Actitudes tóxicas

Actitudes tóxicas, qué son y cómo evitarlas

Hoy en día, el término “tóxico” es popularmente utilizado para identificar aquellos vínculos basados en mentiras y manipulación. Las relaciones tóxicas pueden llegar a ser sumamente dañinas, dejando graves consecuencias psíquicas.

En este artículo hablaremos acerca de las actitudes tóxicas, qué son, cómo identificarlas y como terminar con ellas o evitarlas. Tú, sin darte cuenta, podrías estar siendo víctima de actitudes tóxicas o incluso tenerlas. Te invitamos a seguir leyendo para informarte al respecto.

Personas tóxicas

La gente tóxica, se caracteriza por entablar relaciones absorbentes con los demás. Afectan negativamente a aquellos con quienes establecen un vínculo, debido a sus actitudes asfixiantes y obsesivas.

Son personas autoritarias, pesimistas y egoístas. Normalmente abusan de la confianza de aquel que se abre emocionalmente con ellos. Son sumamente manipuladores y disfrutan de conseguir dominar a alguien, imponen sus ideas sobre los demás.

Al establecer relaciones engañan con facilidad y puede resultar muy difícil comprender que en realidad se trata de una técnica de manipulación.

Por otro lado, la gravedad de involucrarse con personas de estas características empeora si se tiene en cuenta que las personas nos comportamos de manera distinta según el entorno en el que nos encontramos. Con esto queremos decir que alguien que en su trabajo es sumamente colaborador, simpático y amigable, quizás en sus vínculos personales puede esconder actitudes tóxicas y ser un manipulador de primera.

Ahora bien, te puedes estar preguntando qué implican las actitudes tóxicas, cuáles son las más comunes y cómo poder identificarla. De esto nos encargaremos aquí hoy. Te daremos todas las indicaciones necesarias para que puedas comprender qué es una actitud tóxica y así reconocerlas.   

Las actitudes tóxicas más comunes

Como ya adelantamos, las personas tóxicas se caracterizan por llevar adelante determinadas actitudes que tienen por objetivo manipular para así dominar a alguien más. Ahora te diremos cuáles son las actitudes tóxicas más comunes, para que puedas mantenerte alerta ante la posibilidad de toparte con alguien así.

Mentira

Todos mentimos, eso es cierto. Sin embargo, las personas tóxicas tienden a hacerlo con frecuencia, generalmente con la finalidad de agradar y así ganar la confianza de alguien (a través del camino opuesto, el del engaño). También las personas tóxicas comúnmente mienten con fines de manipulación.

Victimización

A las personas tóxicas el papel de víctima les sienta bien. A través de mostrarse como aquellos a los que todo les sale mal, ganan la compasión de los otros, quienes buscarán ayudarlos a superar obstáculos. Así terminan por ganarse también la confianza de las otras personas, su arma maestra para actuar.

Manipulación

Quizás esta es la actitud tóxica más característica e importante. Esta clase de personas son especialistas en chantajear a quienes los rodean, controlan así las decisiones de sus vínculos, llegando a dominar distintos aspectos de su vida. Cambian las actitudes, pensamientos y creencias de los demás para su beneficio.

Actitud defensiva

Por lo común, cuando se le indica a una persona tóxica que ha hecho algo mal o la persona manipulada comprende que algo no anda bien, se podrán a la defensiva y negarán rotundamente que eso pueda haber sucedido. No admiten crítica alguna, y suelen aprovechar estas situaciones para colocarse en el papel de víctima y generar compasión en los demás.

Celos

La gente tóxica es sumamente celosa y posesiva. A través de estrategias manipuladoras, como ya explicamos, aíslan a las personas con las que establecen relaciones. Esto es una forma de maltrato psíquico que puede llegar a ser de suma gravedad.

Egoísmo

Los tóxicos son egoístas. Se sirven de las demás personas, persuadiéndolas para obtener lo que quieren. Solo que, mediante estrategias manipuladoras, generalmente disfrazan su egoísmo en victimización, creando confusión y alcanzando su objetivo con mayor facilidad.

Elusión de responsabilidad

Las personas con estas características de ninguna manera se reconocerán ser responsables de sus actos dañinos. De acusarlos podrán excusas, incluso culparán a alguien más, pero nunca lo aceptarán. Así se hacen ver libres de cualquier culpa y cargo.

Excesivo rencor

Cuando nos dañan, o hacen daño a un ser querido, es lógico sentir rencor. Es más que común y es humano. Sin embargo, es un sentimiento dañino, ya que no terminará por lo general en beneficiarte de ninguna forma, es por ello por lo que se trata de una actitud tóxica.

Ignorar a los demás

La indiferencia es sumamente dañina y puede tener un gran impacto en los demás. Las personas tóxicas suelen usar la estrategia de la ley del hielo, que consiste en no dirigir la palabra a alguien para demostrar enojo.

Esto puede realmente perjudicar a una persona, que inmediatamente sentirá culpa e intentará encontrar la causa que generó el enfado en aquel que lo ignora. Esta no es más que otra estrategia de manipulación.

Consejos para evitar las actitudes tóxicas

Hasta aquí ya has aprendido cuáles son las actitudes tóxicas más recurrentes, por lo tanto, tienes las armas para poder identificarlas y así darte cuenta de cuáles son aquellos vínculos tóxicos en los que te hayas inmerso.

Sin embargo, a veces las cosas no son tan fáciles y salir de una relación tóxica o evitar esta clase de actitudes puede ser complejo. Te diremos ahora qué puedes hacer para no solo identificar, sino que también evitar actitudes tóxicas.

Empieza por contarle a alguien. Si eres víctima de una relación tóxica, estarán manipulando tus ideas y probablemente no puedas pensar con claridad. Empieza por contar lo que te sucede a alguien más, sabrán darte su opinión al respecto y clarificará tu visión sobre las cosas.

Incluso, si lo crees conveniente, pide ayuda a un profesional, recurrir al auxilio de un psicólogo te permitirá adquirir herramientas para dejar esta relación dañina atrás.

No uses excusas para seguir en la relación. Que exista cariño es importante, pero el amor no lo es todo. Puedes amar a alguien, pueden amarte, pero si del vínculo terminas saliendo perjudicado entonces te aconsejamos replantearte si realmente vale la pena pasar por ello.

Sobre todo, sé firme. Alguien con actitudes tóxicas te hará creer que estás exagerando, que las cosas no son como tú piensas. Se victimizarán e intentarán culparte. Por eso es que debes ya estar preparado para recibir esa clase de comentarios y mantenerte firme en tu decisión de romper el vínculo.

Como verás, evitar actitudes tóxicas definitivamente no es tarea fácil. Sin embargo, tampoco es imposible. Te aseguramos que habiendo leído este artículo y siguiendo estos consejos podrás librarte de las ataduras de un vínculo tóxico. Solo debes animarte a hacerlo.  

Recursos bibliográficos

  • Gaffoglio, L. (2008). Cómo reconocer a las personas tóxicas. La Nación.
  • Gillespie, D. (2017). Taming Toxic People: The Science of Identifying and Dealing with Psychopaths at Work & at Home. Macmillan Publishers Aus.
  • Salazar, J. A. A., Castro, D. P., Giraldo, L. A., & Martínez, L. M. (2013). Relaciones Tóxicas de pareja. Psicología. com, 16.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.