Relaciones liana

Relaciones liana, o por qué saltamos de una relación a otra

Las relaciones liana son aquellas en las que las personas terminan una relación e inician otra de forma inmediata. Es un tema que cada día cobra relevancia, debido a todo lo que puede estar oculto detrás de este tipo de comportamiento.

Muchos suponen que cuando una relación afectiva culmina, lo siguiente es un proceso de duelo, como respuesta emocional en la que predomina el dolor, tal como lo enfatiza García Palza en su artículo sobre la narración del duelo en la ruptura amorosa.

No obstante, en las relaciones liana, ocurre que algunas personas terminan su relación y actúan como lo haría Tarzán, es decir, ir por la selva soltando una liana y tomando otra para sostenerse.

Relaciones liana, ¿qué hay detrás?

Tal como se ha mencionado, lo normal es que cuando una relación llegue a su fin, comience un período de duelo en el que la persona puede experimentar ansiedad, tristeza, ira, culpa, soledad, fatiga e incluso impotencia.

También es posible que experimente otro tipo de emociones mientras se encuentra viviendo ese proceso, pero, ¿qué sucede si todo esto “se salta” y se entra en otra relación de forma precipitada?

De acuerdo al psicólogo Vicente Garrido, en su libro titulado: “Cómo sobrevivir a una ruptura”, quienes viven en relaciones liana lo hacen porque sienten carencias, es decir, algo que les falta y creen que con una nueva persona en su vida podrán llenar ese vacío.

¿Has estado en las relaciones liana?

Para identificar si se ha estado en una relación liana, lo primero que se observa es que los períodos de soltería son muy cortos y la persona, por lo general, termina una relación y comienza otra de inmediato.

Cuando esto ocurre, es posible que puedan estar presentes otros problemas, tales como aquellos relacionados con el miedo a la soledad, la baja autoestima o que incluso se trate de dependencia emocional.

Para quienes viven en relaciones liana, se hace necesario considerar qué se esconde detrás de esta relaciones y qué asunto es el que necesitan resolver, por lo que muchas veces es conveniente acudir con un psicólogo, con el fin de evitar este patrón en las relaciones amorosas, ya que, al final, puede terminar siendo perjudicial.

¿Por qué pueden ser perjudiciales las relaciones liana?

Algunas personas viven sus relaciones como Tarzán, sosteniéndose de una liana y yendo a otra por temor a que su autoestima se vea perjudicada. No obstante, en el fondo, es mucho más grande el daño que se ocasionan.

Pues, las relaciones liana pueden funcionar como una anestesia, pero si la nueva relación resulta peor que la anterior, la persona podría caer en un doble sufrimiento emocional.

En primer lugar, la autoestima se erosionaría al doble, además de que nunca resolvería el problema relacionado con el temor a la soledad.

Por otro lado, también continuaría la dependencia emocional, lo cual es un factor de riesgo en lo que respecta a la realización de metas personales.

¿Cómo evitar vivir en relaciones liana?

En un estudio sobre las relaciones paracaídas, se indica que estas relaciones de transición cumplen la función de colchón emocional, sobre todo para quienes no desean atravesar la etapa de duelo. 

No obstante, antes de entrar en una nueva relación, es recomendable seguir algunas recomendaciones, con el propósito de poder dar y recibir amor de calidad, de forma armónica, como, por ejemplo:

  1. Examinar el historial de relaciones para identificar los periodos que van desde la ruptura hasta que se entra en una nueva relación. Así la persona se dará cuenta si ha tratado de colocar una banda para cubrir la herida emocional.
  2. Quienes han terminado de forma reciente una relación, deberían esperar un tiempo considerable, tomando en cuenta que el duelo puede requerir un tiempo diferente para cada persona. 
  3. Identificar las emociones luego de la ruptura: y analizar si se tiene miedo a la soledad, si se quieren solo dar celos a la expareja, entre otras. Esto ayudará a descubrir el origen o el problema que subyace.
  4. Actuar de manera consciente: cuando se sale de una relación y se entra en otra para llenar un vacío o tratar de olvidar a la expareja, se pudiese estar lastimando a la otra persona, pues, se le está usando.
  5. Analizar qué se desea para la vida: esto se hace luego de identificar las emociones. Cabe preguntarse si toda la vida se quiere vivir en relaciones liana o conseguir una pareja con quien formar una unión sólida y estable. 
  6. Acudir por ayuda profesional: en caso de no poder hacerlo por sí solo. Pues, tal vez se requiera de terapia para la solución de problemas emocionales.

Por último, se debe tener presente que todas las personas son seres completos, con virtudes, y que pueden llegar tan lejos como lo deseen. Incluso, algunas veces esto se hace más rápido cuando se está en soledad o con una buena compañía, que con alguien que solo está cubriendo un vacío.

Bibliografía:

  • García Palza, D. Narración del duelo en la ruptura amorosa. Universidad Católica Boliviana San Pablo.
  • Garrido, Vicente. Cómo sobrevivir a una ruptura. Ariel.
  • Rodríguez, José Andrés. Relaciones paracaídas. Psychologies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.