Inteligencia Emocional en el Trabajo

La inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional en el trabajo es sin duda una de las habilidades comunicativas que un buen líder debe manejar, pero más allá de nuestra posición de liderazgo debemos aprender a ser líderes de nuestra propia vida. Eso es fundamental.

Saber interpretar una situación de forma correcta y tomar las acciones pertinentes es casi un superpoder, encontrar la mejor forma de dirigirse a los demás, es crucial a la hora de crear ecosistemas de trabajo de buen rendimiento y buen rollo 

Esta habilidad cobra cada vez más importancia en la actualidad, sobretodo en el ámbito laboral, donde la gran competitividad que hay en el mercado exige a los profesionales que no solo tengan los conocimientos técnicos necesarios, sino que también posean capacidades como la empatía, la adaptabilidad y la resolución para entender mejor a los miembros de su equipo.

Qué es la inteligencia emocional

El máximo exponente de la Inteligencia emocional es el autor Daniel Goleman, psicólogo e impulsor del concepto de inteligencia emocional.

Según Daniel (cómo si fuéramos amigos de toda la vida) la Inteligencia emocional se compone de:

Autoconocimiento emocional o conocimiento de nuestras emociones y de cómo nos influyen para, por ejemplo, saber cómo y cuándo es tu mejor momento para tomar decisiones y cuándo es mejor mantener la boca cerradita.

Autocontrol emocional o autorregulación, que nos permite reflexionar sobre nuestras emociones y dominarlas, para que no caigamos víctimas del arrepentimiento futuro.

Automotivación tener la habilidad para fijar nuestras propias metas y perseguirlas sin la necesidad de empujones externos.

Empatía para establecer vínculos en las relaciones interpersonales, dónde la inteligencia emocional en el trabajo cobra especial importancia.

Relaciones interpersonales o habilidades sociales, que pueden contribuir a nuestro bienestar personal y repercutir en un buen desempeño laboral, sin ninguna duda.

Creo que llegados a este punto estarás de acuerdo conmigo en que la Inteligencia Emocional ha pasado a ser una de las características más importantes en el siglo XXI, en cualquier ámbito ya no solo en el trabajo, sino en cualquier contexto. 

De hecho en la actualidad hay altos cargos que muestran lo importante que es tener dominada está habilidad si queremos lograr el éxito. 

¿Te suena de algo la palabra Tesla? o Elon Musk? Uno de sus pilares es el bienestar de todos sus empleados. Por eso se encarga de forma personal de todos los asuntos de seguridad de sus fábricas. 

Otro gran ejemplo es el abuelo de un amigo mio, en sus tiempos como director de la empresa, mandaba cartas de agradecimiento a todos sus empleados al terminar el año. 

Como te puedes imaginar, está acción causaba una sensación de felicidad y satisfacción muy profunda en sus empleados, e incluso algunos decían que esperaban la carta con muchas ganas cada año. Gracias a estos gestos se fomenta el buen clima en la empresa y la creación de una cultura de inteligencia emocional en el trabajo. 

Cuáles son las características de la inteligencia emocional

Puede que ahora mismo te estés preguntando, pero esas personas, ¿Son especiales? ¿Qué las diferencia del resto, cómo las identifico? Te cuento algunas de las pistas que te van a dar estas personas para que las reconozcas de un plumazo. 

  • Tienen un conocimiento elevado de sus propios sentimientos y no los reprimen, son auténticas y sinceras, te podrán gustar más o menos, pero son naturales cómo la vida misma.
  • Analizan de forma consciente sus sueños y metas, no viven en las nubes, crean un plan y avanzan hacía sus objetivos con paso firme.
  • Tienen un feedback constante de lo que hacen, es decir, revisan las acciones que están llevando a cabo y ponderan bueno y malo, se enfocan en soluciones en lugar de problemas y tienen una mentalidad de crecimiento espectacular.
  • Prestan especial atención a sus emociones, analizan sus propias reacciones y toman el control, no se limitan a sentirlas y se acabó.
  • No se toman las cosas a personal, no se ofenden ni critican, analizan que podrían haber hecho diferente y actúan.
  • Se fijan en las emociones ajenas, intentan ser empáticos con sus semejantes para saber cómo expresan sus emociones y crear una buena conexión.

Inteligencia emocional y liderazgo

En investigaciones bastante recientes, se ha podido observar que existe una relación estrecha entre la inteligencia emocional en el trabajo y el éxito en el mismo. 

Hay estudios que nos indican que, por lo general (repito, POR LO GENERAL), las mujeres suelen obtener una puntuación más alta en campos cómo la empatía o las relaciones interpersonales, creo que de esto no se sorprende a nadie. 

Es relevante dejar claro que es importante no obviar los sentimientos de las otras personas, cómo elemento central de todo buen liderazgo, hay que saber que las emociones importan y mucho. Seguir aprendiendo y mejorando es vital para cualquier líder que pretenda serlo a largo plazo. 

Durante las épocas de inestabilidad es cuándo se demuestran los verdaderos líderes, saben tomar decisiones en beneficio del grupo y comprenden las implicaciones a todos los niveles de sus acciones. Son los primeros que dan ejemplo con sus actos no con sus palabras.

De hecho quiero rescatar una frase que leí hace un tiempo y me encanta:

“No hablemos tanto y actuemos más, que nuestros hijos están mirando” 

Es importante que si queremos realmente marcar la diferencia nos impliquemos a todos los niveles y emociones para demostrar esa conexión con la otra persona. 

Con las RRSS en pleno auge, es más importante que nunca aprender a humanizar nuestra imagen y mostrar, qué cómo cualquier persona, tenemos sentimientos, emociones y no somos de piedra. 

¿Para qué sirve la inteligencia emocional en el trabajo?

A menudo se confunde el objetivo principal de la inteligencia emocional, se cree erróneamente que su fin es controlar las emociones

Nada más lejos de la realidad, en lo que consiste realmente es saber manejar las situaciones en las que aparecen emociones intensas, utilizando técnicas y estrategias que nos permiten reflexionar y tomar las mejores decisiones.

Incluso Daniel Goleman, nos deja bien claro que , en diversos estudios ha observado que el famoso (CI) sólo representa el 20% del éxito de una persona, es decir, el que saca mejores notas no tiene porque ser el que más éxito tenga.

El otro 80% del éxito lo determina la Inteligencia Emocional. Además en un estudio de Capgemini ( que te recomiendo buscar cuándo termines de leer) observó que la productividad podría aumentar hasta un 20% cuando dentro de un mismo equipo se utiliza de forma adecuada la IE.

Quiero invitarte a parar por un momento y reflexionar sobre tus propias emociones, en el día a día experimentamos cientos de ellas, rabia, ira, desconfianza, asco , pereza , euforia, frustración, impotencia…. en cualquier momento y lugar y sin duda esto repercute en tus relaciones laborales. 

Para ayudar a mejorar la inteligencia emocional en el trabajo existen diferentes técnicas que te voy a compartir ahora mismo:

Comunicación asertiva: te ayuda a transmitir tus pensamientos y emociones sin atacar, sin malentendidos y poniendo límites sin faltas de respeto.

Lenguaje corporal: analizar cómo es tu comunicación corporal y la de los demás te ayudará a pivotar mucho en tus interacciones laborales.

Meditación: Es un gran bálsamo que te ayuda a controlar las emociones y te proporciona una capacidad interesante de responder con moderación y manteniendo el control. 

Escucha activa  y sincera: Tenemos dos orejas y una boca por algo, la escucha activa consiste en prestar toda tu absoluta atención a la otra persona, mejora de forma exponencial tus relaciones interpersonales.

Análisis de la situación: Aprender a juzgar las situaciones desde un punto de vista objetivo, aprender a tomar una nueva perspectiva, esto facilitará en gran medida una mejor toma de decisiones. 

Espero que te haya quedado clara la importancia de la inteligencia emocional en el trabajo y en tu vida en general. Las emociones son muy poderosas y llevan miles de años con nosotros. Si aprendemos a sacarles el máximo partido pueden ser nuestro mejor aliado y mejorar cualquier aspecto de nuestra vida en las relaciones intra e interpersonales. 

PD: Te recomiendo la película de Disney – Inside Out, es una forma muy amena de conocer las emociones básicas y la importancia de que todas estén unidas y funcionen correctamente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.