Mujer deprimida

7 frases que no debes decir nunca a alguien con depresión

Hay ciertas expresiones o palabras que no se deben decir a alguien con depresión, pues, aunque las intenciones sean las mejores, pueden causar un daño o malestar innecesario y evitable.

La depresión es una condición grave, por lo que no es pertinente banalizar el tema, ni pretender que con “poner un poco de empeño” se saldrá de ella, así como tampoco se supera “dando un paseo” o “animándose un poco”.

La depresión supone una dificultad compleja que impide disfrutar de muchas actividades, pues, persiste una tristeza profunda y constante que no permite dormir ni alimentarse adecuadamente. La persona con depresión también puede sentir mucho cansancio y dificultad para concentrarse.

Por ello, si en el entorno hay una persona con depresión, es necesario ser conscientes de que se puede hacer compañía y ofrecer apoyo, sin añadir más dolor y, por supuesto, jamás se debe intentar reemplazar la ayuda profesional psicológica.

Qué no decir a alguien con depresión

Algunas de las frases que no deben decirse nunca a alguien con depresión son las siguientes:

1. “No pareces tener una depresión”

Hay muchos prejuicios de cómo es una persona con depresión. Normalmente se cree que debe ser una persona sin arreglar, triste, llorando de forma constante o sin sonreír. Pero no siempre es así. De hecho, hay muchas personas con depresión que acuden a sus trabajos o publican fotos alegres en sus redes sociales.

Se debe tener presente que la depresión tiene muchas caras y que no todos exteriorizan el malestar de la misma forma, pues, la sociedad suele rechazar y evitar el dolor, la pena y la angustia, por eso, aunque no se vea a alguien llorar fuera de casa, esto no quiere decir que no ocurra en su intimidad.

2. “No tienes motivos para estar triste”

En las causas de la depresión pueden estar implicados factores genéticos o circunstanciales, por lo que este tipo de frases hacen daño al minimizar o restar importancia al dolor que siente la otra persona, invalidando sus sentimientos y sufrimiento.

3. “No valoras lo que tienes en la vida”

Algunas personas poseen éxito, dinero o belleza, pero viven con un vacío interno. Pues la bonanza económica o el prestigio social no eximen de padecer una enfermedad como la depresión. Este comentario solo podría llevar a que la persona con depresión se sienta culpable al no lograr superar la enfermedad.

4. “Todos tenemos problemas y vivimos con ellos”

No a todas las personas les afectan los problemas de la misma forma. No todas las personas han recibido la misma educación afectiva o de apego ni dispone de los mismos factores genéticos.

5. “Si pones de tu parte, seguro mejoras”

Con esta frase se transmite el mensaje de que si una persona padece depresión es porque no se esfuerza para sentirse bien. Esto es tan cruel como culpar a otra persona por la enfermedad que sufre. Es similar a culpar a un paciente con diabetes por no generar suficiente insulina.

6. “Eres egoísta al pensar tanto en ti mismo/a”

Es probable que un compañero/a o familiar de alguien con depresión se sienta agotado y pronuncie esta frase. Pero, es preferible enfatizar la necesidad de recibir ayuda terapéutica, sin recurrir a estas sentencias que hacen sentir culpa a la persona con depresión, o les hace sentir que son una molestia para los demás.

7. “Hay enfermedades o problemas que son peores”

Aunque para una persona un problema pueda parecer algo sencillo, para otra puede significar una gran montaña difícil de atravesar. Además, cuando una persona sufre de depresión no logra afrontar las situaciones como lo hacía antes.

Además de estas frases, también hay otras como: “¿estás comiendo bien?”, “¿haces ejercicio?”, con las cuales no se considera que la depresión es una condición mental compleja que en muchos casos amerita tratamiento farmacológico y acompañamiento psicológico. Tampoco se le debe decir a la persona: “eres fuerte, lo vas a superar”, porque la depresión no está relacionada con la fortaleza o la debilidad.

Cómo hablar a una persona con depresión

Las palabras que se dirijan a la persona con depresión deben transmitir empatía y comprensión, sin restar la importancia o invalidar los sentimientos. Sin juzgar, ni agobiar ni presionar, se le puede hacer entender a la persona que se está de su lado.

Frases como las siguientes pueden ayudar:

  • “No estás solo. Me gustaría que me expliques y poder ayudarte”: se puede apoyar, comprendiendo que no se puede dar una solución para la depresión. Se puede ayudar en la forma que la persona lo necesite, pero nunca intentar reemplazar al profesional de la salud mental.
  • “Estaré aquí si lo necesitas. Cuando quieras podemos hablar”: esto implica escuchar, prestar atención y no emitir juicios.
  • “Que puedo hacer para ayudarte”: dejando la puerta abierta para que la persona con depresión diga exactamente qué se puede hacer.
  • “Me preocupa verte así y me gustaría ayudarte. ¿Estarías dispuesto a hablar con un psicólogo/médico sobre lo que te está pasando?: con ello se motiva a buscar ayuda profesional.
  • “No es tu culpa sentirte así”: validando sus emociones y expresando que no ha elegido sentirse de esa manera.
  • “No eres ninguna carga para mí”.
  • “No estás solo en esto”.

Finalmente, también se pueden decir otras expresiones alentadoras como: “No eres la única persona a quien le pasa esto, muchos sufren de depresión, no tienes nada de qué avergonzarte”; “La depresión se puede tratar. Buscar ayuda es lo mejor que se puede hacer”.

Con estas estrategias tal vez no consigas ayudar a la persona que está pasando por ese trance, pero al menos conseguirás no empeorar las cosas.

Bibliografía

  • Balsa, C. (2010). Depresión: información para ti, tu familia, amigos y red de apoyo.
  • San Molina, L. (2010). Comprender la depresión. Editorial AMAT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.