Resiliencia infantil

Resiliencia infantil: 8 consejos para ayudar a los niños a ser más fuertes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Ser capaz de reponerse ante las adversidades y seguir adelante es una capacidad que se adquiere desde la infancia. Por ello, en este artículo vamos a explicar cómo ayudar a los pequeños a desarrollar la resiliencia infantil, que les valdrá para continuar superando obstáculos en la edad adulta.

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad que tenemos los seres humanos para superar una experiencia traumática o complicada, y llevar una vida normal después de la misma. En ocasiones va más allá, y nos permite mejorar como personas, e incluso desarrollar cualidades con las que no sabíamos que contábamos.

Es decir, la resiliencia se refiere a la capacidad de pasar por un trance y o bien continuar adelante con normalidad, o incluso obtener algo positivo a partir de la adversidad. Para saber cómo se consigue esta cualidad, el Instituto Europeo de Psicología Positiva aquí detalla los hábitos de las personas resilientes.

La importancia de desarrollar la resiliencia infantil

Ser capaz de superar las dificultades es necesario en todos los aspectos de la vida, incluyendo el profesional. De ahí que esta sea una cualidad muy valorada por las empresas, que buscan trabajadores que sepan afrontar los momentos complicados de la forma más resuelta posible.

Pero es fundamental desarrollar la resiliencia desde la infancia, lo que conlleva que los adultos sepan cómo guiar a los niños ante las situaciones difíciles. En este sentido, es importante ayudar a los pequeños a enfrentar este tipo de vivencias con una actitud lo más positiva posible. También es indispensable hacerles sentirse queridos y valorados, para reforzar esa capacidad.

Son muchos los niños a los que les toca experimentar vivencias extremas, como los enfrentamientos de sus padres durante su divorcio, malos tratos, enfermedades que condicionan su vida, etc. Pues bien, la resiliencia infantil no se refiere a que los pequeños no sufran con estas situaciones, lo cual es lógico y forma parte de la naturaleza humana, o que no padezcan depresión durante algún tiempo.

Se trata de que sepan reponerse y seguir delante de la mejor manera posible, convirtiéndose en personas fuertes, que se quieren a sí mismas y tienen una buena salud psico emocional. Como seres humanos, tendrán sus propios puntos débiles e inseguridades.

Pero la resiliencia infantil permite desarrollar una extraordinaria resistencia psicológica. Para tener más información al respecto, el Instituto Europeo de Psicología Positiva aquí explica los hábitos más característicos de las personas resilientes.

Cómo ayudar a los niños a ser resilientes: las 8 claves

Los adultos tienen un papel importante la hora de orientar a los pequeños para que sean personas resilientes, como comentábamos antes. A continuación vamos a ver algunos consejos para conducirse con éxito en una labor tan importante como esta:

1- Crear una estructura familiar sólida

El primer lugar en el que los niños deben sentirse queridos y aceptados es en su propia casa. De ahí la importancia de que se críen en un entorno familiar saludable, donde se les brinde cariño y aprendan que los problemas son parte de la vida, pero que se pueden solucionar desde el respeto y el amor.

2- Inculcarles que hay que ayudar a otros

Otra forma de ayudar a los niños es haciendo que ellos ayuden a los demás, ya que de este modo se sentirán útiles. Así, superarán la sensación de no poder hacer nada ante determinadas situaciones. Esto se puede conseguir encomendándoles tareas apropiadas para su edad, por ejemplo que enseñen a sus hermanos pequeños a vestirse.

3- Hablarles de la importancia de la amistad

Consiste en hacerles ver que es positivo tener amigos. Esto pasa a su vez por explicarles que no todo vale, y que si se encuentran con otros niños que los tratan mal o abusan de ellos de alguna manera, deben dejarlos a un lado. Se trata de fomentar la amistad sana, es decir, saber escoger con quién relacionarse.

4- Mantener la rutina

La resiliencia guarda mucha relación con la estabilidad, y a su vez el orden tiene mucho que ver en ello. Por lo cual es fundamental ayudar a los niños a establecer y seguir una rutina diaria.

Los pequeños se sienten bien al saber que están cumpliendo sus tareas con éxito. Pero también es importante no ser estrictos en exceso, y dejar tiempo para que disfruten y lo pasen bien, ya que esto es necesario para su proceso de crecimiento psicológico.

5- Animarles a tener objetivos

Una forma de alimentar el amor propio de los niños es guiarles para que tengan metas adecuadas a su edad y circunstancias, ya que a medida que las consigan, disfrutarán y valorarán sus propios logros. Paralelamente, es importante animarles si no las consiguen tan pronto como quisieran, haciéndoles ver que el fracaso sirve para aprender y seguir mejorando.

6- Hacer que se cuiden

Los cuidados que necesitamos las personas deben ser inculcados desde pequeños a los niños. Por esto, es necesario enseñarles a comer bien, jugar, hacer deporte, dormir las horas necesarias, mantener una buena higiene, etc. Quererse va de la mano de cuidarse, y esto es algo que se debe aprender desde la infancia.

7- Confiar en ellos para aumentar su autoestima

Otra forma de hacer que los niños se quieran es recordarles cómo solucionaron con éxito algunos problemas anteriores, y dejarles libertad, dentro de lo razonable, para solventar nuevos contratiempos por sí mismos. Esto va unido a hacerles tomarse las situaciones con humor, y enseñarles que siempre es bueno reírse de uno mismo.

8- Enseñarles a ver la parte positiva de lo malo

Saber ser positivo es fundamental para ser resiliente. Y por ello es necesario explicar a los más pequeños que a menudo las cosas malas tienen una enseñanza buena.

También hay que hacerles saber que la vida son ciclos, por lo que es importante reponerse para la llegada de las cosas buenas tras las malas. Igualmente importante es que sepan que los cambios son parte de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?