duelo por la muerte de un hijo

El duelo por la muerte de un hijo (y una guía en PDF)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

La muerte de un hijo es sin lugar a dudas la pérdida que se siente como más dolorosa y lacerante. Un dolor a veces no bien entendido por todos, probablemente porque va más allá de lo imaginable.

Es por esto que para tratar un asunto tan delicado y profundo hemos preferido utilizar las palabras de alguien que está pasando por este trance. Se trata de Angela Miller, quien desde su sensibilidad como madre y escritora ha sabido a nuestro entender reflejar con claridad la intensidad de ese dolor en algunos de sus textos.

Lo que la muerte de un hijo enseña

En diversos medios, Angela Miller ha escrito con franqueza acerca de lo que supone la pérdida de un hijo, del dolor sin bálsamos ni excusas y de la dura realidad que ofrece la vida después de la pérdida. Pero nos ha parecido particularmente revelador su artículo «Siete cosas que he aprendido de la pérdida de mi hijo«, cuyas claves resumimos a continuación:

El amor nunca muere

Así como los padres de los niños que aún viven aman incondicionalmente a sus hijos siempre y para siempre, también y del mismo modo lo hacen los padres en duelo. Por este motivo se hace necesario decir y escuchar su nombre, lo mismo que el resto de los padres que no lloran por la pérdida.

Los padres en duelo comparten un vínculo indescriptible

Sin importar las circunstancias, quiénes son, o de dónde proceden, no hay mayor vínculo que la conexión entre padres y madres que sufren la agonía de soportar la muerte de un hijo.

Es un dolor que se sufre durante toda la vida, y por desgracia, sólo aquellos que han recorrido el camino de una pérdida semejante llegan a comprender la profundidad y amplitud, tanto del dolor como del amor que llevan dentro.

Es un duelo para toda la vida

Está bien claro. No existe un modo de superar el dolor por la muerte de un hijo. El dolor dura para siempre, porque el amor es para siempre.

La pérdida de un hijo no es un evento finito, es por el contrario una pérdida continua que se despliega minuto a minuto a lo largo de toda la vida, y que es recordada por cada evento, por cada circunstancia vital, por cada hito de crecimiento que ya no será y que pudo haber sido.

Entras a un club lleno de almas brillantes

Habría sido mejor no entrar a este club, desde luego, pero una vez dentro es de justicia valorar que está lleno de grandes personas, y compartir esa luz y esa fuerza que reconforta.

Es admirable verles cada día transformando su dolor en una fuerza incomparable, convirtiendo su tragedia en un legado de amor incondicional. Un club repleto de madres y padres generosos y guerreros que redefinen la palabra valiente.

El vacío nunca es menos vacío

La pérdida de un hijo deja un vacío que jamás podrá llenarse. Es y será siempre un espacio que falta en nuestras vidas, en nuestras familias y en nuestros corazones.

Ni siquiera el tiempo que todo lo cura hará que el vacío sea menos vacío. Tampoco las palabras de aliento o los consejos bien intencionados de familiares y amigos impedirán que ese espacio vacío permanezca para siempre.

De la tristeza más profunda a la más completa felicidad

Precisamente por haber entendido y soportado la tristeza más profunda y desgarradora es posible acercarse a la felicidad más completa. Angela Miller lo expresa de un modo contundente:

«Aunque voy a llorar la muerte de mi hijo para siempre, esto no significa que mi vida carece de alegría y felicidad. Muy al contrario. De hecho, y a pesar de que me tomó un tiempo llegar a este punto, mi vida es mucho más rica ahora. Yo vivo cada experiencia desde un lugar más profundo».

Para ti, que has perdido un hijo

Si has vivido la experiencia de una pérdida tan dolorosa como la muerte de tu propio hijo, o si estás cerca de personas que están pasando por esta situación extrema, puede serte de utilidad el documento que presentamos a continuación para su descarga.

Se trata de una una guía editada por la AECC (Asociación Española contra el Cáncer), que de forma sensible y rigurosa pretende ser de ayuda para canalizar la experiencia y aprender a convivir con el dolor. Ofrece un buen número de sugerencias para que analices y comprendas tu sufrimiento a modo de acompañante silencioso por el proceso de duelo.

Con interesantes reflexiones sobre emociones que en mayor o menor medida están siempre presentes, como la tristeza, la culpa o la ira, y un análisis de variables relevantes como el poder del llanto, la necesidad de afectos o el valor del tiempo, este documento te ayudará a caminar por el dolor sin rendirte ante él, encontrando en la medida de lo posible un sentido al sufrimiento.

Las palabras iniciales de los propios autores nos ofrecen una idea clara del objetivo que se plantean:

«Este libro te lo queremos dedicar a ti, que has perdido un hijo. Con él no queremos que olvides. Tampoco que ignores tus sentimientos y retomes tu vida. Probablemente en estos momentos ni puedas ni quieras. No queremos nada más que acompañarte el tiempo que tú nos necesites».


Recursos:
Descarga «Para ti, que has perdido un hijo»
Fuentes:
Imagen cortesía de Pixabay.com

13 respuestas

  1. Perdi a mi pequeña hace 02 meses, ella tenia 10 años 5 meses y 9 días,era mi única hija, Era una niña estupenda, alegre, sana, feliz… desde el día que partió siento que la vida no tiene mas sentido, que yo tambien mori con ella ese dia en esa playa… Pero a pesar de que el dolor te queme por dentro, las lagrimas casi te ahoguen, la pena te aniquile y las fuerzas no te den mas…lo cierto es que nos quedamos aquí para seguir andando, aun sin saber hacia donde nos dirigimos ahora, seguimos «viviendo» , los días siguen transcurriendo afuera en la calle, el sol sale cada dia y las noches pasan lentamente, pero pasan una tras otra y debemos encontrar para que nos quedamos aquí… Lo único que tengo claro es que el amor no desaparece, se queda con nosotros y es a lo que tenemos que aferrarnos para seguir…

  2. Hace 9 meses que Magui se fue, el dolor es continuo y la recuerdo a cada momento , la llevo conmigo a todas partes, tenia 16 años hacia 6 que padecia epilepsia de crisis parciales y una posiblilad de curarse con una cirugua simple , pero el tumor cerebral congenito que tenia y nunca habia crecido , sorpresivamente comenzo a sangrar y no sobrevivio.
    Mas alla de sus crisis de 20 segundos y el karma de la medicacion Magui era una niña brillante , destacada en la escuela , buena chica buena persona y talentosa cantaba y se acompañaba con la guitarra de manera esplendida. Gracias a los tiempos actuales tengo fotos musica y videos para estar un ratito con ella de a ratos

  3. Después de leer estos comemtarios, no se que puedo añadir, me siento muy identificado con todos ellos.
    Mi hijo partió el 5 de agosto del 2012, hace mas de 7 años, creo que no se puede sufrir mas, el dolor es permanente y para siempre, siento un vacio inexplicable y la soledad me invade a cada momento.
    Nadie puede entender la magnitud de esta situación, mi hijo estaba perfectamente, lleno de ilusión, justo habia terminado ese verano sus estudios y ya tenia los billetes para marcharse al Reino Unido con su novia, para empezar una vida juntos, alli ya tenia trabajo como profesor, estaba desbordado de felicidad………..
    Ahora mi casa es tan fria, llena de humedad por las lágrimas derramadas por su madre, hermana y yo, nunca podré superar la pérdida de mi querido hijo.
    Muchas gracias por dejarme escribir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?