La creatividad se aprende (Video)

Jose Manuel Garrido
Compartido por

No todas las personas creativas son iguales, lo que hace que la definición de creatividad sea un reto y su evaluación una empresa realmente difícil.

La definición psicológica tradicional de la creatividad incluye dos partes: la originalidad y la funcionalidad.

“No se puede ser creativo a menos que se llegue¬†a algo que no se ha hecho antes”, dice el psic√≥logo Dean Keith Simonton, de la Universidad de California. “La idea tambi√©n tiene que ser funcional, de alguna manera, tiene que cumplir con algunos criterios de utilidad.”

Hay un tercer criterio que suele estar presente en las normas que¬†amparan¬†los derechos de propiedad intelectual para los productos y las ideas que nacen de la creatividad de los inventores: “La idea creativa no debe ser una extensi√≥n obvia de algo que ya existe.”

La creatividad entonces implicar√≠a la producci√≥n de una idea que es novedosa, √ļtil y sorprendente. Siguiendo a Simonton: “La novedad separa la idea de la rutina o lo ordinario, mientras que la utilidad la separa de la locura o la mala adaptaci√≥n. El criterio sorpresa por su parte marca la idea como un desarrollo no obvio de las ideas anteriores.”

El estudio de la creatividad por parte de los psicólogos, muy activo desde el comienzo del siglo 20, ha tomado esta definición sólo como punto de partida, ampliándolo y poniéndolo en cuestión desde diversos puntos de vista.

La conexión entre personalidad y creatividad

Seg√ļn Simonton¬†debe hacerse una clara distinci√≥n entre la creatividad con “c” y la creatividad con “C”.

La primera se utiliza a menudo como un indicador de la salud mental, incluye la resolución de problemas cotidianos y la capacidad de adaptarse al cambio. La segunda, por otro lado, es mucho más rara. Se produce cuando una persona resuelve un problema o crea un objeto que tiene un gran impacto en la forma en que otras personas piensan, sienten y viven sus vidas.

Además de esta distinción, Simonton observa una diferencia entre el tipo de creatividad que ayuda a un pintor a crear obras maestras, y el tipo que ayuda a un físico a desarrollar nuevas teorías sobre el origen del universo. Ambos tipos requieren un dominio excepcional de habilidades, pero las diferencias de personalidad llevan a los individuos a actividades muy diferentes.

“El criterio m√°s importante es la cantidad de restricci√≥n existente en el proceso creativo”, explica Simonton. “La ciencia tiene que ser restringida a un proceso cient√≠fico, pero hay mucho menos limitaciones en los artistas. Muchos artistas vienen de ambientes m√°s ca√≥ticos, que los preparan para crear con menos l√≠mites estructurales.”

La motivación y la inteligencia

En la d√©cada de 1920, el psic√≥logo Louis Terman, comenz√≥ a¬†estudiar la relaci√≥n entre la inteligencia y la creatividad. En una muestra longitudinal de ni√Īos inteligentes, encontr√≥ que no todos destacaban en¬†el desarrollo de sus capacidades creativas.

Fue entonces cuando los psicólogos empezaron a darse cuenta que algo más que la inteligencia era necesario. Para Simonton, este algo más es la capacidad de ver las cosas desde una perspectiva diferente.

“Es necesario un cociente intelectual de alrededor de 140 para aprender lo suficiente de f√≠sica para ser realmente creativo en esta disciplina”, dice Simonton. “Pero a√ļn teniendo ese cociente intelectual m√≠nimo, todav√≠a hay algo m√°s que debe estar ah√≠ para que una persona sea verdaderamente creativa.”

La creatividad se aprende

La hipótesis que sustenta el documento gráfico que ofrecemos hoy es que todos tenemos la capacidad de ser creativos, y en esa linea transcurre la entrevista realizada por Punset al experto en creatividad Ken Robinson:

“Todos poseemos un talento,¬†todos tenemos la capacidad de ser creativos; y la mayor√≠a vivimos sin saberlo, convencidos muchas veces de que el creativo es aquel que sabe componer melod√≠as, o escribir una poes√≠a.”

Ken Robinson reclama en este capítulo de Redes la necesidad de que en nuestra sociedad existan entornos donde cada uno pueda encontrar la inspiración necesaria para desarrollar su creatividad.

Cómo entrenar la creatividad

Si atendemos a las investigaciones realizadas en el ámbito de la psicología en relación a las variables que influyen en la mejora de la creatividad, podemos establecer como relevantes las siguientes:

1. Cultivar la curiosidad y el inter√©s. Esto supone¬†prestar¬†atenci√≥n a las cosas por s√≠ mismas (Csikszentmihalyi, 1996), cuestionando lo obvio, no con esp√≠ritu de contradicci√≥n, sino con intenci√≥n de a√Īadir otras posibles explicaciones a las ya admitidas y otras posibles soluciones a las ya¬†conocidas.

2. Ampliar la capacidad de discriminación perceptiva. Lo que cada uno de nosotros podemos aportar a cualquier campo de creación o conocimiento no es la realidad, sino la manera en la que interpretamos esa realidad.

3. Ejercitar nuestra capacidad de pensamiento lateral. Debemos aprender a seguir la lógica del deseo y no centrarnos tan solo en lo viable, en lo operativo o en lo posible. (De Bono, 1992)

4. Relativizar la importancia del juicio de los dem√°s. El juicio de los dem√°s impone¬†presiones a√Īadidas y condicionamientos superfluos. La creaci√≥n requiere de cierta libertad, y si estamos constantemente preocupados por lo que pensar√°n otras personas, ser√° dif√≠cil plantearse retos.

5. Considerarnos capaces. El principal freno para desarrollar la creatividad es creernos incapaces de realizar algo creativo en cualquier ámbito de actuación. Solemos confundir un fracaso inicial con una incapacidad real. (Buzan, 2003).

What exactly is creativity?

Imagen cortesía de Richcd vía morguefile.com

La creatividad se aprende (Video) Jose Manuel Garrido
Valora este recurso

Resumen: ¬ŅSe aprende la creatividad igual que se aprende a leer? Esa es la opini√≥n del conocido experto Ken Robinson.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4.2 (9 votes)

Tags: ,



Back to Top ↑