Poner la mente en blanco

¿Es posible poner la mente en blanco?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Poner la mente en blanco es una pregunta que muchos se hacen, sobre todo porque hay quienes aseguran que sí es posible. No obstante, la realidad parece indicar otra cosa.

Quienes más se preguntan si es posible poner la mente en blanco, tal vez sean las personas que se sienten saturadas por toda la información que reciben del medio, o aquellas cuyos pensamientos les aportan malestar o sufrimiento, ante lo cual desearían evitar pensar. Pero, la respuesta no es la más esperada por todos.

Poner la mente en blanco, ¿es posible?

Los motivos por los cuales muchas personas anhelan poner la mente en blanco es porque sienten estrés, fatiga o agotamiento y desean suspender todos sus pensamientos, como si el cerebro tuviese un botón de “apagado” y “encendido”.

Pero, la verdad es que esto no es posible, aunque las opiniones al respecto pueden variar.

En primer lugar, el cerebro es el órgano principal del sistema nervioso central, lo cual significa que su complejidad es alta, siendo capaz de controlar todas las funciones vitales de los seres humanos, incluida la respiración, la digestión y el ritmo cardíaco. 

Respecto a la mente, a esta se le asocia con el cerebro porque está vinculada con todos los procesos que se ejecutan a nivel cognitivo, tales como la memoria, la percepción, la imaginación, el pensamiento, entre otros. Esto ya es un indicio sobre el porqué no es una opción deseable el poner la mente en blanco.

Para que los pensamientos tengan lugar, el cerebro está generando impulsos constantemente, los cuales no se pueden detener. Pero, lo que sí se puede hacer es calmar la mente, que es muy diferente a ponerla en blanco. De hecho, también se puede trabajar sobre los pensamientos rumiantes y encontrar calma mental.

Opiniones controvertidas

Las opiniones respecto a poner la mente en blanco con muy opuestas, pues, hay quienes consideran que sí es posible, mientras que, para otros, esto es imposible.

La ciencia, basada en la experimentación, nos indica que la mente parece “desaparecer”, y que no se puede monitorear su paradero. De hecho, quienes participaron en dichos experimentos manifestaron haber vivido tres estados mentales: deambular por la mente, estar enfocado y borrado de la mente.

En otras fuentes, se ha hecho referencia a un estado que se le denomina mente ausente, pero que sería poco deseable para la mayoría, ya que se trata de un estado en el que, quienes lo padece, experimentan pérdida de la memoria y falta de atención.

La mente en blanco y la meditación

Aunado a lo anterior, hay quienes consideran que la meditación es una manera de poner la mente en blanco, sin embargo, esta postura carece de fundamentos, pues, es un error que ha hecho que muchas personas abandonen practicas saludables, como el yoga, cuando se dan cuenta que no logran poner su mente en blanco, tal como les han prometido.

En efecto, durante la meditación, una de las principales recomendaciones es fijar la atención en un objeto que, al principio, puede ser físico y en prácticas más avanzadas puede ser más abstracto.

Esto permite afirmar que, mientras se esté con vida, los seres humanos tendrán pensamientos, así como el resto de sus facultades mentales, a menos que sufran de algún daño cerebral.

Son muchos los psiquiatras y profesionales de la salud mental quienes coinciden en que no hay posibilidad de poner la mente en blanco.

Lo que una persona sí puede hacer es concentrarse, por ejemplo, en el sonido del aire o en la respiración y lograr con ello que la corteza cerebral se desconecte en parte, lo cual les haría sentir mayor relajación y podrían descansar de ciertos pensamientos agobiantes.

¿Cómo poner en calma los pensamientos?

Quienes se sientan abrumados por sus pensamientos, pueden recurrir a diferentes técnicas de relajación que les permita experimentar calma, en lugar de tratar de poner la mente en blanco, algo que, más bien, les podría llevar a sentir frustración.

Consejos para lograr un estado de relajación mental

Cuando la persona entra en un estado de relajación, se reduce la actividad cerebral cortical, por lo que puede sentir tranquilidad. Esto se puede experimentar siguiendo las siguientes sugerencias:

  • Practicar ejercicios con la respiración;
  • Practicar yoga;
  • Tomar un paseo;
  • Ponerse en contacto con la naturaleza;
  • Cambiar los pensamientos negativos por otros positivos;
  • Desconectarse de la tecnología por un momento y tener un instante consigo mismo, evitando el colapso mental ante las notificaciones de las redes sociales y la saturación de tanta información;
  • Disfrutar del presente, evitando la ansiedad de pensar en el futuro;
  • Poner en práctica el mindfulness;
  • Practicar ejercicios de visualización;
  • Escuchar música relajante:
  • Aplicar la técnica de relajación progresiva de los músculos, entre otras.

Además de estas técnicas, existen otras alternativas para vivir con menos estrés y disfrutar del momento presente. Lo primordial es abandonar el empeño en querer poner la mente en blanco porque mientras más se intente, más se estaría desarrollando un patrón obsesivo. En realidad, lo más importante no es poner la mente en blanco, sino vivir cada momento y disfrutarlo con consciencia.

En caso de que estos consejos no resulten efectivos para lograr un estado de tranquilidad, se recomienda encontrar apoyo con acompañamiento terapéutico.

Referencias:
Ward, A. F., & Wegner, D. M. (2013). Mind-blanking: when the mind goes away. Frontiers in psychology4, 650. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2013.00650

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?