Orientación Vocacional

Cómo ayudar a mi hijo a elegir carrera universitaria

La elección de carrera universitaria es un proceso exigente y desafiante para los jóvenes, especialmente en tiempos de cambio permanente, y a la luz de la abrumadora cantidad de posibilidades profesionales que tienen a su alcance.

De ahí la importancia de contar con un experto en orientación vocacional que, desde una intervención profesional rigurosa, apoye a los jóvenes durante este relevante proceso que será vital para su desarrollo personal.

Precisamente la relevancia de esta elección hace que los padres nos sintamos en cierto modo obligados a involucrarnos en la decisión, como apoyo a menudo necesario ante la falta de orientación con las que nuestros hijos se enfrentan a ello.

En este afán de que encuentren su camino y acierten en sus decisiones, en definitiva de que alcancen la felicidad, tratamos de anticipar posibles riesgos y obstáculos, pero no siempre sabemos cómo hacerlo ni tenemos los recursos necesarios. Trataremos en este artículo de aportar algunas claves a este respecto.

Las bases de una orientación vocacional responsable

La educación de nuestros hijos nos plantea muchos retos, y uno de los principales es el relacionado con el ámbito académico a lo largo de todo el ciclo vital.

Para serles de ayuda a lo largo de este camino, y en particular al final de éste, en la elección de una carrera universitaria, debemos previamente tener presente tres cuestiones fundamentales, que podrían de otro modo convertirse en grandes obstáculos:

  1. Nuestros hijos no deben convertirse nunca en una proyección de nuestros deseos o frustraciones.
  2. Nuestros hijos aprenden de un modo distinto a como nosotros lo hicimos en su día.
  3. La principal motivación para aprender se encuentra en uno mismo, y el interés personal debe ser el motor de la elección profesional.

Si respetamos este marco como base de nuestra actuación, lograremos al menos no interferir de un modo sesgado en el desarrollo de su decisión, y estaremos contribuyendo al mismo tiempo a mejorar sus oportunidades de empleabilidad y su satisfacción profesional.

Por otra parte debemos también tener en cuenta los objetivos que a priori debemos perseguir con la educación superior de nuestros hijos, y que según la propuesta de la psicóloga Ana García-Mina son los siguientes:

  1. Descubrir su camino, su lugar en la vida.
  2. Ser un profesional competente.
  3. Elaborar una identidad propia, un conocimiento lúcido de sí mismo.
  4. Convertirse en un ciudadano socialmente responsable y comprometido.
  5. Desarrollar un pensamiento crítico, racional, reflexivo y creativo.
  6. Ser un buen compañero y amigo.
  7. Elaborar una escala de valores desde la que actuar.

Cómo ser de ayuda en la orientación vocacional de nuestros hijos

Una vez establecidas las bases para ayudar a nuestros hijos sin invadir sus espacios de autonomía y respetando sus capacidades y su propia identidad personal, ofrecemos algunas sugerencias para acompañarles en esta importante etapa de elección vocacional:

  • Crear un entorno seguro es fundamental para propiciar un ambiente de confianza en el que nuestros hijos se sientan confortables para compartir con nosotros sus inquietudes.
  • Propiciar desde el seno familiar conductas que faciliten su empleabilidad futura. Es muy útil involucrarlos en la economía familiar, o fomentar en ellos hábitos como el compromiso o la puntualidad a través, por ejemplo, de tareas de cuidado.
  • Promover la búsqueda activa de información. Conocer bien la extensa oferta académica actual es básico para establecer con ciertas garantías las posibilidades futuras de inserción laboral.
  • Diferenciar nuestros deseos de los suyos. La elección de una carrera va a suponer en cierto modo la elección de un modo de vida. Es importante que nuestros hijos enfrenten esta decisión de manera independiente y reflexiva.
  • Facilitar una educación integral. Debemos atender desde la familia a todas las dimensiones del desarrollo personal que no siempre son tenidas en cuenta en el contexto académico, pero que serán fundamentales para un desarrollo vocacional satisfactorio.
  • Enseñarles a anticipar las consecuencias de sus actos y decisiones es también una tarea básica de los padres. Debemos dejar que elijan y que analicen y asuman las consecuencias de sus elecciones.
  • Descubrir las múltiples inteligencias de nuestros hijos. Conocer sus diversas habilidades nos ayudará a entenderlos mejor y a descubrir en ellos cualidades de gran valor a la hora de construir su propio proyecto profesional.

En definitiva, toda la ayuda que prestemos a nuestros hijos en este proceso debe encaminarse a que den sus propios pasos, no exentos de dificultades y obstáculos, hacia un proyecto personal que los convierta en seres autónomos, responsables y felices.

La utilidad de un test vocacional

No debemos olvidar que además de recurrir a profesionales expertos en orientación vocacional, tenemos a nuestro alcance otras herramientas que podemos utilizar como apoyo a la hora de ayudar a nuestros hijos en su elección de carrera.

Entre estas herramientas destaca el test vocacional como instrumento especialmente útil para el autoconcimiento, tanto de habilidades como de preferencias e intereses, en relación al estilo vocacional y a las distintas áreas ocupacionales.

Aunque los resultados de un test de orientación vocacional no deben ser utilizados como única fuente de datos a la hora de tomar una decisión sobre la carrera universitaria o profesional, es sin duda una excelente herramienta de autovaloración que facilitará todo el proceso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

¿Qué quieres aprender hoy?