Miedo a matar

El miedo a matar, una fobia de impulsión

Existen personas que temen perder el control. En un escenario imaginario, piensan qué podría llegar a pasar si, al perder la voluntad sobre sus acciones, llegasen a matar a alguien.

El miedo a matar, como cualquier miedo o fobia, puede tornarse una obsesión. Los pensamientos negativos acerca de hacer daño a una persona amada podrían llegar a invadir totalmente a una persona.

Es por eso que, en este artículo, les contaremos acerca del miedo a matar. Veremos en qué consiste, cómo puede desencadenarse y qué hacer en caso de querer ayudar a alguien que lo padece.

Miedo a matar, en qué consiste

Seguramente todos nosotros nos imaginamos escenarios hipotéticos con la consigna: “¿Qué sucedería si…?”. Sin embargo, para algunas personas esta clase de pensamientos esconden grandes miedos, y suelen dedicar gran parte de su tiempo a su imaginación.

El miedo a matar suele invadir a alguien cuando piensa en qué podría pasar si no controla sus impulsos y acciones. Si esto sucede a modo de una posibilidad imaginaria, que no pasa a ocupar mayor lugar en nuestros pensamientos, nada sucede. Sin embargo, para algunas personas esto sucede a menudo, y llega a ser una obsesión.

El miedo a matar, de tornarse un pensamiento obsesivo y recurrente, puede llegar a perjudicar seriamente la vida de alguien, como cualquier pensamiento obsesivo compulsivo. De ser este el caso, debe de recurrirse a un tratamiento psicológico especializado para poder tratar el problema que tanto aflige al paciente.

En este artículo les contaremos qué podría llevar a alguien a desarrollar miedo a matar.  También cómo ayudar a esa persona que padece de esta fobia, a través de acompañamiento y un tratamiento indicado.

Fobia de impulsión

Se denomina fobia de impulsión, al trastorno psicológico que implica ansiedad elevada y pensamientos obsesivos reiterativos vinculados con perder el control. Quienes padecen de esta clase de fobia, temen “volverse locos”, dejar de tener control sobre lo que hacen y que eso los lleve a herir a alguien más.

Las situaciones que imaginan saben que conscientemente no las harían, solo temen perder el dominio sobre su cuerpo y llegar a a convertirlas en realidad.

Las fobias de impulso no concuerdan con la personalidad de quien las padece. Suele presentarse en personas responsables, protectoras y sociables. Rechazan las ideas que tienen, ya que saben que jamás querrían lastimar a alguien más (mucho menos matarlo). Sin embargo, aun así, tienen un temor extremadamente profundo ante la posibilidad de llegar lograrlo.

¿Por qué puede desarrollarse el miedo a matar?

Como en cualquier trastorno psicológico, el miedo a matar puede tener múltiples desencadenantes. No existe un solo motivo que podría generarlo. Aun así, algunos factores o situaciones han probado ser determinantes para desarrollar miedo a matar. Les contamos cuáles son:

Saber de alguien a quien le ha sucedido

Solo oír acerca de un crimen puede llegar a ser suficiente para despertar temor por matar. Mucho más serio será el caso si la persona temerosa conoce sobre alguien que perdió el control y mató. Esto puede llegar a condicionarla y generar estas ideas obsesivas al respecto. 

La muerte de un ser querido

El fallecimiento de una persona amada puede no solo despertar temor a la muerte, sino también temor a asesinar y, aún más, a matar a alguien de nuestra familia o amigos. Una vivencia emocionalmente importante tal como perder un ser querido, puede llevarnos a desarrollar fobias de impulso, como el miedo obsesivo a matar. 

Estar al cuidado de personas indefensas

Estar encargados del cuidado de una persona que no puede valerse por sí misma: ancianos, personas enfermas o pequeños niños, puede llevarnos a imaginar situaciones en donde se les hace daño. Esta idea, podría tornarse una obsesión, y es por ello que puede llegar a derivar en miedo excesivo a matar a alguien. 

Consumo de drogas y alcohol

Sustancias tales como el alcohol y drogas pueden llegar a alterar el estado emocional de una persona, volviéndola propensa al surgimiento de pensamientos negativos y obsesivos. Es por eso que podría, a partir de estos consumos, surgir el miedo por matar a otro.

El nacimiento de un hijo

Un hecho de tanta importancia y carga emocional, como el nacimiento de un hijo, despierta una cantidad masiva de emociones. Entre ellas usualmente aparece una necesidad extrema de protección y también temor a que algo le suceda.

Es por ello que alguien podría llegar a desarrollar miedo a matar ante el nacimiento de un hijo. Temer no solo que algo malo le suceda al pequeño, sino también a ser responsables de eso.

Tratamientos eficaces

Para tratar el temor a matar, lo recomendable es que quien lo padece recurra a psicoterapia. Para los casos de miedos y fobias, la terapia cognitivo conductual es particularmente ideal. Mediante reestructuración cognitiva permite trabajar directamente sobre las creencias del paciente, para poder mejorar su calidad de vida, permitiéndoles vivir sin temor.

Ayudar a alguien con miedo a matar

Si eres cercano a alguien que padece miedo a matar, o incluso fobia, seguro querrás ayudarlo. A veces puede ser difícil pensar en cómo hacerlo, sin embargo, lo mejor que puedes hacer en estos casos es escuchar y comprender a la persona que padece temores obsesivos.

Escuchar, contener y consolar lograrán calmar y liberar, al menos de forma temporal, a quien se siente mal. También puede ser útil preguntarles qué necesitan, o si encuentran alguna forma en la que podrían ayudarlos.

Esperamos que este artículo les haya resultado útil para comprender a aquellas personas que padecen de miedo a matar y cómo podrían ayudarlas a superar su situación. Los miedos pueden adquirir una magnitud enorme, no hay que minimizarlos, sino ayudar a quien los padece.

Recursos

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Edwards, S.; Dickerson, M. (1987). Intrusive unwanted thoughts: A two-stage model of control. British Journal of Medical Psychology, 60(4): pp. 317 – 328.
  • Pareja, M. Á. V. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno obsesivo compulsivo. Psicothema, 13(3), 419-427.
  • Vellosillo, P. S., & Vicario, A. F. C. (2015). Trastorno obsesivo compulsivo. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, 11(84), 5008-5014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.