obsesiones

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y psicoanálisis

El TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo se caracteriza por pensamientos recurrentes e intrusivos que se imponen al enfermo, y que éste no puede controlar, que se acompañan a veces de actos obsesivos o compulsiones.

Existen dos tipos de TOC:

Tipo 1. Variante obsesiva

En este caso la persona que lo padece tiene pensamientos obsesivos que le ocupan la mayor parte del día y que en su mayoría son pensamientos absurdos. Los síntomas que lo acompañan son los siguientes:

– No poder parar de pensar en una idea de manera constante. En ocasiones es un temor: temor a quedarse embarazada, a veces sin ninguna relación con la realidad, puesto que puede suceder en personas que ni siquiera mantienen relaciones sexuales, temor a contagiarse de una enfermedad grave, temor a volverse homosexual, cuando siempre se han elegido a parejas del sexo opuesto, temor a que ocurra una desgracia a la propia persona o a sus seres queridos. Estas ideas o temores se imponen de manera reiterativa, no pudiéndosela quitar de la cabeza.

– Es frecuente experimentar miedo o pánico a que los pensamientos hostiles o sexuales que aparecen hacia personas cercanas se puedan llevar a cabo. Pero estos pensamientos nunca se llevan a cabo, solo que el obsesivo teme realizarlos.

– Pensamientos de culpa o remordimiento por haber llevado a cabo actos delictivos como asesinatos, robos, pederastia, actos que nunca se realizaron.

Tipo 2. Variante compulsiva

En este segundo tipo el paciente está atrapado en rituales y manías que le pueden ocupar mucho tiempo diario, y a dificultarle la realización de las tareas cotidianas. Los síntomas que lo acompañan son los siguientes:

– Realizar múltiples rituales, acciones estereotipadas que se le imponen al paciente, y en caso de que no pueda ejecutarlos les sobreviene una gran angustia. Entre estos rituales se encuentran:

  • Lavarse las manos compulsivamente tras tocar determinados objetos o personas.
  • Comprobar reiteradamente una determinada acción como por ejemplo comprobar que se ha cerrado bien la puerta de casa al salir, que se ha apagado el gas antes de salir de viaje, …
  • Emplear un tiempo exagerado en tareas de higiene personal, por creer que se ha cometido algún error en el lavado o vestido.
  • Realizar rituales sin sentido por temor a que ocurra una desgracia si no se realizan, como por ejemplo, encender o apagar la luz un número de veces determinado cada vez que se entra o se sale de una habitación, o caminar por la calle evitando pisar la raya entre las baldosas, o pisándolas, etc.
  • Contar cosas y volver a contar por temor a haberse equivocado.

– Todas estas compulsiones, y muchas otras, se acompañan siempre de la duda de haberlas realizado correctamente, y por eso, en ocasiones lleva horas repetirlas hasta que se consiga tener la sensación de haberlas ejecutado bien. Es por esto que al TOC también se le conoce como locura de duda.

– También la compulsión lleva aparejado el sentimiento de que si no realizas la acción algo malo le ocurrirá a la persona o a sus seres cercanos. Es por esto que si no se realiza el ritual aparece la angustia.

¿Cómo explicamos el TOC desde el psicoanálisis?

El TOC realmente es un mecanismo defensivo frente a pensamientos que la persona tiene y que no sabe manejar.

Detrás de la obsesión se oculta alguna idea, alguna verdad, algún pensamiento o deseo que es desagradable para el sujeto, y entonces aparece en su conciencia o se impone en su yo a través de pensamientos recurrentes, rituales, etc. Realmente no es tan grave lo que le pasa a la persona que padece TOC, aunque sus efectos parezcan muy graves.

¿Cuáles son sus causas?

El TOC se produce por una inmadurez en el desarrollo psicosocial y psicosexual del sujeto dentro de un ambiente familiar rígido. Hay algo que no ha logrado madurar en el obsesivo, y esa falta de madurez se hace presente en el carácter del adulto (inmadurez del obsesivo: persona desconfiada, problemas con el dinero, con los demás).

No está clara la carga genética presente en su origen, y los medicamentos pueden calmar los síntomas pero no curan el trastorno. El TOC guarda relación con el entorno familiar y la ideología transmitida por el padre y la madre: ética exagerada, manera rígida de vivir la realidad.

Abordaje terapéutico

El psicoanálisis es un tratamiento que puede ser eficaz para tratar el TOC, ya que permite al paciente descifrar los síntomas aparentemente absurdos del trastorno obsesivo compulsivo y resolverlos.

También el Psicoanálisis va a descubrir los factores infantiles familiares que han influido en el desarrollo inmaduro de la sexualidad del paciente.


Recursos:
La histeria y lo obsesivo: Análisis de la clínica psicoanalítica
Fuentes:
Imagen cortesía de Sari Dennise vía Flickr

¿Qué quieres aprender hoy?

Lecturas recomendadas

Lecturas recomendadas

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp