Sexualidad tántrica

La sexualidad tántrica como vía de conexión íntima

La sexualidad tántrica tiene su origen en el antiguo hinduismo y está fundamentada en una serie de prácticas que se orientan a generar una conexión íntima.

Para la sexualidad tántrica es imprescindible estar presente en el aquí y el ahora, pues, solo así será satisfactoria la experiencia sexual.

¿Qué es la sexualidad tántrica?

La sexualidad tántrica está relacionada con el tantra, el cual versa en un conjunto de textos religiosos que contemplan la espiritualidad como eje central.

Así, la sexualidad tántrica se ejecuta con prácticas meditativas, lentas, en las que la finalidad no es el orgasmo, sino el disfrute de la actividad sexual y las sensaciones que emanan del cuerpo. A través de la energía sexual, se pretende sanar el cuerpo, transformarlo e iluminarlo.

Quienes practican el sexo tántrico consideran que las técnicas de este enfoque son útiles para tratar la eyaculación precoz, la disfunción eréctil y la anorgasmia.

Conocer el cuerpo de la pareja

En la sexualidad tántrica es importante conocer el cuerpo de la pareja, lo cual implica, a su vez, que se conozca el propio cuerpo.

Para lograrlo, es necesario activar la energía sexual y esto se puede hacer, por ejemplo, por medio de un masaje que se le practique a la pareja, con mucha lentitud, lo cual permite que se sincronicen los deseos y necesidades de ambos.

Tal como ocurre con otras prácticas sexuales, si la pareja se siente incómoda en un determinado momento, la actividad se debe detener.

¿Cómo es la preparación?

Para iniciarse en la sexualidad tántrica son esenciales algunas premisas que facilitarán una experiencia exitosa. Entre ellas:

  • Leer más sobre esta práctica: para tener más conocimiento. Esto genera mayor preparación.
  • Tomarse el tiempo necesario: ya que los movimientos en el sexo tántrico son lentos y se debe estar presente en el momento. Es frecuente que la experiencia dure hasta una hora o más, ya que se trata de involucrarse por completo y disfrutarlo.
  • Tener la mente preparada: pues, muchas veces no es sencillo enfocarse en el momento y detenerse a disfrutar, ya que algunas personas pueden sentir tensión o preocupaciones si tienen en su mente los asuntos pendientes. Por eso, se recomienda meditar o hacer estiramientos antes de iniciar el sexo con la pareja.
  • Disponer de un buen sitio: el ambiente es clave para el disfrute. El entorno debe ser relajante, con una temperatura amena, luces tenues, acompañado de música relajante y, si se quiere, con encendido de velas.

Además de lo mencionado, es relevante que la persona se encuentre bien consigo misma, por lo que se sugiere practicar la conciencia plena, o mindfulness, enfocándose en las respiraciones y sensaciones.

Asimismo, se debe explorar el cuerpo, lo cual se puede lograr por medio de un automasaje o con la masturbación. A esta última práctica se le conoce como amor propio tántrico, cuyo fin tampoco es el orgasmo, sino la máxima conexión con el cuerpo propio.

¿Cómo iniciar la sexualidad tántrica con la pareja?

Para iniciar esta práctica con la pareja, se recomiendan los siguientes consejos:

  1. Sentarse cómodamente: uno al otro, frente a frente, con las piernas cruzadas. Ambos colocan la mano izquierda sobre la pareja. El objetivo es sincronizar la respiración y lograr conectarse con el otro.
  2. Evitar la posición horizontal: experimentando y variando con respecto a lo que le hace sentir mejor en ese momento.
  3. Establecer contacto visual: para propiciar la intimidad.
  4. Permanecer calmado: ya que, como se ha mencionado, el sexo tántrico es meditativo, contemplativo.
  5. Ejecutar la técnica de la respiración: respirando a través del diafragma. Se debe comenzar respirando por la nariz, profundamente, y retener la respiración contando hasta cinco. El estómago se inflará y luego, contando nuevamente hasta cinco, se exhalará por la boca. Esta respiración se debe sincronizar con la de la pareja. Otra técnica de respiración la llamada Kapalabhati, la cual ayuda a extender el tiempo de eyaculación en los hombres. Cuando el hombre siente que está por eyacular, entonces inhala con fuerza por la boca y luego exhala por la boca.
  6. Practicar las posiciones: las cuales son muy pocas en el sexo tántrico. La principal es la llamada Yab-yum, que consiste en sentarse con las piernas cruzadas, mientras la pareja se sienta en el regazo y enlaza sus piernas alrededor de la cintura del otro. Posterior a ello, las parejas se abrazan y proceden a sincronizar sus respiraciones. Si se desea, se pueden frotar los genitales contra el otro. Además, esta posición es recomendada para la masturbación y se puede practicar frente a un espejo para conocer más su propio cuerpo. La otra posición básica es el arco relajado, en el que uno de los dos se siente sobre la cama o en el suelo con las piernas rectas, mientras la otra persona se sienta en el regazo de su pareja. Quien se encuentra arriba, se inclina de forma lenta hacia atrás, llevando su cabeza hasta las piernas de la pareja.
  7. Optar por la comodidad: en el sexo tántrico no importa si se está con ropa o sin ella, lo importante es la comodidad. La pareja decide si quiere iniciar estando desnudos, con ropa y luego irse desnudando, o conservar la ropa durante el encuentro.
  8. Enfocarse en todos sus sentidos: para hacer la experiencia mucho más plena.
  9. Olvidarse del tiempo: dejando a un lado los deberes o tareas por cumplir, ya que todos los sentidos y la mente deben estar en ese instante, sin más preocupaciones.
  10. Danzar: en el sexo tántrico es importante alcanzar el equilibrio, estando siempre coordinados.

Finalmente, en la sexualidad tántrica es necesario que la persona esté satisfecha consigo misma, lo cual significa que es recomendable trabajar el amor propio y tener una sana autoestima, ya que esto ayudará a incrementar la confianza y aceptar el cuerpo propio y el de la pareja.

Bibliografía

  • Andrade, M. (2017). ¿Qué es el sexo tántrico? Noviembre3, 2019.
  • Doménech, M. (2009). Explorar el sexo tántrico. Integral: Vive mejor en un mundo mejor, (356), 50-55.
  • Vatek, A. (2012). Cómo practicar sexo tántrico. Manual ilustrado. Ediciones LEA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.