culpa

La culpa excesiva: cómo prevenirla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

La culpa se caracteriza por ser una emoción negativa que se manifiesta cuando no cumplimos o creemos haber incumplido alguna norma ética y más si alguien ha salido perjudicado.  Comienza a desarrollarse en la infancia, a la vez que amanece el desarrollo moral y está influida por diversos factores: la cultura, la educación, las diferencias individuales, etc. A veces nos preguntamos ¿sirve de algo esta emoción? ¿es sólo cultural? Efectivamente, su función es concienciarnos de que hemos hecho algo mal y facilita que se pongan en marcha los medios para la compensación.

Pero la culpa puede tener dos vertientes: por un lado es una emoción que bien puede considerarse “sana” y proporcionada, cuando responde a un perjuicio real o exagerada, cuando no hemos cometido ningún error que justifique el sentimiento negativo. Esta emoción desproporcionada y no realista no ayuda a la adaptación y, cuando es excesiva, puede incluso provocar alteraciones psicopatológicas.

Es necesario poder prevenir los sentimientos de culpa desproporcionados, las rumiaciones sobre el efecto no realista de nuestra acción, y para ello es necesario que se distinga bien dónde están los límites entre el sentimiento de culpa realista y el excesivo. Los pensamientos están vinculados a las emociones y las actitudes, y ello depende de cómo nosotros interpretemos la realidad y por ello, cada cual elige cómo se siente.

¿Cómo podemos prevenir el sentimiento de culpa?

Una estrategia para poder cambiar los pensamientos que nos llevan a sentirnos culpables, es cambiar la forma de hablarnos a nosotros mismos, ya que una intensa verbalización sobre “lo desastres que somos” “siempre igual” “perdóname por todo” son cogniciones destructivas, que facilitan el bucle de la culpabilidad y no ayudan a reparar el daño producido, si hubo alguno. Hay que cambiar estos pensamientos y verbalizaciones por otros más positivos como “no pasa nada, lo arreglaré y no se repetirá”, que nos disponen la cambio.

Si la razón por la que nos sentimos mal no es fácilmente identificable, debemos cuestionarnos el motivo y valorar qué nos ayudaría a estar mejor. Debemos de ser objetivos en el hecho y pensar si realmente nuestros pensamientos son o no adecuados al daño. ¿qué hubieses hecho tú en el caso contrario?

Si es identificable y hemos cometido un daño a un tercero, muestra tu arrepentimiento y explicar que no volverá a ocurrir. Es importante que la otra persona vea un cambio y que efectivamente no va a ocurrir de nuevo. Tampoco podemos disculparnos constantemente, tenemos que ser coherentes en nuestras disculpas.

Si hemos podido avisar de algún problema que podía ocurrir y que así ha sido debemos de dar gracias  a la persona por haber mantenido la compostura, por haber esperado un tiempo. Las personas que tienden a culparse a sí mismos regularmente, manifiestan un malestar emocional, una baja autoestima, inseguridad y sentimientos de tristeza.

Intervenir a tiempo en nuestra capacidad de gestionar los pensamientos y emociones, facilitan el bienestar emocional y previenen problemas más graves como la depresión o la ansiedad.


Recursos:
Libérate de la culpabilidad
Fuentes:
Imagen cortesía de OldGreySeaWolf vía morguefile.com

3 respuestas

  1. Interesantisimo articulo, agrego que es fundamental identificar el origen del sentimiento de culpa, si es interno o externo, si existe un acusador, o es un registro subconsciente y de alli iniciar el trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?