Dejar de fumar con ayuda

Cómo superar las dificultades más habituales para dejar de fumar

En el quinquenio 2010-2014, se produjeron en España 259.348 muertes atribuibles al tabaco, lo que supuso una media anual estimada de 51.870 muertes. Un 13% del total de las defunciones ocurridas en población de 35 años de edad y mayor. En el 2016, se registraron 56.122 muertes por el mismo motivo.

Ni estas cifras – pertenecientes al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad – ni las campañas con fotografías impactantes en cajetillas de cigarros o cartelería, ni siquiera la muerte de un ser querido a causa del tabaco han conseguido que algunas personas dejen este hábito tan nocivo y perjudicial para su salud y la de los demás, aun teniendo la firma intención de hacerlo.

¿Por qué? La respuesta es simple: existen muchas dificultades en el camino y no se busca la ayuda adecuada. La importancia de la terapia psicológica para dejar de fumar, si una persona experimenta dificultades, es crucial para abandonar la adicción.

No se necesitan trucos mágicos sino ayuda profesional

Resulta paradójico que para deshacernos de unos kilos demás consultemos a un nutricionista, mientras que para dejar de fumar confiamos en un parche, vaporizadores y otras artimañas cuyos efectos nunca han sido probados.

“Intentar dejar de fumar poniéndote parches o vapeando, es como intentar bajar de peso solo quitándole el ketchup a las patatas fritas del McDonald’s”, opina Luis Miguel Real, psicólogo experto en adicciones y creador de un revolucionario curso online para dejar de fumar. “Aquí no hay trucos mágicos para dejar de fumar en 30 minutos”, agrega.

A lo que se refiere este profesional avalado por instituciones como la Universidad de Valencia, la Red Nacional de Apoyo y Soluciones para adicciones Adictalia.es, el Centro Valenciano de Psicoterapia, Doctoralia y otras instituciones, es a la importancia de una terapia psicológica para acompañar y apoyar el proceso de dejar la adicción al tabaco.

La propuesta de Real combina terapia – tanto presencial como a distancia- y un curso online. Los resultados son avalados por cientos de sus pacientes, con opiniones verificadas. “Me centro en ayudar a la gente a auto-observarse y hacer cambios en consecuencia. A utilizar la cabeza, no a hacer el payaso con el horóscopo o fumadas cuánticas. Hablo de psicología, ni más ni menos”, asegura el profesional.

Por qué es tan difícil dejar de fumar

Tal y como mencionamos anteriormente, la respuesta más contundente tiene que ver con que las personas no buscan o no reciben el apoyo profesional adecuado para hacerlo.

Pero además, porque la vida no se detiene mientras intentamos deshacernos de este hábito y por lo tanto, permanentemente nos expone a la tentación, volviendo cada vez más difícil lograr nuestro objetivo.

La ansiedad y el estrés son los dos factores que más atan a las adicciones en general y a la del tabaco en particular. Y ningún fumador está libre de ellos. Cuando después de haber dejado de fumar la persona siente deseos de coger un cigarrillo, se produce un estado de ansiedad muy difícil de controlar.

Por otro lado, es imposible vivir en una burbuja durante el tiempo que intentemos dejar de fumar y, por lo tanto, nos vemos expuestos a encuentros sociales donde no pasa mucho tiempo sin que alguien encienda un cigarrillo y, como es sabido, fumar es en buena medida un hábito social.

Los desafíos de los exfumadores

Evitar la recaída es uno de los retos más importantes de quienes dejan de fumar. La ansiedad inicial es muy fuerte y aunque se atenúa con el tiempo, si no tenemos el debido apoyo profesional, la recaída es muy probable.

Además, al abandonar la adicción al tabaco suelen enfrentarse otros problemas derivados como la ganancia de peso, la depresión, fobias, ahogos, etc.

De hecho, quienes llevan ya algún tiempo sin consumir tabaco se sienten orgullosos de sus logros, pero atraviesan muchos problemas:

“Siento como que me ahogo cada vez que tengo que subir escaleras, y de jugar un partido ya ni hablamos”, “Conseguí estar varios días sin fumar, luego me dio ansiedad y volví a fumar enseguida”, “Casi todas mis amigas fuman, no creo que pueda dejarlo nunca. ¿Qué hago, volverme una ermitaña?”: Estos son algunos testimonios reales con los que se encuentra Luis Miguel Real en sus terapias y cursos.

“¿Qué es imprescindible para dejar el tabaco sin volver a fumar después? No hablo de estar sin fumar tres días y luego volver a empezar. Digo dejar de fumar. No es lo mismo”, indica Real. “Esto no es para todas las personas. Es para las personas que se toman en serio a sí mismas y están dispuestas a invertir tiempo para dejar de pagar por inyectarse matarratas todos los días”, agrega.

Terapias y cursos online para dejar de fumar

La buena noticia es que, ante estos y otros desafíos, hay personas con mucha experiencia que, sin proponer soluciones mágicas, ofrecen alternativas cabales, con respaldo científico y muy recomendadas.

El curso online que ha diseñado el experto en adicciones, Luis Miguel Real, invita a las personas que deseen dejar de fumar a escuchar un primer audio que revela algunos aspectos pueden ahorrar años de sufrimiento con el tabaco, los errores de las campañas anti-tabaco por los que un 30% de la población sigue fumando, hábitos que deben cambiar y una técnica extraordinariamente simple para calmar las ganas de fumar en los momentos más difíciles, entre otras herramientas y datos de interés.

Luego, las personas pueden involucrarse e iniciar su proceso para dejar de fumar, siguiendo un curso online y/o recibiendo terapias. Lo importante, en todo caso, es apagar el último cigarrillo y ponerse en manos de profesionales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

¿Qué quieres aprender hoy?