Grooming o ciber-acoso

Grooming, el peligro que acecha a tus hijos tras las redes sociales

El término anglosajón grooming se ha implementado para referir al ciberacoso online de mayores hacia un menor.

En esta perversa práctica, un adulto (que normalmente se hace pasar por un niño), se contacta con menores de edad vía internet y establece una relación de confianza con ellos. Luego, los incitará a establecer contacto sexual, ya sea invitándolos a conocerlo, o pidiéndoles imágenes de sus cuerpos.

Lamentablemente, esta horrible situación es más y más común año a año. Obviamente, se ve favorecida por el uso indiscriminado de internet que caracteriza nuestros tiempos y el acceso de los niños a él sin un correspondiente control parental.

En este artículo, abordaremos la problemática del grooming. Te contaremos cómo funciona y qué medidas puedes tomar para proteger a tus hijos de sufrir una vulneración como esta, permitiéndoles usar internet de forma segura, sin peligros.

El grooming sucede cuando…

La práctica de grooming consta de una serie de fases, en las que un adulto acosador o “groomer” falsifica su identidad creándose un perfil con el que intentará establecer contacto con niños pequeños en línea. Así, intenta entablar una relación de confianza con el niño, con el fin de poder luego consumar intercambios sexuales.

Las fases del grooming consisten en:

  • Entablar contacto con un menor a través de redes sociales mediante un engaño, con un perfil falso a través del cual el adulto simula ser un menor de edad.
  • Obtener información acerca de los niños, conocer sus gustos y preferencias y usarlos a su favor para ganar su confianza.
  • Generar lazos amistosos. El acosador se encargará de hablar por un prolongado tiempo con el pequeño, escuchar sus problemas, aconsejarlo, será un amigo más e incondicional.
  • En el momento en que el niño haya adquirido total confianza respecto a su acosador, este empezará a obrar. Intentará establecer contacto físico, citarlo en algún lugar para conocerse, o incluso solicitarle fotos de su cuerpo.
  • En muchos casos, enviadas las imágenes, los groomers las utilizan como un medio de amenaza: invitan al menor a conocerlos diciéndoles que, si no lo hacen, difundirán las imágenes obtenidas.

El trabajo del acosador de menores a través de internet es un proceso largo, que puede durar desde semanas hasta meses. Como verás, es una situación perversa que tiene severas consecuencias psicológicas y hasta físicas para los niños.

Vivimos rodeados por tecnología, y es correcto que los menores hagan uso de ella. Sin embargo, es nuestra responsabilidad como padres controlar qué uso hacen de internet y tener conocimiento acerca de los contactos que pueden llegar a entablar.

¿Cómo saber si mi hijo se encuentra en una situación como esta?

Por lo general, los niños u adolescentes que padecen grooming no lo comentan con adultos. Es por ello que, si sabes que tu hijo hace uso de internet, una buena medida de precaución es la de estar atento a cambios en su comportamiento, por más leve que sean.

Tener noticia de cambios en la forma de comportarse de tu hijo podría ser un índice de que algo sucede y un signo de alerta. Los cambios que podrías llegar a tomar como un índice de que algo sucede a tu hijo son:

  • Aislamiento social.
  • Retraimiento respecto de sus padres.
  • Manifestación de síntomas psicosomáticos tales como dolores de cabeza, ansiedad constante o excesiva preocupación.
  • No permitir que visualices lo que está haciendo en internet.
  • Temer salir de casa.
  • Cambios en su rendimiento escolar.
  • Mostrarse apático o indiferente ante situaciones que antes le generaban emoción.

Por supuesto, que estos síntomas se manifiesten no indican a ciencia cierta que tu hijo esté sufriendo de grooming. Sin embargo, sí son indicadores de que deberías estar alerta e indagar acerca de sus usos de internet y, incluso antes de detectarlos, lo mejor es tomar medidas respecto a su acceso y cosas que tiene permitido hacer con y sin supervisión, sin vulnerar su privacidad.

Prevenir el grooming para proteger a tus hijos

Habiendo llegado hasta aquí, probablemente te estés preguntando qué podrías hacer para prevenir el ciberacoso en tus hijos menores de edad. Es una cuestión compleja, ya que tomar medidas al respecto y no vulnerar su privacidad (lo que es necesario e importante para su desarrollo) puede llegar a ser complicado.

Si tu hijo menor de edad hace uso de internet, te recomendamos tomar algunas de estas medidas para prevenir el grooming:

  • Establece lazos de confianza con ellos, consúltales qué hacen en internet, qué páginas les gusta visitar, sin por ello revisar sus dispositivos.
  • Infórmales acerca de esta perversa práctica y los peligros que conlleva. Tu niño debe saber acerca del ciberacoso online, para que pueda estar alerta ante la posibilidad de sufrirlo.
  • Dile que, en caso de que sospeche poder estar padeciéndolo, te lo informe. Hazle saber que puede hablar contigo.
  • Haz énfasis en mantener privados todos sus perfiles en redes sociales y que no acepte ningún tipo de solicitud de contacto de parte de un conocido.
  • Pregúntale acerca de sus amigos, cómo están, quiénes son, de dónde vienen y cómo los conoció. Así tendrás un panorama completo de sus vínculos y podrás evaluar si alguno de ellos podría ser un groomer

Estas son algunas de las medidas que podrás emplear para ayudar a tus hijos a prevenir una situación de ciberacoso y evitar sus consecuencias. Como padres, debemos respetar su privacidad, pero, al mismo tiempo, discernir situaciones de peligro y resguardar que no sean partícipes de ellas.

Y tú, ¿qué medidas tomas para resguardar a tus niños del ciberacoso o grooming?

Referencias bibliográficas

  • Craven, S., Brown, S., & Gilchrist, E. (2006). Sexual grooming of children: Review of literature and theoretical considerations. Journal of sexual aggression, 12(3), 287-299.
  • Spruijt, B. M., Van Hooff, J. A., & Gispen, W. H. (1992). Ethology and neurobiology of grooming behavior. Physiological reviews, 72(3), 825-852.
  • Whittle, H., Hamilton-Giachritsis, C., Beech, A., & Collings, G. (2013). A review of online grooming: Characteristics and concerns. Aggression and violent behavior, 18(1), 62-70.

2 comentarios

  1. Buena tarde, quiero reproducir parte de este artículo sobre le grooming con los créditos correspondientes, en una revista a nivel nacional en mi pais Guatemala

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?