciones.

En el afán por llenar el vacío, algunas personas, arrastradas quizá por la ansiedad, incurren en la ingesta de drogas, alcohol, adicción al juego, consumos compulsivos, adicción al trabajo, al sexo, entre otras.

No obstante, estas reacciones no solucionan el problema, sino que lo agravan. Pues la carencia que siente el hombre no puede ser aliviada con objetos. 

Para tratar este cuadro, lo primero que se debe hacer es reconocer el sentimiento y la necesidad de buscar un sentido en la vida, plantearse objetivos vitales, hacer ejercicios de introspección, recurrir a técnicas de meditación o de relajación.

Se debe considerar que este sentimiento de vacío puede ser un signo de trastornos como depresión, adicción o ansiedad, por lo que muchas veces será necesario que el paciente busque apoyo psicoterapéutico.

Bibliografía

  • Garrido-Pinzás, A. (2021). Sobre los episodios micropsicóticos y el sentimiento de vacío. Revista de Neuro-Psiquiatría84(2), 155-157.
  • Palomares, N. (2016). El sentimiento de vacío en el Trastorno Límite de la Personalidad: construcción de un cuestionario sobre sentimiento de vacío en el TLP (Doctoral dissertation, Universidad Complutense de Madrid).
  • Plou, P. M. (2006). Relaciones de dependencia: ¿cómo llenar un vacío existencial? Revista de psicoterapia17(68), 66.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?