7 claves para tomar el control de tu vida

Compartido por

En nuestro día a día, tenemos una gran cantidad de asuntos a resolver y que coordinar: amigos, familia, trabajo, ocio, descanso… Pero en realidad son pocas las cosas que podemos controlar por nosotros mismos. Aprende a dominarlas y cambiarás tu mundo.

Durante el día tomamos una gran cantidad de decisiones con diferentes resultados. Hemos de incrementar las positivas y reducir las negativas.

Decisiones como cepillarse los dientes antes de dormir, llevar una dieta saludable o ir al gimnasio son algunos ejemplos de acciones que ayudan a sentirse bien y te acercan a tus objetivos de éxito y felicidad.

Las negativas, te alejan de tus objetivos, no te hacen sentir bien, disminuye tu auto confianza y tu seguridad, ya que quitan más de lo que dan.

Por lo tanto, vamos a centrarnos en todo aquello que tu sí que puedes dominar y vamos a dejar de perder el tiempo intentando controlar lo que no está en tu mano.

1. Inhala, exhala, repite

La mayoría de la gente ni siquiera piensa en su respiración, ni el poder que tiene la capacidad de concentrarse en ella. Siente como tu pecho sube cuando inspiras y baja cuando expiras.

La respiración es vital para relajarse y ralentizar tus pensamientos. Con unas simples respiraciones profundas dejas de centrarte en lo horrible de la situación para hacerlo en tu respiración. Cuando te enfocas en tu respiración, puedes contar “uno” mientras inhalas”, “dos” al exhalar. Al llegar a 10, comienza de nuevo. Empezarás a sentirte mejor muy pronto.

2. Háblate bien

Todos tenemos una voz en nuestras cabezas y en ocasiones puede ser muy crítica. Registra las veces que durante el día te envías mensajes negativos a ti mismo. Te sorprenderá con que frecuencia te criticas al cabo de un día, con ese diálogo interno.

Trata de hablarte con compasión, con frases más positivas y estimulantes, verás como tu actitud empieza a cambiar rápidamente. Mensajes del tipo: “todo el mundo se equivoca”, “equivocarse es humano”, “un fracaso no me convierte en un fracasado” o “sólo fallando se aprende”. Estas consignas hacen de nuestro día, un mundo mejor.

3. Da las gracias

Practica el agradecimiento, tu felicidad y productividad aumentará, ya que expresar gratitud hace que nos centremos en la esperanza, el optimismo, la inspiración, la valoración de los esfuerzos y resistir mejor los contratiempos.

4. Presta atención al lenguaje corporal

Según el neurocientífico Amy Cuddy, puedes demostrar el poder y la confianza simplemente cambiando la manera en que sostienes tu cuerpo.

Por ejemplo, la adopción de una postura de confianza con los brazos en las caderas y piernas bien posicionadas aumenta la testosterona y disminuye la hormona del estrés cortisol. Con el lenguaje corporal enviamos mensajes a nuestro cerebro de cómo nos sentimos y qué queremos transmitir, y él, responde al momento.

Ante situaciones que pueden generarte estrés, practica posturas de fuerza para informar a tu mete de lo que esperas de ella.

5. Mantente activo (física y mentalmente)

El ejercicio es una buena oportunidad para simplemente no pensar en nada. Aunque no es obligatorio ir al gimnasio, tómate 20 minutos del día para levantarte y moverte.

El movimiento ayuda a liberar tu mente y tu cuerpo para estimular tu potencial creativo. Caminar se ha encontrado que aumenta la creatividad. Hacer algo de actividad te ayudará con la creatividad y también a focalizar la atención en aquello más importante.

Juega al Sudoku o a hacer crucigramas, o a cualquier actividad que resulte un desafío para tu mente. También puedes obtener un beneficio similar de la meditación. Con sólo de 20 a 30 minutos diarios se ha demostrado que aumenta la concentración, reduce el estrés y la ansiedad, e incluso reduce la sensación de dolor físico.

6. Come inteligentemente

Quizá la comida basura te guste, pero es un claro ejemplo de decisión negativa. Esta alimentación hace a tu cuerpo más lento y bajo de energía.

El consumo excesivo de azúcar, se ha relacionado con todo tipo de trastornos de salud, los cambios de humor y la caída de la productividad. Además, los alimentos procesados ayudan, cuando no son causa directa, de enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad, e incluso el cáncer de mama.

Ten en cuenta que tener siempre a mano algo de verdura o un plato de fruta te ayudará a elegir la opción más saludable cuando estés cansado o hambriento, para evitar que el hambre nos sorprenda.

7. Duerme de forma reparadora

El sueño es fundamental para el enfoque, la concentración, el trabajo y el rendimiento académico, mantener tu apetito bajo control, y toda una serie de aspectos positivos para la salud.

Si nos encanta ver salir el sol, ¡genial!, es una decisión positiva que nos ayudará a estar mejor durante el día y a ser agradecidos. Pero para que sea efectivo, debes estar en la cama a las 9 pm. Nada es tan reparador y positivo como una buen descanso y un sueño reparador.

Si te cuesta calmar tu mente para conciliar el sueño, puedes utilizar auto-instrucciones del tipo: “Estoy orgulloso del trabajo hecho hoy, agradezco a mi cerebro y a mi cuerpo es esfuerzo hecho y ahora voy a dejar que descansen tranquilamente.” También puedes seguir algún consejo para evitar, reducir o eliminar el insomnio.

Conclusión

Si un cambio de vida no es una opción a barajar, al menos es interesante que conozcas algunos métodos, herramientas, técnicas o pautas que harán que tu vida mejore y que, sin darte cuenta, provoquen ese cambio en tu vida.

Adaptado de Catherine Goldberg. The Only 7 Things You Can Control in Life.

Imagen cortesía de GreyerBaby vía Pixabay.com

Opt In Image
¡Recibe Psicopedia en tu correo!
7 claves para tomar el control de tu vida Antonio Aznar García
Valora este artículo

Resumen: A menudo lo urgente nos impide centrar la atención y el esfuerzo en las cosas importantes, las que de verdad nos ayudan a tomar el control de nuestras vidas.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.6 (18 votes)

Tags:



  • jb

    Sin fuentes? Datos contrastados? Estadística? Suena a articulo de revista del corazón

Back to Top ↑