Cómo afrontar la Depresión Posparto (Guía en PDF)

Psicopedia.org
Compartido por

El nacimiento de un bebé puede desencadenar una cascada de fuertes emociones, sentimientos de alegría, de miedo o incluso de ansiedad. Pero también puede resultar en algo mucho más grave e incapacitante como la depresión.

Muchas nuevas mamás experimentan el llamado “baby blues” o leve depresión posparto, que suele incluir cambios de humor y ataques de llanto que se desvanecen rápidamente. De hecho puede durar unas horas o desaparecer entre diez y quince días después. El Baby Blues es considerado un síntoma normal de la madre primeriza. Sin embargo, algunas de estas madres primerizas experimentan una forma más severa y duradera de la sintomatología, llegando a desarrollar lo que conocemos como depresión posparto.

Signos y síntomas de la depresión posparto

En el caso de la depresión leve o “baby blues”, los síntomas duran sólo unos pocos días y suelen incluir: cambios de humor, ansiedad, tristeza, irritabilidad, llanto, disminución de la concentración y dificultad para dormir.

En cuanto a la depresión posparto normalmente incluye los síntomas ya mencionados pero de forma más intensa y más duradera, llegando a interferir con la capacidad de la madre para cuidar de su bebé y enfrentar otras tareas cotidianas, y pudiendo durar hasta varios meses. Además se añaden otros síntomas como: pérdida del apetito, insomnio, fatiga, pérdida de interés en el sexo, sentimientos de vergüenza, culpa o insuficiencia, rechazo del bebé o pensamientos autolíticos.

Causas de la depresión posparto

No hay una sola causa para la depresión posparto. Los factores físicos, emocionales y de estilo de vida juegan un papel importante.

Los cambios físicos. Después del parto, una dramática caída de las hormonas (estrógeno y progesterona) puede contribuir a la depresión posparto. Otras hormonas producidas por la glándula tiroides también pueden caer en picado, lo que puede provocar sensación de cansancio y agotamiento. Los cambios en la presión arterial, el sistema inmunológico y el metabolismo pueden contribuir a la fatiga y a los cambios de humor.

Los factores emocionales. Cuando estás privada de sueño y abrumada, es posible que tengas problemas para manejar incluso los problemas más pequeños. La madre puede estar ansiosa acerca de su capacidad para cuidar de un recién nacido. Puede llegar sentir que ha perdido el control sobre su vida. Cualquiera de estos factores puede contribuir a la depresión.

Influencias del estilo de vida. Son muchos los factores de estilo de vida que pueden conducir a la depresión posparto, entre ellos un bebé exigente o hermanos mayores, dificultad para la lactancia materna, problemas financieros o incluso la falta de apoyo de la pareja u otros seres queridos.

Cómo afrontar la depresión posparto

La depresión posparto no es una condición clínica que pueda ser superada generalmente sin ayuda, por eso es importante acudir a un profesional de la salud ante cualquier indicio de depresión. No obstante es posible hacer algunas cosas que contribuirán sin duda a acelerar la recuperación:

Toma decisiones de estilo de vida saludables. Incluye la actividad física, como un paseo con tu bebé, en la rutina diaria. Toma alimentos saludables y evita el alcohol y los excitantes.
Establece expectativas realistas. No te presiones a ti misma para hacerlo todo bien y  de inmediato. Escala tu vuelta al hogar. Haz lo que puedas y deja el resto. Pide ayuda cuando la necesites.
Toma un tiempo para ti misma. Si sientes que el mundo se hunde a tu alrededor, toma algún tiempo para ti misma. Vístete, sal de la casa y visita a un amiga o aprovecha para hacer cualquier recado. También puedes programar un tiempo a solas con tu pareja.
Responde positivamente. Cuando nos enfrentamos a una situación negativa, debemos centrarnos en mantener los pensamientos positivos. Incluso si una situación no deseada no cambia, puedes cambiar la manera de pensar sobre ella y en consecuencia tu respuesta a la misma.
Evita la soledad. Habla con tu pareja, familiares y amigos sobre cómo te sietnes. Pregunta a otras madres sobre sus experiencias. Pregunta a tu médico acerca de grupos locales de apoyo para las nuevas mamás o mujeres que sufren depresión posparto.

Como complemento de gran valor práctico para aquellas mujeres que sufren una depresión posparto (también para sus familiares, amigos y profesionales de la salud), ofrecemos para su descarga una Guía de Autoayuda editada por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, que bajo el título “Afrontar la depresión posparto”, desarrolla toda una serie de consejos y recomendaciones para detectar, afrontar y superar con éxito este problema tan común y a menudo tan incapacitante.

Recuerda que la mejor manera de cuidar de tu bebé es cuidar de ti misma.

Cómo afrontar la Depresión Posparto (Guía en PDF) Psicopedia.org
Valora este recurso

Resumen: Compartimos una guía de gran interés práctico para aquellas mujeres que sufren una depresión posparto.

3.8

Muy útil


Opinión del lector: 4 (8 votes)

Tags: , , , ,



  • Pilar Monreal

    Es muy interesante lo que decís. Hay algunas cosas que nos pasan a las mujeres después de dar a luz ,al volver a casa con nuestro bebé. Durante el embarazo llevábamos a nuestro niño dentro y ésto nos hacía sentirnos seguras porque nada malo le podía pasar allí pero, ahora está fuera, expuesto a peligros y nosotras también estamos fuera del cuidado de enfermeras y médicos.Esto nos hace sentirnos muy vulnerables y es normal porque lo estamos ya que tenemos que hacer un aprendizaje nuevo a marchas forzadas porque tenemos una personita a la que atender. Por otra parte, nos miramos al espejo y nos cuesta reconocernos, porque no tenemos el cuerpo que teníamos antes de embarazarnos ni el que teníamos antes de parir , encima estamos muy cansadas, no tenemos tregua entre toma y toma para limpiarnos los pechos, dar de mamar, cambiar los pañales, dar una cabezadita si podemos, etc. Mis maestros decían que se producen dos duelos en la mujer, uno por la pérdida de la seguridad de llevar al bebé dentro y el temor que eso produce y el otro por la pérdida de la imagen corporal anterior al embarazo.Esto no es malo ni bueno, es lo que ocurre los primeros días en que , además, se dará una readaptación del grupo familiar porque hay un nuevo miembro y, esto mueve el piso de todo el sistema.Por último, no olvidemos la exigencia interna y a veces externa de aprender a ser madre enseguida y de hacerlo todo perfecto para ser “buena madre”.
    Si por lo que sea la mujer ya traía cierta carga de vulnerabilidad y se añade toda esta “movida”, será caldo de cultivo para una posible depresión postparto.

    • Psicopedia

      Gracias Pilar por esta excelente aportación. No hay nada más enriquecedor que la propia experiencia. Gracias por compartirla!

Back to Top ↑

Inline
Inline