Hebefrenia

Hebefrenia, la esquizofrenia desorganizada

Quizás no lo sabías, pero la esquizofrenia se subdivide en varias categorías. El manual de clasificación de los trastornos mentales DSM-IV describía cinco subtipos de esta condición: catatónica, indiferenciada, paranoide y hebefrénica. Sin embargo, la quinta versión de este manual ha eliminado esta división, perdiéndose una distinción importante para el tratamiento según un gran número de profesionales.

En este artículo pondremos foco en una de las clasificaciones de la esquizofrenia: la hebefrenia. Distinguiremos qué la hace particular, y por qué se la conoce como esquizofrenia “desorganizada”.

¿Esquizofrenia o hebefrenia?

La esquizofrenia es definida como un trastorno mental que tiene como efecto una interpretación errónea de la realidad. Es una enfermedad de gravedad, implicando una distorsión de la realidad efectiva. Afecta la posibilidad de pensar e incluso de comportarse de una persona, y por tanto debe ser tratada durante todo el ciclo vital.

En este artículo nos enfocaremos en una clase de esquizofrenia: la hebefrenia. Esta es una subclase de esquizofrenia que se describe en los manuales DSM-IV y CIE-10, y aunque ha desaparecido de las últimas clasificaciones diagnósticas, su relevancia clínica merece que dediquemos este espacio a describir sus principales características.

La hebefrenia, como se mencionó, es una clase de esquizofrenia. Es decir, forman parte del mismo grupo de enfermedades, manifestando la hebefrenia sus características propias que la convirtieron en una subcategoría diferenciada.

Esta clase de esquizofrenia se caracteriza por “desorganizar” espontáneamente el comportamiento de un individuo. Se producen en alguien hebefrénico alteraciones de la conducta sin motivación alguna, de forma agitada y desinhibida.

La hebefrenia se caracteriza por una aparición precoz, a diferencia de los otros tipos de esquizofrenia. Surge mayormente entre los 15 y los 25 años, su progresión es lenta y en principios puede ser casi imperceptible.

Esquizofrenia “desorganizada”

La definición de la hebefrenia como esquizofrenia desorganizada se debe a la impredecibilidad del comportamiento de quienes la padecen. Quien sufre de este tipo de esquizofrenia, manifiesta síntomas que principalmente afectan su forma de comportarse.

A los hebefrénicos les resulta difícil adecuar lo que dicen y hacen al contexto en que están. Además, sus comportamientos y vocalizaciones en ocasiones se tornan impredecibles, no solo siendo inadecuadas, sino también sin sentido.

La condición también se conoce como desorganizada porque afecta emocionalmente a las personas, impidiéndoles mantener relaciones sociales con otros. Afecta también procesos cognitivos como la atención, emoción, incluso la motivación.

Principales síntomas de la hebefrenia

La hebefrenia se caracteriza por una serie de síntomas principales. Como ya se ha mencionado, es conocida por la desorganización comportamental de quien la padece, y todo el resto de sus síntomas se ubicarán en esta línea. Podemos enumerar dentro de las principales manifestaciones de la hebefrenia a las siguientes pautas sintomáticas.

Desorganización conductual y del habla

Comportamientos y habla socialmente fuera de lugar, inapropiados. Conductas imprevisibles caracterizan a alguien con hebefrenia. Es la principal marca que deja esta condición, y que la distingue de otros tipos de esquizofrenia. Alguien así, por ejemplo, podría insultar a personas que no conoce por la calle, o desnudarse en la mitad de una reunión social sin motivo alguno.

Alteración de la conducta emocional

Así como se comportan y dicen cosas inapropiadas, quienes sufren de hebefrenia también reaccionan emocionalmente de forma inadecuada. Sus emociones no coinciden con el contexto en que están, y pueden generar grandes confusiones en otras personas.

Inicio temprano

Ya mencionamos que las personas con hebefrenia normalmente son diagnosticadas más tempranamente que aquellos que padecen otros tipos de esquizofrenia. Pueden de esta forma comenzar los principales síntomas alrededor de los 15 años (antes también, en algunos casos extremos).

Síntomas negativos predominantes

Los síntomas de la esquizofrenia se clasifican en positivos y negativos. Los positivos abarcan las alucinaciones y los delirios. Por otro lado, los síntomas negativos se destacan por déficits cognitivos y comportamentales.

La hebefrenia se caracteriza por la presencia síntomas negativos, como las ya mencionadas alteraciones conductuales, emocionales y del habla. Mientras que, los síntomas que la mayoría de las personas asocian a la esquizofrenia (alucinaciones) se presentan en mucha menor medida.

Causas y diagnóstico

Las causas de la hebefrenia son actualmente desconocidas. Sin embargo, algunos especialistas insisten en una fuerte carga genética tras ella, siendo más probable el desarrollo de la enfermedad si se tienen antecedentes familiares de esquizofrenia, psicosis o depresión.

Para lograr diagnosticar la hebefrenia se realizan continuas observaciones conductuales, por un período que se prolonga entre dos y tres meses. Así especialistas se dedican a identificar la sintomatología característica, es decir, la desorganización conductual.

Tratamiento de la hebefrenia

Para tratar la hebefrenia se utilizan las mismas estrategias y abordajes que son usuales con cualquier otro tipo de esquizofrenia: sesiones terapéuticas individuales y grupales. También se recetan antipsicóticos que actúan sobre el neurotransmisor dopamina, permitiendo alivianar los síntomas y, en este caso, lograr un mayor dominio conductual. Los fármacos más comúnmente utilizados son: Paliperidona, Olanzapina, Aripiprazol.

Para cualquier tipo de esquizofrenia se requiere de un tratamiento de por vida, donde es necesario un abordaje conjunto por varios profesionales: médicos clínicos, psiquiatras, psicólogos y asistentes sociales, abordando desde aspectos emocionales o motivacionales, hasta cuestiones de salud general y del ámbito psicosocial.

La hebefrenia, un subtipo de esquizofrenia

Este artículo ha tenido como finalidad describir a la hebefrenia o esquizofrenia desorganizada, destacando sus características principales y aquello que la hace diferente de otras manifestaciones de esta enfermedad.

Un esquizofrénico, en cualquiera de sus clases, requiere de acompañamiento para lograr llevar una buena calidad de vida, lo más libre de síntomas que sea posible. Y tú, ¿conocías acerca de la hebefrenia y sus efectos sobre el comportamiento?.

Referencias bibliográficas

  • Ambrós, M. J., Burillo, I., Códoba, A., Córdoba, A., De Miguel Izquierdo, L., Florensa Becana, M., … & Villar, Á. (2011). Acerca de un caso de hebefrenia. Inf. psiquiátr, 35-56.
  • Hecker, E. (1995). La hebefrenia. Contribución a la psiquiatría clínica (1871). Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría., 15(53), 287-293.
  • Pichot, P., Aliño, J. J. L. I., & Miyar, M. V. (1995). DSM-IV. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Editorial Masson, SA Primera Edición. México. Año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.