De hombres y mujeres a niños y niñas

Adela Pla Marqués
Compartido por

Hoy comienzo un nuevo reto.

Ha nacido de una necesidad personal, y he podido transmitirlo a varios amigos, conocidos, colegas y compañeros de profesión, para poder alcanzar el máximo de rigor y de sabiduría en un campo tan obvio y tan trillado, en la literatura, la psicología, la psiquiatría y demás terapias como diverso y desconocido.

Intentar comprender la infancia como la etapa más importante de todas las especies terrestres, en especial en la raza humana.

Y parece fácil; todos sabemos de qué hablamos, todos hemos sido niños, todos hemos adquirido experiencias que hemos podido relacionar con las enseñanzas verbales y no verbales que nos han transmitido nuestros padres, lo aprendizajes a golpe de repetición que nos aportaron nuestros maestros escolares, las nociones escuchadas con amor de nuestros abuelos y abuelas, o familiares cercanos o vecinos, aquellos que hasta ahora se han encargado de transmitir la memoria histórica, sus antiguas costumbres y sus viejos hábitos, engullidos de golpe por la sociedad de la información.

También los saberes de nuestro dia a dia, se incorporan a estas experiencias que sumadas llamamos educación, ahora, me refiero a la televisión, el cine, los videojuegos en las generaciones mas cercanas al milenio, internet, los ordenadores, por supuesto los libros y tantas otras fuentes de datos que están a nuestro alcance.

Todos nosotros poseemos en un rincón de nuestro corazón a un amable maestro, a un juguete especial, que gracias a él desarrollamos la imaginación y crecimos en creatividad.

Todos, aunque no siempre lo tenemos en cuenta, seguimos portando a ese niño que fuimos y lo alimentamos en momentos de disfrute y bienestar, cuando nos dejamos llevar por la alegría y el humor.

En fin, uno de los mayores retos de la humanidad, es conseguir ver realizados sus sueños, y los dueños de los sueños son los niños. En esa edad los deseos son simples pensamientos que se crean en un instante  y no mueren, hasta que llega un adulto, a nuestra propia adultez y los mata.

La entrega, la pasión, el esfuerzo, la confianza, parecen palabras sacadas de diccionarios para adultos, y, quizás si, y lo son, cuando somos conscientes de ellas y las pasamos del concepto abstracto infantil, a la literalidad de la palabra….pero en el mundo imaginario de los niños aparecen los mismos conceptos sin etiquetas, sin nombres, solo en la accion de sus actividades.

Es mi próximo reto, es mi próxima meta y mi posibilidad de crecimiento en un mundo enriquecedor y con más enseñanzas de las que podemos imaginar.

Sin soñar, imaginar y poner la creatividad en marcha, no podemos vivir. Los adultos, vivimos con la compañía constante del miedo…miedo al que dirán, a fracasar, a no conseguirlo, y de este modo llegamos a vivir sin sueños, en un mundo gris y nublado, lleno de resignación y prisas para conseguir ese sueño universal que hemos llamado felicidad, como mote que resume todos los anhelos y carencias que poseemos y que adquirimos como resultado de no atrevernos a soñar.

La vida nos propone retos, la vida habla a gritos muchas veces a adultos con oídos sordos, a los niños solo les susurra al oído a modo de suave brisa de tarde de verano, y ellos comprenden todo lo que la vida les está dando, huelen  sus manchas de colores estampadas en una pulida pared y oyen constantemente el olor de las flores de verano, y de invierno también, ven lo que las nubes les explica y tocan con suavidad la fina piel de la primavera.

Este reto es una propuesta de escuchar a la vida, como lo hacen ellos, aceptando sus retos, confiando, en su innata sabiduría. La vida es un camino basado en la confianza, en la entrega a cierta incertidumbre y a la incierta certidumbre, y creo que ellos nos pueden enseñar mucho sobre todo esto.

Escucharlos y protegerlos de los hábitos y actitudes que nosotros hemos adquirido con la edad y que debemos desaprender para lograr soñar, para  poder crear nuestros anhelos y conseguir llevarlos hasta la realidad.  (CREER-CREAR-LOGRAR).

Imagen de dominio público cortesía de Pixabay.com

De hombres y mujeres a niños y niñas Adela Pla Marqués
Valora este artículo

Resumen: Comprender la infancia es clave para entender por qué somos como somos, qué nos hace pensar, sentir y actuar de determinada manera y no de otra.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 2.6 (5 votes)

Tags:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑