Despersonalización

Despersonalización, la extrañeza respecto a uno mismo

¿Te has sentido “fuera de tu cuerpo” por momentos? ¿Has tenido pensamientos que no identificas como tuyos? ¿Sientes lejanía respecto a ti mismo? Entonces, puedes haber padecido de despersonalización.

En este artículo, abordaremos la despersonalización: qué es, qué implica, cuándo es normal y cuándo se convierte en una patología que impide el normal desarrollo de la vida cotidiana de alguien. Si quieres saber si has padecido o padeces de despersonalización y cómo superarlo. Entonces sigue leyendo.

Despersonalización, ¿de qué se trata?

¿Has oído hablar alguna vez acerca de la despersonalización? Quizás no, pero seguro, por momentos, has sentido extrañeza respecto a ti mismo, una sensación bastante extraña, ¿verdad? La despersonalización, justamente, refiere a una alteración de la percepción o de la experiencia del sí mismo. Así, uno se siente “separado” o incluso alejado de sus sensaciones corporales y de sus pensamientos. Es como si uno fuera un simple espectador de sus experiencias, sin sentirlas como propias.

Las personas que experimentan despersonalización describen sentirse separados de su existencia física. Manifiestan, que lo que les sucede, no parece pertenecerles. Sienten lejanía respecto a lo que le pasa a su materialidad física y, en ocasiones, también lo sienten respecto a sus pensamientos, sensaciones y sentimientos.

Se ha elegido este término para identificar esta serie de sensaciones previamente descriptas, ya que en las personas en que se producen estos fenómenos falla el reconocimiento del sí mismo.

Desrealización, un concepto diferente

En muchas ocasiones, los términos de despersonalización y desrealización suelen utilizarse como sinónimos. Sin embargo, es importante diferenciarlos y considerar por qué no implican lo mismo.

La desrealización consiste en la sensación de sentirse fuera de la realidad. Es decir, implica sentir que no estamos situados en el presente, altera la percepción del mundo exterior, que para el individuo se presenta como extraño o hasta irreal (de ahí el nombre del término).

Ya verás que despersonalización y desrealización implican similitudes: en ambos la persona se siente distanciada respecto a los acontecimientos presentes. En el primer caso, esto sucede en torno puntualmente a su persona. En el segundo, se da respecto del mundo real exterior. Sin embargo, es importante contemplar que no implican la misma sensación y deben de saber diferenciarse. 

Señales de despersonalización

Para poder visualizar de mejor manera qué implica la despersonalización, te daremos ahora algunos ejemplos de los más comunes sucesos que experimentan las personas que la padecen. En ellos es común:

  • Tener pensamientos de extrañeza. Tales como sentir que aquello que les está sucediendo no les pertenece o no les está sucediendo a ellos.
  • No sentir como propias las sensaciones de su cuerpo. Sensaciones tanto provenientes de estímulos internos (como el hambre, sed o el sueño) así como sensaciones desencadenadas por estímulos externos (una caricia, un pinchazo). Ninguna de ellas es vivida como propias en alguien que experimenta despersonalización.
  • No identificar a sus pensamientos como propios. Probablemente este sea el más destacado signo de la despersonalización, en muchas ocasiones quienes se sienten de esta manera se extrañan de sus mismos pensamientos, a los que no identifican como pertenecientes a sí mismos.

Seguramente te has sentido así en alguna ocasión, has experimentado alguno de estos sucesos y, te aseguramos, no tienes de qué preocuparte: es sumamente normal. El problema respecto a la despersonalización inicia cuando las sensaciones de extrañeza respecto al sí mismo se vuelven recurrentes y hasta cotidianas. Ahí es cuando debe de considerarse seriamente realizar una consulta con un especialista.

Trastorno de despersonalización-desrealización

Como mencionamos unos renglones más arriba, la sensación de despersonalización pasa a ser alarmante cuando se produce con frecuencia, pudiendo dar lugar a un trastorno psicológico. El trastorno de despersonalización-desrealización justamente identifica este tipo de casos, y es también la razón por la cual los términos de despersonalización y desrealización se confunden (aunque ahora ya sabes la diferencia).

Como ya habrás deducido, esta condición se caracteriza por una persistente sensación de lejanía respecto al propio cuerpo y los propios procesos mentales. Así como la sensación de estar alejados de la realidad exterior (lo que refiere puntualmente a la desrealización).

Entre las causas que podrían llevar a la contracción de este trastorno, se encuentra el consumo de drogas psicoactivas. Sin embargo, el factor que más notoriamente se vincula al trastorno de despersonalización-desrealización, son los cuadros de ansiedad.

Quien padece de este trastorno, afirma tener la sensación de “presenciar una película de su vida” donde no formaría parte del elenco. De darse estas condiciones, el trastorno puede llegar a interferir en diversos aspectos de la vida personal de alguien, tales como su desarrollo profesional y laboral y sus relaciones interpersonales.

Puede llegar a ser sumamente angustiante, y obstaculizar el desarrollo de una vida normal. Por ello, en caso de presentar recurrentes signos de despersonalización (o también desrealización) lo mejor es consultar a un especialista para proceder a realizar una evaluación.  

Despersonalización, no es necesariamente una patología

Ya sabrás a este punto, la despersonalización no necesariamente implica una patología. Sensaciones de estas características son sumamente normales, y no hay de qué alarmarse si ocurren esporádicamente. En cambio, si tus sentimientos de despersonalización se vuelven recurrentes, no desaparecen y obstaculizan tu vida cotidiana, entonces será necesaria la visita a un especialista.

Es probable que patologías como trastornos de ansiedad o cuadros de depresión impulsen el desarrollo de este tipo de pensamientos y, con la ayuda indicada, es posible superarlos. Esperamos que este artículo te haya permitido vislumbrar qué implica la despersonalización, y qué hacer en caso de padecer un trastorno relacionado con ella. 

Referencias bibliográficas

  • Burón Masó, E., Jódar Ortega, I., & Corominas Díaz, A. (2004). Despersonalización: del trastorno al síntoma. Actas Españolas de Psiquiatría, 32(2), 107-117.
  • Cruzado, L., Núñez-Moscoso, P., & Rojas-Rojas, G. (2013). Despersonalización: más que síntoma, un síndrome. Revista de neuro-psiquiatría, 76(2), 120-125.
  • Díaz, M. J. M., & León, A. M. (1998). El síndrome de despersonalización-desrealización en los trastornos de ansiedad y de personalidad. Intus: Revista de la Cátedra de psicología médica y psiquiatría y UD de historia de la medicina, 9(1), 37-52.
  • González Calvo, J. M., & Rejón Altable, C. (2002). El extrañamiento en la Psicopatología:¿ despersonalización, desrealización, trastornos del yo?. Actas Españolas de Psiquiatría, 30(6), 382-391.
  • Sierra-Siegert, M. (2008). La despersonalización: aspectos clínicos y neurobiológicos. Revista colombiana de psiquiatría, 37(1), 40-55.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.