Tipos de maltrato

Tipos de maltrato. Aprende a reconocerlos y a evitarlos

Sufrir maltrato no solo tiene consecuencias a nivel físico, las secuelas a nivel psicológico podrían también ser de extrema gravedad, marcando a una persona de por vida.

Una relación en la que existe maltrato jamás es sana. Sea ejercido por un desconocido, un amigo o familiares, en la escuela o el trabajo, las relaciones en las que hay maltrato no tendrían que existir. Debemos estar alerta y prestar atención a todos nuestros vínculos, en los distintos ámbitos de nuestras vidas, para asegurarnos de no estar padeciendo ningún tipo del maltrato.

El propósito de este artículo consiste en llevar a los lectores a reflexionar y considerar cómo son sus vínculos. Conocer las clases existentes de maltrato es el primer paso para poder identificarlos y así buscar ayuda.

¿A qué se denomina maltrato?

Denominamos maltrato, a un patrón de conductas que adopta una de las partes de una relación. Lo que hace particulares a estos comportamientos es que la persona maltratadora, mediante ellos, busca adueñarse de la voluntad del otro.

El concepto del maltrato es amplio. Puede tomar las más diversas formas. Los motivos por los cuales una persona decide maltratar a otra también son de los más diversos, pudiendo ir desde la cosificación de la víctima hasta sufrir de algún tipo de adicción a las drogas o al alcohol.

Lamentablemente, al existir variadas formas y tipos de maltrato, algunas de ellas pueden ser demasiado sutiles y pasar desapercibidas. Ustedes podrían estar siendo víctimas de maltrato sin siquiera saberlo.

Nuestro objetivo será presentarles cuáles son las principales formas que el maltrato puede adoptar. Conocer acerca de ellas es el primer paso para detectarlas y así poder terminar con aquellas relaciones que nos dañan.

Tipos de maltrato

Como ya adelantamos, la agresividad del maltratador puede tomar diferentes formas y, por momentos, ser casi indetectable. Les contaremos ahora acerca los tipos de maltrato que existen, para que sepan diferenciarlos y así reconocerlos y evitarlos.

Debemos aclarar que el maltrato puede darse siempre que se establezca una relación entre dos o más personas, pudiendo suceder dentro del entorno familiar, en el trabajo, en la escuela, incluso a través de internet.

Maltrato físico

El maltrato físico, como su nombre lo indica, se produce cuando una persona lesiona el cuerpo de otra. Incluye cualquier acción que produzca marcas, heridas o dolor físico a la víctima.

Las lesiones que el maltratador ejerce, en estos casos, pueden variar en su intensidad y gravedad. Además, puede darse como un episodio único o reiterarse.

Este tipo de maltrato engloba diferentes conductas, por ejemplo:

  • Ejercer cualquier tipo de agresión física, sin importar su frecuencia ni intensidad. Como golpear, morder, arrojar objetos, quemar, jalar del cabello. Todo tipo de acción que implique una herida a nivel corporal o genere dolor en la víctima.
  • Los gestos violentos. Como golpear cosas durante discusiones, amenazas contra la integridad de la víctima, miradas de desprecio.
  • Los abusos sexuales y las violaciones. Acciones en las que no se respeta el consenso de una persona. Por ejemplo, al tocar a alguien sin permiso, abusar sexualmente u obligar a mantener relaciones sexuales cuando no han accedido a ello.
  • Negligencia o abandono. Implica una falta intencional de las personas encargadas del cuidado de alguien en situación de vulnerabilidad, como un niño pequeño o una persona enferma. En estas situaciones no se satisfacen las necesidades del otro intencionalmente. Puede tratarse de necesidades fisiológicas, afectivas o educacionales.

Maltrato psicológico o emocional

En esta clase de maltrato, el contacto físico no existe. Sin embargo, eso no quiere decir que sus consecuencias no vayan a ser severas o duraderas. Ni que su gravedad sea menor que al ejercer un golpe. Al contrario, las consecuencias producto del maltrato psicológico suelen perdurar y puede venir acompañado de maltrato físico.

El maltrato psicológico no es tangible, pero es sumamente dañino. El maltratador en estos casos busca ejercer control total sobre su víctima, sin golpes ni heridas físicas, pero degradándola y convirtiéndola en alguien extremadamente dependiente del abusador.

En esta clase de maltrato, se suelen dar conductas tales como:

  • Realizar sobre la víctima críticas destructivas con el fin de destrozar su autoestima.
  • Controlar horarios, salidas y conversaciones telefónicas.
  • La humillación de la víctima frente a otras personas, para ridiculizarla y avergonzarla.
  • Aislar a alguien, para que no tenga a nadie de su entorno social a quien recurrir más que el maltratador.

La finalidad del maltratador, en estos casos es dejar a la víctima sin recursos, aislándola y rebajando su autoestima, para lograr ejercer total control sobre su vida y sus decisiones. 

Identificar el maltrato para salir de él

Detectar el maltrato puede llegar a ser una tarea especialmente compleja, sobre todo para la víctima. Si lleva muchos años conviviendo con él o su maltratador es un ser querido en el que confía, puede hasta haber naturalizado esta clase de conductas y creer que son correctas.

Ni hablar de aquellos casos en los que se ha crecido en un hogar donde se ejercía violencia doméstica. Esto puede llevar a creer a la víctima que el maltrato es la única forma de relacionarse con los demás.

Lo fundamental es dejar en claro que el maltrato, sea físico o psicológico, jamás será la manera indicada para dirigirse a alguien o formar un vínculo. Las consecuencias de maltratar a una persona pueden ir desde heridas físicas hasta la destrucción de la autoestima y la vida personal de una persona, aislándola de sus seres queridos e impidiéndole decidir con libertad sobre sus acciones.

En casos extremos, el maltrato puede llevar a alguien a cometer suicidio, o ser el propio maltratador quien termine con la vida de su víctima.

Si tras leer este artículo y repensar sus relaciones creen poder ser víctima de alguna clase de maltrato, pidan ayuda. Hacerlo puede ser difícil, pero los invitamos a tomar el valor para hacerlo. Contacten a un ser querido, busquen en redes sociales grupos de apoyo, denuncien a su agresor.

Si sospechan que otra persona está inmersa en una relación de esta clase, o que alguien en condiciones de vulnerabilidad está padeciendo maltratos, como niños, adultos mayores o personas enfermas, intercedan. Involúcrense y ofrézcanse a ayudar cuando la víctima no puede por sus propios medios hacer algo al respecto.

Jamás será culpa suya ser agredidos. La clave está en conocer los tipos de maltrato que existen, para poder identificarlos y reflexionar acerca de sus propios vínculos. Una relación en la que una de las partes maltrata a la otra no es una relación sana.

Busquen ayuda y ofrézcanse a ayudar, para terminar de una vez por todas con los vínculos dañinos.

Fuentes

  • Gómez de Terreros Guardiola, M. (2006). Maltrato psicológico. Cuadernos de medicina forense, (43-44), 103-116.
  • Langone, M. D. (1992). Psychological abuse. Cultic Studies Journal9(2), 206-218.
  • Marshall, L. L. (1994). Physical and psychological abuse. In The dark side of interpersonal communication (pp. 281-312). Routledge.
  • Milner, J. S. (2000). Physical Abuse: Theory. Motivation and child maltreatment46, 39.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.