Dejar de fumar sin ansiedad

Cómo dejar de fumar sin ansiedad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

El tabaco es la droga legal más consumida en el mundo y puede ser el mayor problema de salud pública del planeta, ya que mata a unos 8 millones de personas cada año.

Además, muchas estadísticas muestran que alrededor del 95% de los fumadores que intentan dejar de fumar… fracasan en sus intentos.

En muchos casos, la ansiedad por abstinencia es la clave de la adicción al tabaco. Soy Luis Miguel Real, psicólogo especialista en adicciones, y en este artículo te voy a explicar cómo funciona el síndrome de abstinencia del tabaco y algunos consejos para superarlo.

Ansiedad después de dejar de fumar: no es igual para todas las personas

Es importante comprender cómo se comporta el cuerpo cuando se vuelve adicto a una sustancia (como la nicotina). Cuantos más cigarrillos fume una persona, más tolerante será su cuerpo hacia esa sustancia.

El tabaco está lleno de sustancias tóxicas (al igual que el alcohol y otras drogas), por lo que el cuerpo intenta «combatir» este ataque, como si se tratase de un veneno. El cuerpo se protege cada vez mejor del daño químico de las miles de sustancias tóxicas que componen los cigarrillos.

Entonces, los fumadores notan cada vez menos efectos de cada cigarro que consumen. Por lo tanto, cada vez es más necesario fumar con regularidad para mantener la misma sensación. Esto es lo que llamamos “escalada del consumo” en el campo de las adicciones.

Lo que llamamos síndrome de abstinencia son una serie de síntomas físicos y psicológicos que ocurren cuando las personas dejan de consumir sustancias adictivas.

¿Cómo funciona el síndrome de abstinencia o mono del tabaco?

El síndrome de abstinencia de la nicotina se parece al hambre en muchos aspectos.

Cuando nuestro cuerpo detecta niveles bajos de glucosa en la sangre, nos recuerda la necesidad de encontrar alimento (a través del hambre).

El hambre es simplemente desagradable, así que buscamos dejar de sentir hambre. Por lo que nos movemos a buscar comida para calmar esa sensación de hambre.

Entonces, el hambre es muy efectiva para motivar la conducta de buscar comida (y nutrirnos y así sobrevivir). Si el hambre fuese placentera, nuestra especie habría desaparecido hace millones de años.

Así es exactamente como funciona la adicción a la nicotina: cuando el cuerpo nota que nuestra sangre está baja en nicotina, comienza a movilizar una serie de reacciones desagradables (síndrome de abstinencia), lo que nos impulsa a buscar otra dosis de sustancia adictiva, que en este caso es la nicotina de los cigarrillos.

¿Cuáles son los síntomas más comunes del síndrome de abstinencia del tabaco?

  • Irritabilidad
  • Sensación de vacío
  • Ansiedad
  • Tensión
  • Taquicardia
  • Respiración acelerada
  • Fuerte deseo de fumar

Todos somos diferentes, por lo que los síntomas de abstinencia afectarán de manera diferente a cada persona.

Estos son algunos de los síntomas generales o más comunes. Algunos fumadores rara vez pueden experimentar síndrome de abstinencia, mientras que otros fumadores pueden experimentar síntomas mucho más molestos, incluso verdadera ansiedad.

Recordemos que, a pesar de lo que diga la gente, dejar de fumar NO es una cuestión de fuerza de voluntad. Muchísimas personas con mucha fuerza de voluntad no han conseguido dejar de fumar. Ojalá fuese tan fácil.

Durante muchos años, los psicólogos han comprobado que la forma en que una persona maneja sus pensamientos y reacciones ante la abstinencia del tabaco es esencial para superar su adicción para siempre.

Si la persona tiene una fuerte respuesta ansiosa a los síntomas de abstinencia, es más probable que vuelva a fumar rápidamente (porque esta es la forma más rápida de eliminar el malestar: otra dosis de nicotina).

¿Cuánto tiempo puede durar el “mono” del tabaco?

Todos somos diferentes en el nivel genético, el nivel metabólico, la cantidad de cigarrillos fumados a diario… El síndrome de abstinencia afecta a muchas personas de manera diferente. Pero en general, en el peor de los casos, la duración no puede superar las pocas semanas.

Si la ansiedad persiste más allá de ese período, ya no será un síndrome de abstinencia físico causado por la nicotina, sino una dependencia psicológica o emocional del tabaco. Por suerte, eso puede tratarse fácilmente con profesionales de la psicología.

Cómo superar el síndrome de abstinencia del tabaco

Muchas personas necesitan ayuda profesional para superar su adicción al tabaco. Es especialmente importante ayudar a las personas a comprender su adicción al tabaco y sus hábitos de consumo.

Lo que ayuda mucho a la mayoría de los fumadores es que están familiarizados con los síntomas de abstinencia y se convencen de que, aunque son realmente desagradables… Afortunadamente, son solo temporales.

Muchas personas temen que vayan a ser adictos para siempre, este es uno de los falsos mitos que ha hecho que muchos fumadores dañen su salud a lo largo de los años y no se atrevan a dejar de fumar ni a buscar ayuda.

3 consejos para superar el síndrome de abstinencia del tabaco

  1. Familiarízate con los síntomas de la abstinencia del tabaco: la mayoría de las cosas que nos ponen ansiosos son más poderosas en nuestra mente que en la realidad. Es decir, cuando una persona mapea sus sensaciones físicas y emocionales a un determinado estímulo, es más fácil poner todo en perspectiva y cambiar sus reacciones.
  2. Aprende a trabajar con tus pensamientos ansiosos
  3. Prepara una estrategia de prevención de recaídas

Dejar de fumar no es fácil y no todo el mundo puede dejar de fumar de la noche a la mañana. Lo importante es que dejemos de buscar “soluciones milagrosas” y contactemos con un profesional verdaderamente especializado en la adicción al tabaco.

¿Quieres dejar de fumar? Encuentra un profesional que se especialice en el tratamiento de adicciones y te ayudará a tomar las acciones más efectivas en tu caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?