desamor

10 herramientas para superar el duelo del desamor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Toda relaci√≥n empieza con una estructura cargada de ilusiones, implica un enorme conjunto de sue√Īos, que se van configurando en un proyecto de vida, a partir de que ambos miembros de una relaci√≥n desarrollan un plan de vida que se fortalece con actitudes positivas que consolidan el v√≠nculo, siendo √©stas las que progresivamente van a dar sustento y cuerpo a la relaci√≥n.

Pero de la misma manera, las actitudes negativas, configuran una historia de pareja compleja, a veces convulsa, que modifica todo el cuerpo emocional y motivacional para estar juntos.

Las actitudes negativas estructuran el desamor, que vuelve a poner a las personas frente a la soledad, puesto que hacen del amor una experiencia incompatible con la estabilidad afectiva, lo que posiblemente le pone nuevamente frente a la realidad, hay un proceso de duelo, que va implicar un conjunto enorme de pensamientos, emociones y acciones, asociadas al dolor de la pérdida de una relación.

Es normal esperar que haya una etapa difícil posterior a una ruptura, porque los hechos van más allá de dejar de estar al lado de una persona.

Este duelo tiene m√ļltiples aristas, que implica afectaciones a nivel social, moral, espiritual, econ√≥mico, habitacional, dependiendo del estilo y forma que haya tenido la relaci√≥n.

Lo cierto es que hay una etapa de dolor progresivo, que implica una desorganizaci√≥n emocional importante, a veces necesaria, pero que dependiendo de c√≥mo se maneje puede llegar a ser muy compleja, y tener consecuencias emocionales significativas que pueden afectar a las personas a m√ļltiples niveles tales como:

  • Tendencia al aislamiento social, en el tanto han perdido la motivaci√≥n para entrar en interrelaci√≥n con otras personas.
  • Desarrollo de un factor nost√°lgico depresivo, que podr√≠a llegar a implicar tratamiento m√©dico psicol√≥gico.
  • Irritabilidad, tensi√≥n, estr√©s, apat√≠a, en el tanto la aceptaci√≥n e integraci√≥n del duelo podr√≠a implicar un proceso de resistencia emocional y cognitiva, que evite hacer una adecuada reelaboraci√≥n de los hechos.
  • Una ruptura puede implicar exacerbar un conjunto de conductas y estructuras emocionales de resistencia al cambio, matizados por procesos de dependencia afectiva, alteraciones en el ciclo de sue√Īo, la alimentaci√≥n y la actividad social en el tanto la conflictiva interna, impiden la elaboraci√≥n de dicho proceso de duelo.

Esto s√≥lo por mencionar algunas √°reas que de una u otra forma, se ven alteradas ante el duelo psicoafectivo por p√©rdida de una relaci√≥n de pareja, ahora ¬Ņc√≥mo enfrentar y elaborar dicho proceso?

Primero, hacer una valoración objetiva de la situación

Con alguna frecuencia, las personas que atraviesan un duelo complicado, por el hecho de haber perdido su pareja, suelen desarrollar una estructura de pensamiento poco ajustada a la realidad, que les impide comprender las causas objetivas por las que dicho duelo est√° presente.

Lo que los lleva a ser ilusos, entrar en negación, desde esta perspectiva, por supuesto que el duelo se va agravar, puesto que no se puede comprender el porqué de la ruptura, si se hace un análisis desde la sobreidealización de la expareja, sin considerar el grado de funcionalidad o disfunción que dicha relación tenía.

Un análisis, objetivo permite ubicar la ruptura en un conjunto importante de hechos, situaciones y actitudes, que podrían explicar el porqué de la ruptura.

Un análisis objetivo permite valorar la conveniencia o inconveniencia de seguir o no en esta relación, lo que podría permitir una reelaboración más pronta y por supuesto más sana a nivel emocional.

Segundo, determinar el grado de afectación de dicho proceso

Si una persona a partir de la ruptura empieza a experimentar alteraciones significativas:

  • En su conducta social.
  • Alteraciones tales como, insomnio o alteraciones en el ciclo de sue√Īo, problemas de la ingesta.
  • P√©rdida del inter√©s en las actividades cotidianas.
  • Desmotivaci√≥n progresiva.
  • Tendencia al aislamiento.
  • Variaciones emocionales que lo hacen disfuncional en diferentes ambientes sociales.

Todo esto, podría ser indicador de un factor depresivo de consideración que debe ser analizado y valorado para implementar una terapia de intervención a dos niveles, el médico y el psicológico, para hacer un buen diagnóstico, con el objetivo de abordar correctamente la estructura de dolor emocional que está presente.

Tercero, asimilar la ruptura como un proceso de cierre

Uno de los elementos que suele complicar la resolución de un proceso de duelo a partir del desamor, es evitar y evadir el cierre como un proceso radical. Hay personas que se permiten una comunicación continua y constante con su expareja, que claramente ya está encaminado por otros senderos.

El duelo se agrava, cuando en lugar de hacer un cierre la persona que esta en duelo:

  • Mantiene una interrelaci√≥n en redes sociales.
  • Propicia comunicarse con frecuencia.
  • Ocasionalmente suelen verse.

Incluso algunos llegan a tener actividad sexual con su expareja, lo que impide que se d√© una estructura de cierre y perpet√ļa factores emocionales que hacen creer o pensar y sostener una creencia irracional, ‚Äúalgo nos conecta‚ÄĚ, de ah√≠ se cree en la posibilidad de regresar.

De esta forma, se sujetan a una estructura compleja, en el tanto crean expectativas con la expareja, con intercambios sexuales, afectivos y sociales, pero carecen de norte, un propósito y un plan.

Esto crea severas complicaciones emocionales, en el tanto entramos en un juego de expectativas y desamor, con una intimidad frustrada, que afecta de forma importante la estabilidad emocional.

Cuarto, an√°lisis objetivo de la perdida

Hay personas que pasan por el desamor, hacen un proceso de análisis desde la perdida, sin medir lo qué realmente ha implicado está perdida, a qué me refiero.

De pronto una persona se siente sin pareja, y a partir de ah√≠ siente que el mundo se le paraliz√≥, perdi√≥ a su compa√Īero, compa√Īera de vida, y de pronto se siente atado a la soledad:

  • Incapaz de poder tomar decisiones.
  • Incapaz de modificar su agenda o su rutina.
  • Incapaz de socializar, porque giraba en torno a su pareja.
  • Siente que su vida est√° fuera de control.
  • Algunos llegan a creer que su punto de equilibrio es estar con la otra persona.

Este análisis postruptura, es una distorsión de la realidad, si somos objetivos y analizamos la relación como tal, podríamos darnos cuenta que, quizá en esta relación de pareja, ya estaban disminuidas:

  • Las expresiones de afecto.
  • La comunicaci√≥n era compleja.
  • La relaci√≥n era problem√°tica de manera constante y frecuente.
  • La disfuncionalidad estaba presente a muchos niveles.

Lo cual generaba m√ļltiples procesos de frustraci√≥n, en realidad no se perdi√≥ mucho, pero desde la mala comprensi√≥n de la ruptura, se puede a√Īorar una relaci√≥n que era mala, una relaci√≥n profundamente disfuncional, pero que, ante el dolor, sobrevaloraron los escasos momentos agradables, y se siente que es una gran p√©rdida cuando en realidad no fue as√≠.

Quinto, ubicación situacional

Es de vital importancia ante un proceso de ruptura, caer en la cuenta qué está pasando en realidad.

La persona nuevamente está sola, sin pareja, no se acabó la vida, este es un momento para analizar qué se quiere de la vida, qué se va a hacer con la vida y desde ahí determinar qué acciones individuales pueden contribuir a su sano desarrollo emocional.

Por tanto, una persona en un proceso de estos, está en la obligación de retomar sus actividades sociales, abrir espacios que le permitan permanecer activo y generar estructuras de socialización que progresivamente vayan desplazando el dolor por una sensación de autocontrol.

La persona en un duelo por desamor, debe darle importancia a retomar estudios, cursos, lecturas, trabajar en recuperar viejas amistades, retomar actividades que eran de su gusto y preferencia personal antes de que estuviera en esta relación de pareja.

Toda persona debe ubicarse en el hecho de que está sin pareja, que esta soledad es una oportunidad de crecimiento, en el tanto se permite una mente abierta para hacer una elaboración sana, positiva y constructiva de la ruptura, esto por supuesto, no va a evitar que el dolor se sienta o que la soledad a veces no sea angustiante, pero poco a poco convierte a esta persona en protagonista de los eventos de su vida.

Sexto, evitar los vínculos afectivos impulsivos

Ante un proceso de duelo por ruptura, con alguna frecuencia, y ante el mal manejo de la soledad y la recuperación de la individualidad, algunas personas podrían permitirse un acercamiento a alguien, que les resulte agradable, comprensivo, simpático, lo que podría en alguna medida crear expectativas afectivas.

Esto los podría llevar a considerar la posibilidad de entrar nuevamente en una relación, a este proceso hay que tenerle mucho cuidado, porque entonces, efectivamente no hay una sana elaboración del duelo, sino que hay una fuerte necesidad de apegarse a alguien para evitar el duelo.

Esto podría implicar una mala vinculación, en el tanto es una decisión impulsiva, realizada, quizá, desde la aprehensión y la frustración, que podría crear un vínculo frágil, fluctuante, cambiante, que a la base tiene una fuerte carta de inseguridad interna.

Es sencillo, esta nueva relación se creó desde la necesidad, es importantísimo que las personas se permitan un periodo de soledad, en el que primero se aboquen a la reorganización de su individualidad, antes de permitirse el establecimiento de una relación, que podría estar matizada por la dependencia emocional, en caso de no sanar primero su duelo.

Séptimo, valorar los beneficios de la nueva soltería

Un elemento vital en la elaboración de un proceso de duelo por desamor, es visualizar esta etapa como un proceso de cambio y de transformación a muchos niveles, siendo de vital importancia que la persona:

  • En primer orden se permita revisar su concepto de amor.
  • Que analice a fondo la forma de ser y estar en una relaci√≥n.
  • Definir h√°bitos y actitudes que pueden contribuir a una modificaci√≥n de conductas incompatibles con procesos afectivos sanos.
  • Elaborar un proyecto de vida que permita riqueza individual de forma tal de que no se necesite estar con alguien para poder asumir la vida.

Una sana elaboraci√≥n del duelo, implica trabajar fuertemente por reconceptualizar gustos, intereses, actividades, de manera tal que, desde lo individual, una persona se sienta empoderada y segura de s√≠ misma, para luego abrirse al amor, desde una perspectiva de realizaci√≥n personal y no de necesidad de compa√Ī√≠a.

Octavo, rituales de cierre

Una persona en proceso de duelo tiene que permitirse en las primeras etapas, una vez entendida la ruptura, integrado el proceso, se termin√≥ la relaci√≥n, y una vez que haya retomado su individualidad y elaborado un plan personal de desarrollo, hacer un buen an√°lisis de aquellos elementos que no pueden mantenerle atrapado o atrapada en una nostalgia que alberga alg√ļn nivel de a√Īoranza y expectativas.

Hacer rituales de cierre, tales como tomar distancia de personas que le mantengan estancada en un círculo social, que todo le recuerda a su ex, eliminar o bloquear de sus redes sociales todas aquellas personas, recuerdos que la conecten con su expareja, sacar de su vida aquellos objetos que de pronto puedan conectarnos con el dolor, modificar patrones de conducta asociados a la expareja e incluso cambiar o modificar ambientes sociales, todo esto orientado a desarrollar un estilo de vida independiente, con nuevos gustos y preferencias individuales, adquiridos a partir de la comprensión de la ruptura, es fundamental para una sana reposición.

Noveno, evitar hablar de la expareja

Es comprensible que, en las primeras etapas, a nivel personal, en el entorno social, el tema de la expareja forme parte de la agenda de conversaciones.

Hay una etapa en la que se habla de forma constante del cómo fue la relación y todo lo que pasó en torno a la ruptura, este es un tema central, importante que en alguna medida ayuda a hacer catarsis, comprender y elaborar el duelo.

No obstante, tiene que llegar un momento en el que hay que sacar de nuestra agenda verbal el tema, porque esto simplemente nos perpet√ļa en una serie de hechos que, al estar hoy, sin esa persona, dejan de tener sentido.

Se debe tomar la lección, sacar el aprendizaje, pero no podemos estarle brindando un tributo constante a nuestra expareja de forma permanente.

Tiene que llegar una etapa en la que simplemente se deja de hablar y los contenidos verbales tienen que estar asociados a todas las oportunidades de desarrollo que una persona se est√° dando a partir de la ruptura.

La constante verbalización puede implicar un estancamiento emocional, que retrasa, estanca o eventualmente, puede crear un duelo muy complejo de difícil elaboración, si la persona no se permite dejar todo atrás de una buena vez.

Décimo, el desamor es real, hay que comprenderlo

En alguna medida hay personas que, frente al dolor, se preguntan ¬Ņpor qu√© me pas√≥ esto a m√≠? ¬Ņqu√© fue lo que sucedi√≥? ¬Ņen qu√© momento mi vida cambi√≥?.

Creo que frente a estas preguntas, hay que entender los grados de responsabilidad objetiva que cada uno ha tenido en este proceso, de pronto esto llegó a tu vida, por tu forma de ser o por la forma de ser de tu expareja, o porque juntos desarrollaron una muy mala estructura en la relación.

Lo cierto es que hay que tomar el aprendizaje, darse cuenta de las cosas que se pueden modificar para evitar que esto vuelva a pasar, pero también el desamor es parte de la vida. Las personas cambian, las circunstancias cambian, las decisiones se modifican, las motivaciones para tener una relación también cambian.

Hay que comprender que, ante esta realidad, tenemos la obligación de modificar nuestra historia, sin pensar que hay un karma oscuro, o que el mundo está en nuestra contra, o que el universo nos construyó un destino fatal.

En el amor suma lo que hacemos y lo que dejamos de hacer, si el desamor toca a nuestra puerta, toca aprender para resolver.

Todo ser humano tiene la capacidad de organizar y de modificar sus estructuras afectivas, toda vez que se lo permita, es cierto a veces duele, es muy complicado, pero como dir√≠a Joaqu√≠n Sabina ‚Äúlo malo de morirse de amor es que uno no se muere‚ÄĚ.

Preguntas frecuentes sobre el desamor

ūüĒĶ ¬ŅQu√© es el desamor?

El desamor es un dolor intenso causado por la pérdida que se experimenta tras una ruptura, y que se vive tanto emocional como físicamente.

ūüĒĶ ¬ŅCu√°les son las etapas del desamor?

Las etapas del desamor se asimilan a las fases del duelo por la pérdida de un ser querido:
РFase de negación y aislamiento
– Fase de ira
РFase de negociación
РFase de depresión
РFase de aceptación

ūüĒĶ ¬ŅPor qu√© duele tanto el desamor?

Los estudios demuestran que nuestro cerebro registra el dolor emocional que produce el desamor de la misma manera que el dolor f√≠sico, por lo que llegamos a sentir que la angustia est√° causando un da√Īo f√≠sico real.

ūüĒĶ ¬ŅC√≥mo superar el desamor?

Si bien ser√° diferente para cada persona y cada circunstancia, las pautas habituales para lidiar con el estr√©s general son √ļtiles tambi√©n para superar la angustia del desamor.
A esto hay que a√Īadir el establecimiento de h√°bitos saludables, dejarse acompa√Īar por personas positivas y dejar que el tiempo haga su trabajo.

Una respuesta

  1. El texto dice cosas muy interesantes y ciertas. Pero hay un tema que no ha sido mencionado, y es como se supera al desamor de una expareja, cuando hay hijos de por medio, y por lo tanto es inevitable mantener contacto con esa persona el resto de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¬ŅQu√© quieres aprender hoy?