Premiar o motivar: El efecto de la sobrejustificación

Jose Manuel Garrido
Compartido por

¿Pueden las recompensas externas aumentar la motivación? Mientras que ofrecer premios puede aumentar la motivación en algunos casos, los investigadores también han encontrado que esto no es siempre así. De hecho, ofrecer recompensas excesivas en realidad puede conducir a una disminución en la motivación intrínseca.

Esta interferencia que se produce entre la motivación extrínseca y la motivación intrínseca se conoce como el efecto de sobrejustificación. Este efecto implica una disminución de las conductas motivadas intrínsecamente después de haber sido extrínsecamente recompensadas y una vez que el refuerzo externo se suspende.

En un experimento clásico de Lepper, Greene, y Nisbett (1973), los niños fueron recompensados ​​generosamente por dibujar con rotuladores, una actividad que habían disfrutado anteriormente haciéndola por su cuenta durante el tiempo de juego. Cuando posteriormente se dió a los niños la oportunidad de jugar de nuevo con los rotuladores, los niños que habían sido premiados previamente por su uso mostraron muy poco interés en jugar con ellos. Los niños que no habían sido recompensados, sin embargo, siguieron jugando con los rotuladores con el mismo interés que antes.

¿Por qué el hecho de premiar un comportamiento ya intrínsecamente gratificante provoca este repentino desinterés? Una de las razones parece ser que las personas tienden a analizar sus propias motivaciones para participar en una actividad. Una vez que han sido premiados externamente por llevar a cabo una acción, le asignan mucha importancia al papel del refuerzo en su comportamiento. Otra posible razón es que las actividades que en un principio se perciben como un juego o una diversión se pueden transformar en obligaciones cuando se vinculan a una recompensa externa.

Las recompensas extrínsecas pueden ser una herramienta importante en la motivación de la conducta, pero los expertos advierten que se debe utilizar con precaución, especialmente con los niños. Los motivadores extrínsecos son los más aplicados en situaciones en las que el sujeto tiene poco interés inicial en la realización de una actividad o en los casos en que se carece de conocimientos básicos, pero estos premios no deben ser excesivos y deben estar vinculados directamente a la realización de una conducta específica. Una vez que cierto interés intrínseco se ha generado y algunas habilidades esenciales se han establecido, los motivadores externos deberían eliminarse lentamente.

“El efecto de sobrejustificación impone una limitación en el condicionamiento operante y su eficacia en contextos aplicados. Nos dice que tenemos que ser cuidadosos en el uso del condicionamiento operante para que no quede comprometida la motivación intrínseca. También nos dice que debemos tener en cuenta la posibles consecuencias cognitivas de la utilización de refuerzo extrínsecos “. (Griggs, Psicología: una introducción concisa, 2010).

Extraído de What Is Extrinsic Motivation? por en About.com Guide
Imagen cortesía de kakisky
Premiar o motivar: El efecto de la sobrejustificación Jose Manuel Garrido
¿Te ha gustado este artículo? Valora su utilidad

Resumen: Se ofrece una discusión sobre el efecto de sobrejustificación. Un efecto que se produce en ocasiones cuando una conducta ya intrinsecamente motivada es premiada o reforzada externamente.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4.1 (7 votes)

Tags: , , ,



Back to Top ↑

Inline
Inline