Los conflictos familiares: 3 estrategias para afrontarlos y una guía en PDF

Mireia Navarro
Compartido por

Los conflictos familiares, entendidos como procesos de desarmonía entre los miembros de una familia, ocurren en todas y cada una de las familias por muy buena relación que tengan sus miembros.

Cualquier grupo o conjunto de dos o más personas puede tener, en determinados momentos, disparidad de opiniones. Esta disparidad puede dar lugar al conflicto. Si no se resuelve bien, puede debilitar las relaciones entre sus miembros.

La psicología familiar pretende enseñar a las familias estrategias de resolución de conflictos para que estos conflictos no lleguen a suponer un problema que enturbie la relación entre sus miembros (en este caso padres-hijos).

La manera de solucionar los conflictos del día a día indica cómo son estas relaciones, al mismo tiempo que deja entrever la personalidad de cada miembro de la familia.

Existen tres formas básicas de solucionar los conflictos:

1. Yo, padre, gano. Tú, hijo, pierdes

– Modelo usado por padres que siguen estilos educacionales autoritarios.
– En este modelo, los padres ejercen su poder usando castigos y chantajes para valer sus soluciones frente a las del hijo y esperar a que este las acepte.
– No se da ninguna mediación, porque prevalece la opinión de los padres ante la del hijo.
No se tiene en cuenta la opinión del hijo ni las alternativas que propone ante el problema. Limita su capacidad para solucionar sus propios problemas.
– A la larga, crea rencor. Este rencor puede debilitar la relación.
– El hijo aprende a mentir para conseguir lo que quiere, no aprende a solucionar los problemas por si solos: no se le permite adquirir autorresponsabilidad.

2. Tú, hijo, ganas. Yo, padre, pierdo

– Modelo usado por padres que siguen estilos educacionales negligentes.
– Se da en situaciones en las que existe un conflicto y, por mucho que los padres han intentado persuadir al hijo, no lo han conseguido y terminan cediendo.
– Este método es usado por muchos padres con el objetivo de evitar discusiones o problemas familiares.
– El hijo termina aprendiendo que puede conseguir todo lo que quiera. Su sensación de poder aumenta cada vez más, y este poder será usado para seguir consiguiendo sus objetivos.
– Los padres terminan aprendiendo que son más débiles que el hijo.
– Este modelo crea hijos egoístas que aprenden a hacer sentir culpables a los padres.

3. Nadie pierde. La concertación

– Es el método más recomendable y el modelo usado por padres que siguen estilos educacionales democráticos.
– La solución al problema se encuentra teniendo en cuenta las opiniones de todos y cada uno de los miembros. Entre todas las soluciones propuestas, se busca aquella que favorezca a todas las partes.
– El hijo se siente valorado, le da sensación de utilidad.
– Le permite crear estrategias de solución de problemas y le permite enfrentarse a sus propias decisiones.
– Comprende, además, el valor de la familia como un conjunto cooperativo.

Tan importante como solucionar los conflictos familiares que van surgiendo en el día a día, es también buscar la mejor forma de solucionarlos. Una solución conjunta y democrática, basada en la concertación, nos enseña a respetar y valorar al resto de personas, al mismo tiempo que nos sentimos valorados por los demás. Una buena resolución de conflictos estrecha lazos y permite una convivencia plena y positiva.

Nota del Editor

Se comparte para su descarga como complemento a este artículo la excelente Guía “Cómo resolver los conflictos familiares”, elaborada por el Instituto Complutense de Mediación y Gestión de conflictos (Comunidad de Madrid), que de un modo ameno y riguroso, y magníficamente ilustrada por Guillermo Summers, ofrece “herramientas para ayudar a comprender los conflictos familiares, a desarrollar habilidades para abordar las diferencias del día a día, los puntos de vista diversos, los desacuerdos; y a descubrir soluciones de forma cooperativa”.

Imagen cortesía de Oscar Chávez! vía Flickr.com

Los conflictos familiares: 3 estrategias para afrontarlos y una guía en PDF Mireia Navarro
Valora este artículo

Resumen: El conflicto forma parte inevitable de la convivencia, y bien gestionado, nos permite crecer y desarrollar nuevas y mejores maneras de relacionarnos.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.1 (24 votes)

Tags: , , ,



  • Rubi Edith Landeros Pineda

    Un artículo muy interesante, sobre todo la parte donde se menciona la importancia de tomar en cuenta a los hijos en la toma de decisiones familiares. Esto se debe realizar desde que los niños son pequeños pues así se les enseña a responsabilizarse de sus acciones, además les ayuda a elevar su autoestima al sentirse parte importante de la familia.

    • Jose Manuel Garrido

      Gracias Rubi por tu aportación. En efecto, permitir a los más pequeños negociar ciertos límites y normas en el seno de la familia les ayuda a integrar esas propias normas y a sentirse responsables. Cordiales saludos.

Back to Top ↑