Autismo y Síndrome de Asperger en el DSM-5

Jose Manuel Garrido
Compartido por

La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) ha revisado su manual diagnóstico, conocido como el Manual Diagnóstico y estadístico (DSM). La quinta edición (DSM-5) se publicó el 18 de mayo de 2013 y su versión en castellano apareció en el mes de octubre de ese mismo año.

El DSM es uno de los dos principales conjuntos internacionales de criterios de diagnóstico para el autismo. Es influyente, pero no es el principal sistema usado en España ni en Europa. Analicemos los principales cambios que incluye el DSM-5 en relación con el autismo y el síndrome de Asperger.

¿Qué dice el DSM-5 sobre el Autismo y el Síndrome de Aperger?

Los criterios diagnósticos son revisados ​​periódicamente por un equipo de expertos, teniendo en cuenta las últimas investigaciones y avances científicos. El DSM-5 incluye algunos cambios que pueden afectar a la forma en que serán diagnosticadas las personas con algún trastrono del espectro autista.

Sin embargo, es importante añadir que aunque el DSM es influyente, el principal conjunto de criterios utilizados en España y en gran parte de Europa es la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud. No es esperable por tanto ningún cambio inmediato en la forma en que el autismo y el síndrome de Asperger serán diagnosticados en nuestro país.

Éstos son algunos de los principales cambios que recoge el DSM-5 en torno al Autismo:

– En el DSM-5, los términos “trastorno autista”, “trastorno de Asperger» y «trastorno desintegrativo de la infancia” han sido sustituidos por “trastorno del espectro autista“. Para muchas personas, el término “síndrome de Asperger” es parte de su vocabulario del día a día, por lo que es entendible su preocupación alrededor de la eliminación del síndrome de Asperger como una categoría específica. Todas las personas que actualmente tienen un diagnóstico del espectro autista, incluyendo las personas con síndrome de Asperger, mantendrán su diagnóstico. Nadie va a “perder” su diagnóstico debido a los cambios en el DSM-5.

– El uso anterior de tres áreas de dificultad se ha reducido a dos áreas principales:

  • La comunicación y la interacción social.
  • Los patrones repetitivos y restringidos de comportamiento, intereses y actividades.

– El énfasis en el diagnóstico cambiará desde dar un nombre a una condición clínica a identificar todas las necesidades que una persona tiene y cómo éstas afectan a su vida.

– El DSM-5 ha introducido “elementos dimensionales“, que dan una indicación de cómo una determinada dificultad o condición afecta a cada persona. Esto ayudará a identificar la cantidad de apoyo que necesita un individuo.

– Por último, el DSM-5 incluye una nueva enfermedad llamada “trastorno de la comunicación social“. Este nuevo trastorno se caracteriza por dificultades en la comunicación verbal y no verbal que no se pueden explicar por la baja capacidad cognitiva. Incluye dificultad para aprender y utilizar el lenguaje hablado y escrito, así como respuestas inadecuadas en la conversación. No incluye patrones repetitivos y restringidos de comportamiento, intereses o actividades. El trastorno limita la comunicación efectiva, las relaciones sociales, el rendimiento académico y el rendimiento laboral.

The National Autistic Society
Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Autismo y Síndrome de Asperger en el DSM-5 Jose Manuel Garrido
¿Te gusta este artículo? Valora su utilidad

Resumen: El nuevo DSM5 ha introducido una serie de cambios en los criterios diagnósticos que veníamos siguiendo para los tratornos del espectro autista. Estos cambios se analizan en el presente artículo.

3.7

Muy útil


Opinión del lector: 3.7 (18 votes)

Tags: , , ,



4 Responses to Autismo y Síndrome de Asperger en el DSM-5

  1. Khun says:

    ¿Dónde puedo descargar el DSM-V?. Gracias, gran página, es un apoyo para la formación de psicólogos, sobre todo porque es un acercamiento a la parte práctica de la profesión. Saludos. Att. Estudiante de psicología de 3 año

  2. A. Fernández says:

    Buenas tardes,
    Estamos haciendo unas compañeras y yo un trabajo para la universidad que trata de hacer un proyecto que se enfoque en alguna tipología de discapacidad, y hemos elegido el Síndrome de Asperger. Con todo, debido a los cambios del DSM-V nos preguntamos si es correcto hablar extensamente del TEA y luego tratar brevemente otros trastornos como son el síndrome de Asperger, el autismo, el trastorno del desarrollo no especificado, etc.
    ¿Estaría bien este enfoque?

    Muchas gracias por su atención.

    • Psicopedia.org Psicopedia.org says:

      Hola. Si atendemos a la nueva clasificación recogida en el DSM-V no sería un enfoque correcto, ya que todos los trastornos que comentas son ahora un TEA con diferente nivel de gravedad o déficit.
      Lo que ha hecho el DSM-V es consolidar el trastorno autista, el trastorno de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo dentro del trastorno del espectro autista. Los síntomas de estos trastornos representan por tanto un único continuo de alteraciones, de leves a graves, en los dos dominios de comunicación social y de conductas o intereses restringidos y repetidos, más que trastornos diferentes.
      Así, por ejemplo, muchos individuos previamente diagnosticados de trastorno de Asperger ahora recibirían un diagnóstico de trastorno del espectro autista (TEA) sin deterioro intelectual ni del lenguaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑