Acúfenos o Tinnitus

Acúfenos (o tinnitus): bases psicológicas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

El acúfeno es uno de los problemas médicos más consultados en atención primaria, estimándose que afecta a una población de entre 17 a 20 personas por cada 100 en los países desarrollados.

¿Te has despertado alguna vez en mitad de la noche con un molesto pitido en los oídos que no lograbas hacer desaparecer? ¿Has intentado ponerte a estudiar, pero ese molesto zumbido no te ha dejado concentrarte?

De ser así, podrías estar sufriendo de acúfenos, un fenómeno bastante frecuente que afecta a más del 30% de la población en algún momento de sus vidas (o incluso para siempre), y que tiene una amplia repercusión psicológica en su día a día.

En este post hablamos de:

¿Qué son los acúfenos?

Llamamos acúfenos, o tinnitus, a aquellos ruidos que a veces podemos llegar a percibir en nuestro oído (en uno o en ambos) y que no son perceptibles para ninguna otra persona (no proceden por tanto del exterior). Este carácter subjetivo los hace realmente molestos y resistentes a cualquier tratamiento, y además la gran mayoría no tienen una causa conocida y concreta.

Mientras que algunas personas los describen como un incesante pitido, otras hablan de ellos como un silbido, un sonido metálico o el aleteo de mosquito.

El motivo más frecuente de su aparición suele estar relacionado con la exposición continua a un ruido especialmente intenso, como suele ser el de las discotecas o el de algunos tipos de trabajos. En estos casos, con suerte, el pitido desaparecerá a las pocas horas, y la persona volverá a recuperar una audición completamente normal.

Sin embargo, esto no siempre sucede, y quien lo sufre podría pasar años o incluso toda una vida percibiendo este desagradable pitido. Cabe destacar que, en algunas ocasiones, estos acúfenos van acompañados de una cierta pérdida de audición, por lo que la visita a un especialista se hace especialmente necesaria.

La psicología de los acúfenos

Tal y como mencionábamos, puede existir una causa física que produzca el acúfeno. Así, en algunos individuos existe una afectación a nivel de vías nerviosas, ya sea en el oído interno, nervio auditivo o alguno de sus componentes.

Asimismo, algún tipo de problema en el oído medio (como la perforación del tímpano) también podría estar detrás de este problema. Sin embargo, esto no siempre es así, y aún queda un mundo por descubrir al respecto.

Los profesionales de la salud cada vez están más convencidos de que existe una implicación psicológica en el origen de estos pitidos. Tal es así, que se ha llegado a postular al estrés como uno de los principales causantes de su aparición y mantenimiento.

Para que lo entendamos, el estrés causaría una sobreexcitación de la corteza cerebral auditiva y del área límbica, aspectos que podrían estar detrás de este trastorno. Asimismo, el bruxismo, la ansiedad y los problemas cervicales causados por la tensión también podrían llegar a generarlos.

Estos molestos pitidos van asociados muy habitualmente a la pérdida auditiva o hipoacusia. Por otra parte, cabe mencionar que las repercusiones psicológicas del tínnitus pueden llegar a ser innumerables, especialmente para aquellas personas en las que el proceso se cronifica.

Así, no es de extrañar que las personas que los padecen puedan llegar a padecer irritabilidad, depresión, insomnio, problemas de concentración, incomprensión, desesperanza, etc. Este cuadro se agrava en aquellas personas especialmente inseguras, de baja autoestima y con tendencia a la inhibición de sus emociones.

¿Hay una solución para el tinnitus?

Lamentablemente, aún no sabemos lo suficiente acerca de este desagradable fenómeno (no son una enfermedad, sino un síntoma relacionado con el sistema auditivo). En algunas ocasiones, los zumbidos van cesando con el paso del tiempo o desaparecen por completo. En otras, los acúfenos permanecen, y a la persona no le queda otra que convivir con ellos.

La habituación pasa a convertirse pues en el objetivo terapéutico a corto y largo plazo. Es decir, la persona debe aprender una serie de técnicas para disminuir la cantidad de atención que presta a los ruidos, para pasar a centrarse en otros estímulos.

Uno de los tratamientos más utilizados es la Terapia de Reentrenamiento del Tinnitus (TRT), en la cual se busca reducir la percepción del molesto ruido. De esta forma, la persona aprende a hacer más llevadera la presencia del acúfeno, tratando de mejorar su respuesta emocional ante él, mejorando de este modo su calidad de vida.

Por otro lado, la reestructuración cognitiva y la relajación también suelen ser de gran ayuda en estos casos. La primera busca que la persona reflexione acerca de sus ideas negativas y catastrofistas acerca del problema, mientras que la segunda busca encontrar la calma y paz mental tan necesarias en algunos casos.

En resumidas cuentas, aunque estemos hablando de un problema que se presenta de forma desagradable y molesta, se hace fundamental ser lo más realistas posible ante él y evitar caer en el drama.

Cada vez existen más estrategias y métodos para abordar este problema, y hemos de confiar en que algún día no muy lejano pueda encontrase una solución definitiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?