Abusos sexuales a menores

Ester Álvarez Guillén
Compartido por

El abuso sexual a menores se define como la exposición coercitiva de la niña o el niño a experiencias sexuales inadecuadas a su desarrollo físico o emocional, para la satisfacción del propio adulto.

Es un tema del que no se quiere hablar y por ello muchas veces es silenciado e ignorado, sin embargo, estos abusos existen y la mejor manera de combatirlos es haciéndolos visibles.

Por ese mismo motivo, las cifras no están del todo claras, pero se habla de que una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños, menores de 17 años, podrían haber sido víctimas de abuso sexual. Además, la mayoría de ellos son llevados a cabo por personas del entorno familiar y es importante destacar que ocurren en todo tipo de familias y clases sociales.

Dadas las graves secuelas que puede tener el/la menor que sufre un abuso, es necesaria no sólo su prevención sino también detectarlos cuando ocurren y ponerles fin, así como ayudar al niño o la niña a superarlo cuanto antes.

La importancia de trabajar en la prevención de los abusos sexuales a menores se deriva de los datos, ya que estos confirman que las cifras disminuyen bastante de esta forma. Para ello es necesario poner el acento en la observación de los y las menores.

Es vital también a la hora de la prevención que las niñas y niños reciban una educación sexual adecuada a su edad, y enseñarles a detectar las relaciones sexuales forzadas, así como darles las herramientas para decir “no” y comunicar los abusos para que puedan ayudarles.

Esto se consigue mejor si el ambiente familiar es de confianza y se siente seguro/a para hablar. Pero, sobre todo, hay que creer en ellas/os porque no es habitual que inventen que están siendo víctimas de abusos sexuales.

Por otro lado, los síntomas que pueden presentar son muy variados, aunque ninguno de ellos por si mismo significa que se esté siendo víctima de violencia sexual: miedo, desconfianza, agresividad, ansiedad, depresión, hiperactividad, problemas de sueño, aislamiento, conductas antisociales, pérdida del control de esfínteres, conductas autolesivas, bajo rendimiento académico, baja autoestima, manifestaciones sexuales…

En este sentido hay que prestar especial atención a conductas sexualizadas (conocimiento sexual precoz, dibujos sexualmente explícitos, actividad sexual o masturbatoria con animales o juguetes, interacción sexualizada con otras personas, etc.).

En cuanto a indicadores físicos del abuso sexual, estos se pueden encontrar al observar los genitales del niño o la niña (desgarros, heridas, laceraciones…). Además, infecciones de transmisión sexual como gonorrea, sífilis o el VIH, son claros indicadores.

Finalmente, la menor o el menor que ha sufrido abusos sexuales en un futuro puede mostrar rechazo a la sexualidad o, por el contrario, una conducta promiscua. Dado que la psicoterapia puede ayudar en las alteraciones de la sexualidad derivadas del abuso, así como en otros aspectos psicológicos y emocionales, cuanto antes se busque ayuda mejor.

Por ejemplo, volver a confiar en los demás no es fácil para estas niñas y niños (que pueden además sentirse culpables y avergonzados) por lo que, como parte del tratamiento psicológico, hay que trabajar en aspectos como la reconstrucción de su autoestima.

También poner la denuncia y hablar de ello, aunque hayan pasado años, puede ayudar mucho a la víctima.

Abusos sexuales a menores Ester Álvarez Guillén
¿Te ha gustado este artículo? Valora su utilidad

Resumen: Interesante artículo sobre el abuso sexual a menores y el efecto psicológico que este tipo de experiencia traumática tiene sobre la niña o el niño afectado, tanto en su bienestar actual como en su futuro desarrollo.

3.8

Muy útil


Opinión del lector: 3.7 (15 votes)

Tags: , ,



2 Responses to Abusos sexuales a menores

  1. Rocío says:

    Tema triste, pero importante de conocer para poder prevenirlo.
    Buen artículo!!

    Rocío N.

  2. majo says:

    Tema muy complicado, en primer lugar ciertos síntomas pueden manifestarse según las etapas psicosexuales de los niños. Algunos de los síntomas también se manifiestan en otros cuadros patológicos.
    Los medios de comunicación audiovisuales, incluyendo internet influyen mucho en toda la temática de la sexualidad. Los niños muchas veces toman como propias experiencias de otros a veces ciertas y a veces inventadas. El diagnostico certero del abuso sexual es a veces dudoso.
    También es cierto que muchas personas lo utilizan para denunciar a uno de los padres, motivado por el rencor, venganza u otro motivo. Los niños abusados presentan ciertas características que no son posibles de ser fingidas. Existen muchos estudios sobre la influencia que se puede tener en un niño y de como se le puede transformar e interpretar la realidad. Una madre deprimida interpreta un aspecto deprimente de la realidad, la madre fóbica un aspecto peligroso en fin no es un tema sencillo en algunos casos. Del otro lado, el o la denunciada a veces puede ser también una victima. Es importante evaluar toda la situación, en todos los aspectos posibles. Determinar estado mental de denunciante y denunciado, como del menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑