¿Hablas más de un idioma? Tu cerebro es diferente

Marta Barrero
Compartido por

¿Crees que los idiomas tienen el poder de influir psicológicamente tanto en el que habla como en el que escucha?.

Es una buena pregunta, una cuestión que nos hemos planteado más de una vez los profesionales de Okodia, sobre todo cuando nos ocupamos de proyectos relacionados con el aprendizaje, la gestión emocional, el coaching, la memoria…

El cerebro bilingüe

Recuerdo que el tema de la influencia de los idiomas desde el punto de vista de la psicología surgió de la forma que aparecen todos los temas importantes de la vida: por pura y simple casualidad.

Aquel día llegó a la agencia un encargo de traducción de un vídeo publicitario sobre un colegio bilingüe. El vídeo explicaba muy bien las diferencias entre el cerebro de un niño que sólo hablaba su lengua materna y otro niño que aprendía inglés desde la cuna, es decir, una personita afortunada que iba a poseer un cerebro bilingüe.

En el vídeo se explicaba cómo aprender dos idiomas a la vez y sumergirse en dos culturas idiomáticas diferentes podía modificar físicamente la estructura del cerebro, configurar su fisionomía de tal forma que se potenciaran ciertas habilidades, actitudes y aptitudes del hablante.

Según este punto de vista, el niño bilingüe vería cómo su capacidad de aprendizaje crecía y se hacía más flexible pero, además, aprender a hablar en distintos idiomas le convertiría en una persona más empática, más receptiva hacia las  opiniones de los demás, más asertiva, más preparada para la multitarea…

¿Eso quiere decir que el  número de idiomas que aprendamos a nivel bilingüe modifica nuestra personalidad completamente? Suena a ciencia ficción, pero quién sabe, quizá hablar más o menos lenguas modifique y moldee nuestra psicología, nuestras emociones, nuestras capacidades…y nuestro futuro profesional.

Los idiomas y su influencia en la personalidad

Otro tema complementario al del cerebro bilingüe y que llevamos bastante tiempo debatiendo en Okodia es la influencia de los idiomas en la propia personalidad del hablante.

Este tema es bien conocido por los amantes de la lingüística y, de hecho, ya se investigó largamente hace casi 15 años por dos gurús de esta especialidad, los doctores Dewaele y Pavlenko. Estos investigadores decidieron preguntar a un millar de personas multilingües si sentían emociones diferentes cuando hablaban un idioma u otro. ¿Cuál crees que fue la respuesta unánime?: sí.

Al parecer, los sujetos de la encuesta afirmaban sentirse más animados, neutros, apáticos, empáticos o asertivos en función de si elegían hablar en inglés, francés, alemán, italiano, castellano…

Los lingüistas investigaron las posibles razones de este aparente cambio de personalidad y llegaron a la conclusión de que los “culpables” eran los recuerdos tempranos que surgían en la mente del hablante cuando elegía hablar una lengua u otra.

Los idiomas y el pensamiento racional

Pero además de que los idiomas pueden modificar nuestras emociones a través de los recuerdos, los usos y las costumbres idiomáticas, parece ser que también influyen en otra parte de nuestro cerebro, en esa parte racional que nos ayuda a tomar las decisiones.

Esta afirmación proviene de un reciente estudio publicado en Trends in Cognitive Sciences y firmado por dos investigadores del Centro de Cognición y Cerebro de la UPF – Universidad Pompeu Fabra- de Barcelona.

Según la opinión de los investigadores Costa y Foucart, hablar en una lengua extranjera diferente a la materna – la que aprendimos en el seno familiar- provocaría que el hablante tomara cierta distancia de la situación o el problema sobre el que está hablando.

Este distanciamiento emocional permitiría que la parte racional del cerebro tomara las riendas de la situación y fuera capaz de analizar de forma más objetiva los pros, los contras, los obstáculos, los riesgos… Así, el idioma influiría en el hablante permitiéndole tomar decisiones más objetivas, racionales, meditadas y, supuestamente, más acertadas.

Como ves, el tema de la influencia de los idiomas en la psicología del hablante daría para toda una colección de artículos; esta es, simplemente, una primera aproximación, una punta del iceberg que nos ha encantado compartir contigo desde Okodia Grupo traductor.

¿Hablas más de un idioma? Tu cerebro es diferente Marta Barrero
Valora este artículo

Resumen: El cerebro bilingüe es diferente, tanto a nivel fisiológico como funcional. Hablar más de una lengua hace que el cerebro trabaje de forma distinta y que se activen diferentes áreas neuronales, lo que acaba teniendo una repercusión práctica evidente.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4.3 (6 votes)

Tags: , ,



  • Andrea

    A veces, cuando quiero expresar mis sentimientos más profundos, los digo en inglés porque me da pena decirlos en mi idioma. Claro que si la otra persona no sabe inglés no expreso directamente cómo me siento sino que uso otras palabras o casi no digo nada.

Back to Top ↑